No caiga en el engaño de falsas cooperativas

Seguridad. La Cámara Colombiana de Cooperativas hizo un llamado al Gobierno para que refuerce los controles a negocios que usan a su gremio como fachada

Por Ángela Pérez

Los maestros, empleados públicos y pensionados se han convertido en las principales víctimas de las falsas cooperativas, denunció la Cámara Colombiana de Coopertativas, Confecoop.

“Básicamente, estos supuestos negocios ofrecen servicios bajo nuestro nombre cuando en realidad solo buscan lucrarse con el dinero ahorrado por los clientes”, afirmó Darío Castillo, presidente ejecutivo de Confecoop.

Una cooperativa funciona bajo en concepto de sociedad, donde cada una de las personas que son socias del grupo reciben un portafolio de servicios, entre los que están créditos de vivienda y descuentos en tiendas, entre otros, pero sin tener que pagar por tasas de usura y haciendo sus aportes de manera voluntaria.

De acuerdo con Confecoop, estos negocios se inscriben en las Cámaras de Comercio como cooperativas y no existe un control idóneo sobre si están o no ejerciendo su función correctamente. “En algunos casos, hasta los grupos familiares hacen empresas para obtener ganancias sin pensar en las personas asociadas”, aseguró Castillo.

Tips
para identificarlas

Generalmente ofrecen un crédito fácil mediante tarjetas o panfletos, sin trámites y sin codeudor.
Además, no suelen tener una oficina física, donde las personas se puedan acercar para obtener información, y todos los trámites se hacen por teléfono o por correo electrónico.

Por otra parte, las falsas cooperativas no ofrecen un portafolio de productos y servicios, sino únicamente créditos.

Otra modalidad utilizada por estos negocios es que hablan de una inversión a terceros, a través de una sociedad con atractivas tasas de rentabilidad, pero que no corresponden con el funcionamiento de una cooperativa.

Finalmente, quienes hacen parte de una cooperativa, como socios, deben asistir a asambleas para votar y elegir sus derechos y el destino de sus dineros ahorrados. Normalmente, las falsas nunca convocan a las reuniones ni informan sobre los destinos del dinero invertido.

Vea también:

¿Cómo quejarse ante fallas de los bancos?

“No más barreras culturales”: Rafael Pardo

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo