Campesinos colombianos no quieren que se erradiquen cultivos ilícitos

Por EFE

Unos 1.200 campesinos colombianos se movilizaron en el municipio de Briceño (noroeste) en contra de la erradicación de cultivos ilícitos en la zona porque, explicaron hoy, están siendo destruidos sin que las autoridades propongan otras cosechas que generen ingresos.

Según John Arley García Rojas, uno de los líderes campesinos de la zona, la llegada de erradicadores manuales el pasado miércoles provocó molestia en la población, pues sienten “amenazada” su forma de subsistencia.

“En Briceño el 70 % de los campesinos vivimos de los cultivos ilícitos y el Gobierno jamás nos tuvo en cuenta en esta erradicación”, sostuvo García, que pertenece a la vereda Palmichal.

El secretario de Gobierno del departamento de Antioquia, donde se ubica Briceño, Esteban Mesa García, dijo a medios locales que “el proceso de erradicación manual” que se está desarrollando en la zona “es una decisión que ha tomado el Gobierno Nacional” y que los campesinos están “pidiendo que se revise”.

Como forma de protesta, los campesinos mantuvieron bloqueados durante tres días las principales vías de la zona, medida que se ha suspendido, explica García, tras comprobar que los erradicadores fueron retirados del municipio.

“Los campesinos regresaron cada uno a sus viviendas y todo está normal”, agregó.

García explicó que los campesinos del lugar están “de acuerdo” con la erradicación, pero exigen que antes de hacerlo el Gobierno fije “un proyecto, un programa o una indemnización” que reemplace los ingresos que les genera esta práctica.

Por ahora, los campesinos han formado una “mesa de diálogos” y están definiendo las “propuestas” que presentarán a funcionarios de la cancillería, que el próximo miércoles visitarán la vereda El Orejón, zona de Briceño en la que se realiza un proyecto piloto de desminado humanitario.

García indicó que si las autoridades reinician labores sin escuchar las peticiones, los campesinos “volverían otra vez a la protestas”.

Asimismo, negó la participación de grupos al margen de la ley en la masiva movilización.

“No fuimos presionados o forzados, lo hicimos por nuestra propia voluntad y reclamando nuestros derechos como campesinos”, puntualizó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo