Farc llegaron a Bojayá para pedir perdón por el ataque a su pueblo

13 años después de que un cilindro bomba acabara con la iglesia del pueblo, representantes de la guerrilla se reunieron con sus víctimas en un acto de reconciliación

Por Juan Manuel Reyes - Publimetro
El ataque

Un fuerte combate guerrillero a orillas del río Atrato entre efectivos del frente 58 de las Farc y el frente Elmer Cárdenas de las AUC obligó a los habitantes de Bellavista, caserío principal del municipio de Bojayá, a refugiarse en sus casas o a escapar cruzando el río en la mañana del 2 de mayo de 2002.

La mayoría de los habitantes del poblado se reunió en una iglesia para esquivar las balas del combate. Pero un cilindro bomba, lanzado desde las Farc, entró al templo destruyéndolo.

El saldo de muertos fue terrible. 79 personas muertas solo en el templo y 119 en toda la localidad. Uno de cada 10 habitantes de Bellavista cayó en el combate. Más de 6000 personas huyeron del bajo Atrato, en uno de los casos individuales de desplazamiento más graves del conflicto armado.

El 2 de mayo de 2002, la comunidad de Bojayá fue víctima de uno de los actos más violentos y crueles del conflicto armado que lleva casi 50 años en el país.   Este domingo, un grupo de representantes de los negociadores en el proceso de paz de La Habana llegó a la población del Chocó para pedir perdón a sus habitantes por el ataque terrorista.

Los guerrilleros, liderados por el negociador en La Habana Pastor Alape, se presentaron en la localidad con el fin de reunirse cara a cara con un grupo de víctimas que dejó el enfrentamiento de sus hombres con miembros del bloque Elmer Cárdenas de las Autodefensas Unidas de Colombia (ver recuadro).

Junto con Alape, llegaron a las ruinas de la población a orillas del río Atrato los guerrilleros “Benkos Biojó”, “Isaías Trujillo”, “Pablo Atrato”, “Matías Aldecoa”, alias “Erica” y dos miembros del equipo de comunicaciones de la mesa de negociación de La Habana.

Además acompañaron a Alape, que viajó expresamente desde La Habana para responder por el caso, una delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja, de Naciones Unidas y de las autoridades locales.

Según relataron a los habitantes de la población los delegados de las Farc, “nunca hubo intención de lastimar a la población civil, y menos a los ancianos y niños inocentes que murieron en este lamentable hecho”.

A su vez, los guerrilleros se comprometieron a “resarcir los daños causados y reparar a las víctimas de estos hechos, así como a no repetir jamás este tipo de situación”, en un acto que simboliza, según voceros de la izquierda, la reconciliación que las Farc buscan conseguir con los acuerdos de paz.

De esta forma los guerrilleros reconocieron su culpabilidad en el ataque a Bojayá, que provocó 119 muertos y casi 6000 desplazados, y repitió el acto de perdón que había hecho ante un grupo de víctimas que se desplazó a La Habana el 18 de diciembre de 2014.

Un acto similar debe darse también por la Nación, que de acuerdo con una decisión del Tribunal Administrativo del Chocó, ratificada por la Corte Suprema de Justicia en septiembre, debe responder debido a la falta de seguridad brindada a los habitantes del municipio.

Lea también: Regiones de Colombia vulnerables al cambio climático

Específicamente, deben responder los altos funcionarios de la época, liderados por el expresidente Andrés Pastrana, sus ministros de Defensa Gustavo Bell y de Interior Armando Villa, y los comandandantes Fernando Tapias (de las Fuerzas Armadas), Luis Ernesto Gilibert (de la Policía) y Jorge Enrique Mora (del Ejército).

Respuesta de Palomino a escándalo de lotes en Sopó

“La inacción de éstos servidores públicos abrieron el abanico para que los actos previstos por los organismos policiales y militares regionales no solo se concretaran y extendieran en el tiempo, sino que con sus conductas se abrió paso al indebido menoscabo del erario público correspondiente a las indemnizaciones que se reconocen”, señaló el fallo.

Eln ataca comunidades del Chocó

MÁS DE COLOMBIA AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo