Cuando el trabajo se convierte en una pasión…

Por Publimetro Colombia

En algunas ocasiones, las palabras sobran porque no logran plasmar con fidelidad la alegría de lo que se está observando. Esto es lo que sucede cuando se mira trabajar a Juliana González en el jardín infantil de Jamundí donde se desempeña como docente auxiliar en atención integral a la primera infancia. Cuando está rodeada de los niños y las niñas  su cara se ilumina, sus ojos brillan y la persona que esté observando esta escena, queda convencida de que esta joven de 28 años es feliz con lo que hace. Sus risas, su relación con los pequeños y las pequeñas revelan su amor y compromiso con la educación de la niñez.

Juliana es hoy una docente, gracias a una beca que recibió a través del proyecto Plan de becas BBVA , iniciativa liderada por la Fundación Plan en alianza con el banco BBVA, creada para permitirles a 150 jóvenes en situación de vulnerabilidad de Cartagena, Quibdó, Jamundí y Sincelejo estudiar carreras técnicas y alcanzar sus metas.

Juliana viene de una familia de docentes pero nunca imaginó que su vida tomara el mismo rumbo, pues ella ya había estudiado una carrera técnica en diseño gráfico. Sin embargo, cuando se enteró de la oportunidad de estudiar nuevamente no lo dudó y se postuló. Empezó a Cursarla carrera técnica en   Atención Integral a la Primera Infancia en la Corporación Universitaria Remington y descubrió que su vocación era la docencia. Es así como su trabajo se ha convertido en toda una pasión, “lo que hago es más una labor social que un trabajo; lo disfruto y es una bendición poder estar enseñando todo lo que sé”.

Para ella la educación es clave para salir adelante, y por eso desde pequeña se vinculó a los programas de la Fundación Plan como Semilleros Infantiles y Protejamos mi Mundo, para aprender cosas nuevas y luchar por sus metas. “Plan es mi casa, con ella crecí como persona”.

Juliana está llena de proyectos y quiere seguir estudiando pedagogía infantil para cumplir su meta de tener su propio jardín. “Yo quiero tener un jardín infantil nocturno, pues hay muchos papitos que trabajan en la noche y no tienen donde dejar a sus niños. Se va a llamar ‘Chispitas de Esperanza’, para irradiar al mundo con amor” enfatiza esta joven.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo