Rifirrafe entre Procuraduría y la Ministra de Educación

Por PUBLIMETRO

Esta semana el Ministerio Público y el Gobierno volvieron a su dinámica de acusaciones y contrapunteos. Esta vez, el agarróm se dio por una reunión del Ministerio de Educación, encaminada a estudiar alternativas frente a la grave crisis del PAE a causa de los contratistas que suministran la comida, donde no pudo entrar la procuradora delegada de para la defensa de la infancia. 

Ante esto, la Procuraduría publicó en su portal, “es inconcebible y muy grave esta exclusión de la intervención y participación activa en una política pública en la que la Procuraduría General de la Nación ejerce su función de acompañamiento y vigilancia preventiva consagrada en la Constitución Política de Colombia”.

Ya que según manifiesto la procuradora delegada, Ilba Myriam Hoyos, su presencia era fundamental puesto que su oficina es la que ha mostrado a las autoridades las irregularidades que se vienen presentando en el suministro de los alimentos a los niños.

Por su parte, desde el Ministerio explicaron que esta reunión era técnica por lo que solo hacían parte de ella la Federación Nacional de Departamentos, la Defensoría del Pueblos, el ICBF y gobernadores delegados. Además, Parody invitó a seguir a la procuradora en el momento de las conclusiones, para contar los avances que se alcanzaron en el encuentro.

Sin embargo, esto no dejó contento al Procurador General, Alejandro Ordóñez, quien manifesto desde la cuenta oficial de Twitter de la entidad

“Los funcionarios públicos deben entender que en un Estado de derecho hay organismos de control. Si bien es cierto, la Procuraduría no administra ni coadministra, pero sí tiene las competencias de participar para evaluar políticas públicas y para participar en su discusión. La ministra debe entender que los controles no pueden ser obstruidos, y que es una actitud de rebeldía de la ministra, y un irrespeto frente a quienes en la noche de ayer estaban cumpliendo con sus funciones constitucionales. No fue solamente una actitud de rebeldía, de obstinación, sino también grosera. Fue una actitud propia de una persona que no se compadece del cargo que tiene”, agregó Ordóñez en declaraciones a los medios del Caquetá. 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo