Panamá perdería en comercio y turismo, pero Colombia lo haría en inversión

Por publimetro

En el pleito que llevan Panamá y Colombia por la declaración de paraíso fiscal debido a la falta de un acuerdo de cooperación tributaria, es el país vecino el que más perdería si no llega a un arreglo con el Gobierno colombiano.

Si Panamá decide imponer medidas como restricción a las importaciones, revisar el Tratado de Montería o incluso colocar una visa a los colombianos, perdería grandes volúmenes de dinero en los sectores de turismo y comercio.

Colombia es uno de los principales proveedores de petróleo, productos agrícolas y agroindustriales, plásticos, químicos y maquinaria del país vecino.

Un cambio en la demanda representa un golpe para las importaciones de Panamá más que para las exportaciones colombianas, pues el país centroamericano solo representa 6% del comercio exterior nacional. Eduardo Cristo, presidente de la Cámara Colombo Panameña, explica que “cualquier retaliación que haya, va a afectar el comercio bilateral y las relaciones políticas”.

En la Zona Libre de Colón, el comercio formal no se verá afectado. Pero si la Dian encuentra que la operación de importación viene con precios artificialmente bajos, sí hay consecuencias. “En importaciones de un bien desde paraíso fiscal no hay retenciones, pero hay que demostrar que ese pago es real y verificable con los precios de transferencias”, aseguró Santiago Rojas, director de la Dian.

No obstante, Cristo considera que los importadores cambiarán de mercado si encuentran problemas a sus compras. “Podrían pasar a comprar en China o en Estados Unidos”, dice.

En cuanto a turismo, Panamá saldría perdedor ya que son más los colombianos que aportan a este sector que los panameños que llegan a Colombia. En todo 2013, según cifras de Migración Colombia, los turistas panameños que ingresaron a Colombia fueron 34.117, mientras que sólo en el primer semestre de este año, ya han viajado 186.017 colombianos hacia este destino, ya sea por negocios o descanso. Es decir, los colombianos que visitan Panamá superan cinco veces el número de viajeros que llegan a Colombia. Los principales atractivos para los colombianos, según expertos en turismo, son bajos costos en paquetes turísticos y el acceso a compras.

LO QUE PIERDE COLOMBIA

Colombia es la gran perdedora en inversión tanto para llevar nueva oferta hacia Panamá como para recibir Inversión Extranjera Directa (IED).

Aunque Colombia es una economía muy importante para el país centroamericano (es el tercer destino de las inversiones colombianas) y la IED en el primer semestre de este año llegó a US$276,1 millones, son más los flujos de capital que llegan desde Panamá que lo que nosotros le aportamos a esa economía. En cifras del Banco de la República, la IED desde Panamá en el primer semestre de este año fue por US$1.362,9 millones y es el segundo país que más invierte después de Estados Unidos.

Estos flujos podrían tener un freno desde el primero de enero del próximo año. Según Andrés Pardo, gerente de investigaciones económica de Corficolombiana, “la inversión de portafolio será más onerosa porque el impuesto para los inversionistas que vienen de un paraíso fiscal ya no será de 14% sino de 25%”.

En el caso del sector financiero que venía creciendo en Panamá con la llegada de Bancolombia y Banco de Bogotá, como las más relevantes, con esta declaración se cerrarían las oportunidades de nuevas expansiones. “Colombia pierde desde el futuro de posibles inversiones para participar en el crecimiento violento de la economía de Panamá”, afirma Alberto Bernal, jefe de investigaciones de Bulltick Capital Markets.

También agrega que los bancos “seguramente van a tener problema colocando más cartera en Colombia porque pueden subirles los impuestos”.

Otro grupo afectado por esta decisión sería el de energía. Con un posible freno al proyecto de interconexión eléctrica, se cierra una puerta hacia el mercado centroamericano. “Estamos perdiendo la oportunidad con un país muy estratégico, además de la posibilidad de expansión hacia otros mercados. Panamá por su posición es un puente de creación de negocios”, asegura Ricardo Roa, presidente de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB).

En general, el sector empresarial teme que no se puedan hacer más inversiones porque si el gobierno panameño decide no contratar con empresas colombianas sería una barrera de expansión a futuro.

Para encontrar una salida a esta discusión, hoy se reúnen en Ciudad de Panamá las Cancilleres de ambos países, junto con el director de la Dian, Santiago Rojas, quienes escucharán las propuestas que tienen para la cooperación. A su vez, en Colombia se reunirán los ministros de Comercio Exterior, Ceciclia Álvarez-Correa y Melitón Arrocha, que hablarán de las relaciones comerciales incluyendo la demanda interpuesta ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por el decreto 074 de 2013 que imponía aranceles a las importaciones de calzado y textiles de bajo costo. De estos encuentros dependerá en gran medida el futuro de las relaciones bilaterales.

RECHAZO DEL INSTITUTO LIBERTAD Y PROGRESO

El Instituto para la Libertad y el Progreso, que reune a más de 50 abogados y economistas, rechazó la declaración de paraíso fiscal a Panamá por parte de Colombia por considerarla “desafortunada y contraproducente”, pues, señalan que “una cosa es castigar la evasión y otra cosa es ignorar las imprescindibles inversiones de empresarios y emprendedores colombianos en Panamá y panameños en Colombia”. Entre tanto, Analdex apoyó la decisión. Javier Díaz, presidente del gremio, asegura que se le insistió a Panamá para que cooperara en el marco del TLC que firmaron las dos naciones el año pasado y la declaración es un apoyo a la lucha contra el contrabando y espera que se llegue a una negociación.

MÁS DE COLOMBIA AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo