‘Libertad bajo palabra’: literatura escrita desde la cárcel

Esta semana se realizó el lanzamiento del libro “Fuego de tinta 7”, en el cual se recopilan cuentos, poemas y testimonios escritos por internos de 15 cárceles del país.

Por CAMILA BERNAL ESCORCIA
¿Dónde puede conseguirlo?

El libro se puede conseguir en Bogotá en las librerías Babel, Casatomada, Wilborada, Lerner Centro, Lerner Norte, Fondo de Cultura Economía y en Chía en la librería Garabato. 

El dato

“Aproximadamente cerca de 525 reclusos han hecho parte del programa, digo aproximado, porque a veces quedan libres o empiezan procesos administrativos o legales que les impiden continuar”, Víctor Mejía, 

Coordinador del Área de Literatura y Libro del Ministerio de Cultura. 

En Diálogo con PUBLIMETRO, Víctor Mejía, Coordinador del Área de Literatura y Libro del Ministerio de Cultura, contó detalles del programa ‘Libertad bajo palabra’, que principalmente inició en Cali, pero terminó extendiéndose a varias ciudades del país.

Mejía afirma que ‘Libertad bajo palabra’ inició en la cárcel el Buen Pastor de la capital vallecaucana y de forma independiente por José Zuleta Ortiz, su fundador. Sin embargo, desde el 2008 fue apoyado por el Ministerio de Cultura, que tomó la decisión de suscribir un convenio con el INPEC para llevar a cabo los talleres.

El programa cuenta con “el módulo de fundamentación, en el que se hace un barrido académico de los géneros de la literatura”, cuenta Mejía. Asimismo, añade, está el de ejercicios y el de escritura creativa, este último, en el que los reclusos escriben sobre sus experiencias.

Esta séptima edición cuenta con crónicas, cuentos, poemas; en mayor cantidad que en anteriores versiones, y testimonios recopilados y seleccionados de los talleres de las diferentes ciudades del país, que, en palabras del coordinador del programa, José Zuleta, son “un reflejo de los múltiples problemas que vive nuestra sociedad”.  

Testimonio de una reclusa

Olga Marina Murcia actualmente goza del beneficio de casa por cárcel, luego de tres años y un mes de pagar su condena en la cárcel el Buen Pastor. Tan solo unos meses después de ser privada de su libertad, en 2011,  inició su proceso en el programa.

“El tema de la escritura para mí fue bastante reconfortante dada la situación en la que me encontraba recluida en la cárcel. Fue el espacio que me permitió poder hacer una reflexión acerca de mi vida y poder descubrir muchas cosas que no estaban claras entonces eso fue una ayuda muy valiosa en el caso mío y puedo decir lo mismo de las otras personas que participaron en el programa”, afirmó Olga a PUBLIMETRO.

Aunque ninguno de sus escritos ha sido publicado ya que su intención no era esa, cuenta que se basó en tres tópicos para ellos: reflexión acerca de su vida, la realidad de estar en la cárcel y, por último, las experiencias que le contaron y que escuchó.  

La enseñanza           

“El tema de la escritura y de la lectura a mí me ayudó mucho para corregir muchas cosas en mi vida y, además, para darme cuenta que una de las misiones que yo tengo en mi vida es poder ayudar a las personas que siguen privadas de la libertad, que tengan la oportunidad de conocerse porque es un medio en el que conoces muchas cosas que no sabían”,   relata.

MÁS DE COLOMBIA AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo