Los ganadores y los perdedores con la suspensión del proceso de paz

Por Colprensa

Superado el impasse del secuestro del general Rubén Darío Alzate, que trae consigo la inminente reactivación de la mesa de negociación, ya es claro ver quiénes fueron los ganadores y perdedores por esta situación.

El proceso de paz como tal es el principal ganador, porque se demostró que las partes pese a no estar sentadas hoy, desde el primer momento en que se anunció de la suspensión de la negociación, dejaron en claro que lo alcanzado en los dos años de trabajo indica que el proceso ya está maduro, que se ha avanzado como nunca antes y que, sobretodo, hay seriedad de ambos lados, pero en especial de la insurgencia.

Ganador también se le puede considerar a la comunidad internacional que demostró, nuevamente, que acompañan ese cometido nacional por la terminación del conflicto. En particular el papel jugado por los países garantes Cuba y Noruega, al acercar a Gobierno y Farc en ese momento crítico, igualmente se llevan aplausos.

En un grupo intermedio están varios de los protagonistas del proceso de paz, porque por un lado ganaron, pero por otro fueron perdedores. El presidente Juan Manuel Santos ganó por un lado, porque demostró que la negociación va por buen camino y que pese a las críticas, en especial de la permanente que le hace la oposición, puede seguir adelante.

Perdió como la suspensión dilató por más de dos semanas el trabajo de la mesa, también porque dejó que la guerrilla se mostrara más e incluso que fuera protagonista principal en toda la solución que tuvieron los secuestros. Un aspecto más, pero que aún es incierto, son las razones por las cuáles se dio el secuestro del general Alzate.

Las Farc ganaron en cuanto a que demostraron que tienen unidad y mando en todas sus tropas, tema que siempre ha sido uno de las dudas que se tienen sobre el real compromiso de la insurgencia con el proceso de paz. La rápida liberación mostró que actuaron políticamente y no bélicamente.

Perdieron porque siguen usando el secuestro, en especial de los civiles, como un arma de su accionar.

En los perdedores están los críticos del proceso de paz, porque habían mostrado que el mismo no tenía seriedad, falta de compromiso de las Farc y mano débil del gobierno en la negociación, pero la solución pronta de los secuestros y el reinicio eventual de la mesa, muestran lo contrario.

Lea también:

Fin al secuestro que puso en jaque al proceso de paz

Santos se reunirá con negociadores para evaluar su regreso a Cuba

Ministro de Defensa celebra liberación de rehenes de las FARC

MÁS COLOMBIA AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo