Las FARC insisten en un cese bilateral al fuego

Tras calificar el secuestro del general Alzate y sus dos acompañantes como un hecho "normal" de la guerra, la guerrilla pidió continuar el proceso de paz.

Por PUBLIMETRO
Garantizan vida de secuestrados
“Hasta que la ira estatal lo permita”

“Respetamos la vida e integridad física y moral de nuestros prisioneros y estamos plenamente dispuestos a garantizarlo hasta donde nos sea permitido por la ira estatal”, aseguró el Bloque Iván Ríos de las FARC en un comunicado.

Noticia mundial
El mundo reacciona

Tras los secuestros y la suspensión del proceso de paz, las opiniones alrededor del mundo no se han hecho esperar.

Un portavoz de Estados Unidos dijo a la agencia EFE que el presidente Barack Obama reaccionó condenando el secuestro del General del Ejército y sus acompañantes. “Condenamos el secuestro, especialmente teniendo en cuenta los esfuerzos de paz en curso por parte del Gobierno colombiano”, dijo Obama.  

Las Naciones Unidas en Colombia manifestron que “expresa su solidaridad con las familias de las personas afectadas y hace un llamado a que se cumplan las obligaciones previstas en el Derecho Internacional Humanitario (DIH) frente el tratamiento de las personas privadas de la libertad”.

En Europa, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido solicitó a las Farc liberar “de manera inmediata al general Alzate y sus dos acompañantes para evitar que colapse las negociaciones de paz”.

Por otro lado, Francia pidió esfuerzos para que Colombia continúe en la mesa de negociación. “Por favor, que esto solo sea una peripecia y no ponga en tela de juicio el proceso de paz en Colombia”, dijo el portavoz de la cancillería francesa, Román Nadal.

En medio de la primera gran crisis que ha afrontado el proceso de paz entre el Gobierno y las FARC, justo cuando este miércoles se cumplen dos años del inicio de los diálogos en La Habana, este martes, la guerrilla insisitó en la necesidad de un cese bilateral al fuego para poder continuar con las negociaciones.

Esto, luego que desde Cuba se confirmara que el comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán, general Rubén Darío Alzate Mora, el cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego, se encuentran en poder del frente 34 de la guerrilla en el Chocó, tras ser retenidos el pasado domingo.

La confirmación no llegó con sorpresa. Lo que sí sorprendieron fueron las declaraciones de los negociadores de las FARC frente al hecho, el cual calificaron de “normal” dentro de la guerra.

“Es un hecho normal de los que suceden en la guerra. No se trata de un secuestrado, se trata de uno de los generales más importantes de toda la concepción contrainsurgente que ha sido capturado en el ejercicio de su mando y en su propio teatro de operaciones, ejerciendo el mando sin violencia”, señaló desde La Habana Pablo Catatumbo.

“Hemos dicho en el comunicado (en el que confirmaron la triple retención) que tenemos la disposición de contribuir a una pronta y sensata solución de este problema y que los diálogos deben continuar. Lo que hay que suspender es la guerra, no los diálogos de paz”, agregó el negociador de la guerrilla no solo al abogar por retomar el proceso, sino al dar indicios de que mediarían entre el Gobierno y los mandos farianos que tienen en su poder al general, el cabo y la abogada.

“Estamos dispuestos a encontrarle una pronta y tranquila salida a esta situación. Deberá haber una comunicación entre el Gobierno y el secretariado de las FARC para destrabar la situación y darle una salida al impase”, insistió Catatumbo al reiterar que esto no habría sucedido si se hiciera lo que las FARC viene pidiendo “hace meses”, es decir, un cese bilateral al fuego.

Entre tanto, en la zona en la que se presentaron los hechos, cerca de mil miembros de las Fuerzas Militares, comandados por el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, continúan con los operativos de rescate de las personas retenidas.

No obstante, teniendo en cuenta las declaraciones de Catatumbo, no se descarta una salida humanitaria, que se traduciría en la liberación de los secuestrados con la mediación de países garantes y el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Opiniones
Por otra parte, en Colombia, las críticas a los calificativos de las FARC de “normal dentro de la guerra” no se han hecho esperar.

Por ejemplo, el senador Iván Cepeda explicó que la liberación del general es una operación que se realizará en Colombia, por lo que deberá haber coordinación con los responsables de la detención de Alzate, lo que no significa que el secretariado en La Habana, no aportará en una solución al secuestro.

El director de la fundación Paz y Reconciliación, León Valencia, señaló que lo importante es que no se conformará un nuevo frente de negociación en el país puesto que no hay nada más que negociar que los puntos pactados en la agenda en Cuba. “El gobierno y la guerrilla en Colombia discutirán es un protocolo para la liberación del general, pero no se abrirá otra mesa de negociación”, dijo.

Por su parte, el senador Jimmy Chamorro hizo un llamado “a los países garantes Noruega y Cuba, para que presten todo el apoyo que solicite el Gobierno”.

A su turno la representante y víctima del conflicto, Clara Rojas, aseguró que las Farc buscan presionar de esta forma al Gobierno para llegar a un cese bilateral al fuego.

“Ellos no solo reconocen sino que dicen que se van a seguir cometiendo hechos de este tipo y están presionando, de alguna manera, al gobierno a que haya un cese bilateral de hostilidades”, dijo Rojas.

Sobre este punto, el presidente del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, dijo que “aceptar un cese bilateral producto del secuestro de un general sería la rendición del Estado colombiano y de sus fuerzas militares”.

Mientras las opiniones se dividen, el proceso se mantiene suspendido hasta nuevo aviso y el presidente Juan Manuel Santos, que ordenó a sus negociadores mantenerse en Colombia, parece que no dará brazo a torcer.

Lea también:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo