100 días de Juan Manuel Santos II: lejos de la luna de miel

El Centro Democrático y las críticas al proceso de paz con las FARC, así como una creciente polarización de la opinión pública, han dificultado el inicio de este segundo cuatrienio.

Por PUBLIMETRO
Opinión
Lo que dicen las encuestas

En las últimas semanas han sido publicadas tres encuestas que han medido la imagen y el nivel de aprobación de los colombianos al presidente Santos:

– Datexco
La medición contratada por La W y El Tiempo muestra que el 59% de los colombianos encuestados desaprueba cómo está conduciendo el presidente Santos el proceso de paz, la cifra más alta desde que inició el proceso.
Los encuestados rajaron al presidente en seguridad, salud, desempleo, economía para reducir la pobreza y corrupción. Su imagen desfavorable es del 51%.

– Gallup
La encuesta revelada por la revista Semana reveló que el 51% de los colombianos desaprueba la gestión de Santos, una tendencia que se ha mantenido a la baja desde febrero del año en curso.
En esta medición los colombianos también lo rajan en seguridad y salud, pero lo salvan en vivienda social, empleo y relaciones internacionales. Frente al proceso de paz, el 62% cree que se deben mantener los diálogos con la guerrilla.

– Cifras y conceptos
Para esta medición, contratada por Caracol Radio, la imagen favorable del presidente Juan Manuel Santos, aunque es apenas del 45%, es la más alta del país (superando por un punto al expresidente de Álvaro Uribe).
Los temas en los que se raja según esta medición, son seguridad, salud y economía, aunque en vivienda los resultados son mejores.

En noviembre de 2010, las encuestas mostraban a un presidente Juan Manuel Santos que gozaba de las mieles del optimismo y de una imagen sólida ante la opinión pública. Gran parte de los colombianos creía que el país iba por buen camino y se respiraban aires de progreso, en buena medida, gracias a la abrumadora mayoría de la llamada Unidad Nacional, que, en términos castos, significaba que todo el mundo halaba para el mismo lado.

Ahora que se cumplen los primeros 100 días del segundo período de Santos (este 15 de noviembre) en la Casa de Nariño debe estar extrañando ese noviembre de 2010. De la ‘luna de miel’ de la que se hablaba en esa época queda muy poco.

Las encuestas, la oposición, el lento avance del proceso de paz, la desgastada Unidad Nacional, la crisis mineroenergética y un Congreso hostil que amenaza con desbaratarle la agenda legislativa, son algunas de las múltiples piedras con las que se ha tenido que tropezar Santos en estos tres primeros meses de su reelegida gestión.

“Lo que es claro es que este inicio del segundo mandato es mucho más difícil que el del primero, principalmente por la fuerte oposición del Centro Democrático y el lento avance del proceso de paz con las FARC, temas que han influido notablemente en la opinión pública”, anota Diego Quintero, politólogo de la Universidad Nacional.

“En todo caso, estos primeros 100 días no sirven para hacer un balance complejo de este segundo periodo, porque más allá de anuncios o del inicio del trabajo para sacar una agenda legislativa, lo que se ha hecho es darle continuidad a lo que se venía haciendo, enfocando más esfuerzos en el proceso de paz”, agrega Quintero.

La continuidad, no obstante, es algo lógico si se piensa en que se trata de un presidente reelegido, pues se espera que se mantenga una constante con respecto al trabajo de su primer período en Casa de Nariño.

“La diferencia es que ahora hay una oposición mucho más fuerte, traducida en curules en el Congreso y en los millones de votos obtenidos por el Centro Democrático en las elecciones, que han polarizado al país, haciendo el trabajo de Santos mucho más difícil en comparación al inicio de su primer cuatrienio”, señala al respecto el experto de la universidad de La Sabana, Carlos Rodríguez.

El proceso de paz
La polarización a la que se enfrenta Santos se marca en varios ámbitos, pero sin duda es el proceso de paz con las FARC, en el que más a concentrado sus esfuerzos, el que ha marcado la agenda de estos primeros 100 días.

En un extremo se encuentran quienes piensan que las negociaciones de La Habana van por buen camino y que la ansiada paz está cada vez más cerca y en el otro los que creen que se está entregando el país a la guerrilla e insisten en que es un proceso amañado que no va para ninguna parte.

En la primera posición se encuentran los sectores afines a la Unidad Nacional. “Es un balance positivo el de estos primeros meses si tenemos en cuenta que se ha consolidado el proceso de paz, en la que ya se ha avanzado en más de la mitad de la agenda de negociación y se tocan temas importantísimos como la reparación a las víctimas”, señala en ese sentido el senador liberal Juan Manuel Galán, uno de los principales aliados de Santos en esa colectividad en el Congreso.

Otra mirada tiene el excandidato presidencial y presidente del Centro Democrático Óscar Iván Zuluaga, quien cree que han sido 100 días de promesas incumplidas y de un proceso de paz bajo condiciones negativas para el país.

“El Gobierno no ha entendido que mientras se negocie con el cartel más grande del mundo y este siga cometiendo acciones criminales a diestra y siniestra, el proceso no va a tener legitimidad y todos los esfuerzos que dice hacer se van a ver perdidos”, indicó Zuluaga.

Las dos muy dispares opiniones son apenas la punta de un iceberg que refleja que los 45 meses que le quedan a Santos en la Casa de Nariño no serán nada fáciles y que, si el panorama de estos 100 días se mantiene, esa luna de miel ya no va a volver.

Lea también:

Plan de choque contra delincuencia en ciudades ha bajado delitos en 25%: Santos

FARC debe demostrar voluntad de paz: De la Calle

Aprueban en tercer debate eliminación de la reelección presidencial

MÁS COLOMBIA AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo