Sepa elegir el tipo de juego más adecuado para sus hijos

Por Publimetro Colombia

El juego cumple un papel fundamental en el desarrollo físico e intelectual de cualquier niño o niña. Sin embargo, es importante que los padres o aquellos adultos que los rodean se pregunten, qué tipo de juegos son los más apropiados: ¿los activos o los pasivos?

“Esta es una de las grandes controversias en los estudios sobre el juego, ya que desde luego, cada uno de estos tipos: activos y pasivos, representan ventajas. Pero también como en toda controversia, hay diferentes posiciones”, explica el psicólogo Gustavo La Rotta Amaya.

No obstante, esta decisión depende de las características de cada población. Para el tema de los juegos es importante tener en cuenta varios aspectos, como por ejemplo la edad del niño, esto ayudará a identificar la actividad perfecta, de acuerdo al beneficio que le representa.

“Por ejemplo, juegos que implican el seguimiento de reglas y el entendimiento de la perspectiva y posición de otras personas, solamente son posibles cuando los menores alcanzan un determinado nivel de desarrollo, mientras hay categorías de juegos indicados para cualquier edad, como lo pueden ser los juegos de imitación o rondas”, agregó La Rotta.

Aquellas actividades que requieren un mayor desgaste de energía y contacto físico: como el fútbol, el baloncesto, el voleibol o las escondidas, son precisos para los niños mayores de siete años y es fundamental que se mantengan hasta la adolescencia.

Este tipo de juegos son muy positivos, dado a que contribuyen al desarrollo físico, al fortalecimiento de los músculos y al mejoramiento del sistema digestivo, es decir, todo lo que tiene que ver con su crecimiento, ya que sostienen normas, reglas e inculcan respeto, haciendo también un aporte más personal y emocional, pues contribuyen a la toma de decisiones y a enriquecer las relaciones interpersonales.

“La adolescencia es un período del ciclo vital donde las personas tienen mucha energía que es necesario canalizar, por eso las actividades físicas intensas resultan idóneas. Muchos jóvenes prefieren actividades donde se involucre el cuerpo y haya interacción. Tal es el caso del BMX o el skateboarding, donde el placer está en aprovechar los espacios construidos, urbanizados como cancha de juegos y el contacto con otros, como la posibilidad de interacción que media procesos de intercambio entre novatos y avanzados”, sostiene el experto.

JUEGOS PASIVOS

Los juegos pasivos también ofrecen un sinnúmero de beneficios para los menores, en todo lo que se refiere al fortalecimiento de los tiempos de concentración y atención. Los niños con mala memoria y déficit de atención deben hacer uso de ellos.

Si los padres buscan que sus hijos sean más activos, los juegos en equipo son los apropiados, mientras que si lo que desean es que los menores sean más tranquilos, existen las actividades de destreza mental como el parqués, el ajedrez, las cartas, entre otros, que les aportará mucho más a su carácter cognitivo.

Que a un niño le gusten más los juegos activos o pasivos, no quiere decir que sea hiperactivo, se trata más de una cuestión de gustos y objetivos. Es necesario incentivarlos a hacer parte de ambas actividades. También es muy importante que los menores aprendan a relacionarse con personas de su misma edad, para que no choquen y su desarrollo sea mucho mejor.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo