Si hay paz, que no se repita lo de pizarro, dice su hija

Por Colprensa

A Carlos Pizarro lo asesinaron 45 días después de que el M-19 firmara un acuerdo de paz con el gobierno de Virgilio Barco. El 26 de abril de 1990, dentro de un avión de Avianca que iba a Barranquilla, en pleno vuelo un sicario descargó toda su arma sobre Pizarro, quien fue el máximo comandante de esa guerrilla, y que aspiraba a la Presidencia de la República en ese entonces, como desmovilizado por el movimiento Alianza Democrática.

Se responsabiliza de este magnicidio a los paramilitares al mando de Carlos Castaño, pero aún no es clara la participación de agentes del Estado. Eso es lo que quiere saber María José Pizarro. Por eso, el CTI exhumó los restos de su padre y la próxima semana hará lo mismo con el cadáver de Gerardo Gutiérrez, el sicario, para establecer si el líder de izquierda murió también por los disparos de alguno de sus escoltas.

-¿Qué espera la familia después de la exhumación de los restos de Carlos Pizarro?

Nosotros esperamos que haya un avance en el proceso porque ha estado quieto los últimos 24 años. Como joven y como todo el pueblo colombiano, estamos a la expectativa de los avances. No solamente por la exhumación del cadáver de mi padre sino por la exhumación del sicario que lo asesinó.

-Al final, qué fue lo que pasó con el arma homicida…

Lo que sabemos es que hace un año la Dirección General de Fiscalías tomó la decisión de fundir el arma con la que fue asesinado mi padre, fundir la mini ingram que portaba el sicario. Es la desaparición de un objeto en un proceso que continúa abierto y que además fue declarado crimen de lesa humanidad.

-¿Cuál es la hipótesis que maneja la familia sobre el asesinato de Carlos Pizarro?

Nosotros ahora mismo no estamos manejando hipótesis. Lo que le estamos exigiendo al Estado colombiano es verdad y justicia, que es lo que se nos ha negado y a la sociedad colombiana, que tiene todo el derecho a saber lo que sucedió. No voy a entrar a inculpar a nadie, pero sí voy a estar insistiendo por el derecho a la verdad que tengo yo y que tiene la sociedad colombiana.

-¿Quiénes eran los escoltas que acompañaban a Carlos Pizarro el 26 de abril de 1990, durante el vuelo de Avianca?

El tenía escoltas del DAS y había un grupo de gente, de compañeros del M-19, que lo acompañaban en el momento del asesinato. Ese fue el esquema de seguridad que se pactó en el momento de la desmovilización y ese esquema de seguridad básicamente falla porque mi padre era uno de los hombres más protegidos en ese momento. Estaba bajo custodia del DAS, ellos tenían encargada su protección y ese esquema falló y fue asesinado a bordo de un avión, en pleno vuelo, y eso es lo que queremos esclarecer. Además de la participación de agentes del Estado en el asesinato. El Estado tiene una responsabilidad por lo que ha sucedido y por lo que no ha hecho en estos 24 años, esto sigue en la impunidad y ahora esperamos que se esclarezca.

-Ahora que se espera finalizar el conflicto con los diálogos de La Habana, se recuerda que a Pizarro lo asesinaron 45 días después de haber firmado la paz…

Avanzar en el caso del asesinato de mi padre es la mejor garantía de no repetición frente al actual proceso de paz de La Habana. No queremos que este se vea truncado por el asesinato de los miembros que se reinsertan. Si hay paz que no se repita lo de mi padre que fue asesinado 45 días después de firmar la paz. Una actitud distinta por parte del Estado en el caso de mi padre sería una actitud distinta frente a los líderes de las Farc que se desmovilicen; ese debe ser un compromiso.

Lea también:

Soldados de Arauca se encuentran en buen estado de salud: CICR

FARC liberan a soldados secuestrados en Arauca

MÁS COLOMBIA AQUÍ

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo