6 cosas que no sabía de la verdadera vendedora de rosas

Por PUBLIMETRO
  • A la verdadera vendedora de rosas la conoció el Director, Víctor Gaviria, cuando estaba desvalijando carros. Tenía 14 años y se llamaba Mónica Rodríguez y no Lady Tabares.
  • Siempre soñó con huirle a la mala vida y poder dedicarse a estudiar ya que quería convertirse en una enfermera. Sin embargo, su inagotable sufrimiento por el desprecio de su madre la hacía volver a la vida nocturna para escapar de la realidad donde solo lloraba y le pedía a Dios.
  • Su tiempo lo dedicaba a oler y a organizar a los jóvenes para robar. Hacía que se fueran a la 70 a esperar que salieran los borrachos del bar de salsa para robarlos. Y aquellos que se resistían llevaban la peor parte: los cosían a puñaladas.
  • La vendedora de cerillas fue la película que puso a soñar a Gaviria. 20 años después logró llevarlo a la realidad: conoció a la protagonista que haría que llevara las calles de Copenhague a las de Medellín.
  • A Mónica le gustaba el cine, de hecho solía colarse con su amiga Lady Tabares para ver Goodfellas y las películas de gánsteres, que de hecho, eran sus favoritas, así lo afirmó en una publicación las2orillas.
  • Pasados dos años, tiempo en el que la filmación se pospuso por falta de presupuesto, Mónica ya no tenía las características del personaje que Gaviria tenía en mente, así que Lady, su amiga de siempre, pasó a ser la protagonista y, Mónica la acompañó a los primeros días de rodaje. Finalmente, una bala acabó con su vida.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo