Indepaz: Bacrim han hecho presencia en 228 municipios de Colombia

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) presentó su décimo informe de seguimiento a la presencia de grupos narcoparamilitares en el país.

Por PUBLIMETRO

Frente al debate entre el Gobierno Nacional y las Farc sobre la presencia o no de Bandas Criminales, negando el primero su existencia y el segundo afirmando que no hubo una real desmovilización y que todavía existen y funcionan, Indepaz presenta el informe para entender la magnitud del su fenómeno en Colombia.

La investigación afirma que entre 2014 y 2015, dichas organizaciones han hecho presencia en 338 municipios, especialmente en la Costa Caribe, Cesar, Pacífico y Orinoquía. De ese número de municipios, 277 cuentan con Bacrim desde hace más de tres años, mientras que los 21 restantes desde hace menos tiempo.

Lo que sí queda claro con las cifras es que hay 298 municipios en los que hay presencia semipermanente de narcoparamilitares, en los otros 40 o no se ha tenido el mismo arraigo territorial o sus acciones son permanentes.

De acuerdo con el informe, las 17 organizaciones que operan el país son: Los Urabeños o Clan Úsuga, Rastrojos, Buenaventureños o Los Machos, Las Fuerzas Armadas Irregulares de Colombi, El Bloque Meta, La Oficina de Envigado, Libertadores del Vichada, Autodefensas Gaitanistas, Cordillera, Los Botalones, Llaneros, La Empresa, Renacer, Los Soto, Autodefensas Campesinas del Tolima, Los Policrapa y Los Elegidos.

Siendo las dos primeras, Los Urabeños o Clan Úsuga y Los Rastrojos, las de mayor presencia en los municipios del país, con 270 y 111, respectivamente.

Asimismo, el informa destaca la creación de una nueva estructura narcoparamilitar, la cual inició desde mediados del 2014 y es denominada Fuerzas Armadas Irregulares de Colombia (FIAC), siendo su objetivo el control territorial de la Orinoquía.

¿Qué son?

En los análisis de entidades del gobierno y de la Fuerza Pública, definen a los grupos narcoparamilitares como simples “bandas criminales” (Bacrim) y que no hacen parte de reductos de paramilitares”, afirma el informe de Indepaz.

De igual forma, Indepaz señala que informes de la Policía Nacional los definen como grupos que no se desmovilizaron y que aparecer o se agrupan para extorsionar y traficar drogas.

Las Bacrim retoman características de sus predecesores y acentúan su papel como complejo mafioso, parapolítico y narcoparamilitar, aliándose con el clientelismo, la contratación corrupta desde el Estado y los negocios con violencia, para lograr s u objetivo: lucrarse llevando a cabo la fuerza.

¡Más noticias de Colombia y el Mundo AQUÍ!   

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo