Clara López: ‘El país sí está listo para una presidenta’

La candidata a la Presidencia es declarada amiga de la poesía, amante de los animales e hincha del equipo del proceso de paz. Hablamos con ella sobre su campaña, algunas de sus propuestas, su cambio de imagen y una pizca de la vida privada.

Por katherine loaiza

¿El país está listo para una presidenta?
Sin lugar a dudas. El solo hecho de que eso se considere una posibilidad es una demostración de que el mundo está cambiando y que la igualdad está pasando de ser una teoría a ser una práctica. Colombia no solo está preparada, es que no puede prescindir de la mitad de sus integrantes.

¿Cuál es su premisa de campaña?
La campaña del Polo busca abrirle paso a un cambio fundamentado en que hay que darle bases sólidas a la paz. La paz tiene causas políticas, pero también profundas causas económicas y sociales, fundadas en un enorme desequilibrio. Creemos que el país debe avanzar a un modo de desarrollo mucho más incluyente, donde las prioridades de todo el Estado estén en lo que hace que la gente viva bien: el pleno empleo.

¿Qué significa eso?

Que cada padre o madre de familia tenga con qué sostener a su familia dignamente. Además de salud y cupos universales para educación hasta el nivel universitario.

Algunos candidatos han dicho que si llegan a la Presidencia van a acabar el proceso de paz. ¿Qué haría usted?
No, todo lo contrario. Nosotros somos de los que apoyan firmemente este proceso. Hemos venido insistiéndole al presidente que no se levante de la mesa de diálogo. Tienen una posición en el Gobierno de ‘el que reza y peca empata’: el presidente es optimista, el ministro de Defensa sale a hacer las críticas. Eso es preocupante porque genera mucha confusión en la gente. Le hemos dicho al presidente que se tiene que levantar por encima de esos intereses coyunturales.

¿Referendo o Constituyente?
El Gobierno ensilló las bestias antes de que llegaran, aprobando el referendo. Nosotros estamos de acuerdo con lo que se acuerde en la mesa. Yo no soy enemiga de ninguna.

¿Cómo sería el país después de su Presidencia?
Sería demasiado cambio en un periodo presidencial. Daríamos un viraje a un país en el que el ciudadano no esté subordinado, ni al cruce de violencias, ni a las arbitrariedades de los funcionarios. Eso va a traer un crecimiento acelerado, en el que el producto sea mejor repartido. Aspiramos a eliminar la pobreza, una transición para una Colombia en paz, reconciliada, en democracia. Buscamos un país tan igual que ya no se pregunte si la mujer está madura para asumir una responsabilidad en este país.

Antonio Navarro le ha propuesto que hagan una tercería, ¿ya ha pensado sobre eso?

No, a mí el doctor Navarro no me ha hecho ninguna propuesta.

Pero él dijo que sí…

Yo vi unas declaraciones en prensa de una consulta interpartidista, pero estamos pendientes de que el doctor Navarro se aproxime y nos plantee lo que está planeando. La verdad es que el proceso de dispersión es muy complejo, porque el doctor Navarro tomó la determinación de ingresar al Partido Verde y aunque yo respeto al doctor (Enrique) Peñalosa, está del otro lado del campo político: incluso estuvo de la mano del expresidente Álvaro Uribe. Yo no veo cómo va a cuadrar el círculo el doctor Navarro.

A usted le fue bien en la Alcaldía, ¿no será ese un buen cargo para usted?
Ese es un tema de 2015.

¿Está de acuerdo con la potestad del procurador de destituir funcionarios elegidos por voto popular?
No. Me parece que esa potestad se le debe eliminar. Hay que reformar los órganos de control y de justicia en este país. No están funcionando adecuadamente.

¿Está solo el Polo haciendo oposición?
Muy solitario. Por eso uno se sorprende de que en los medios aparece que Uribe es la oposición, cuando allá en el Congreso votan todos de amigos todas las iniciativas del Gobierno: el fuero militar, la reforma a la justicia, la reforma a la salud.

¿Qué hace cuando no ha hace política?
Leo mucha poesía, me gustan mucho los paisajes, la música y todo eso lo hago en compañía de mi marido, con quien compartimos otro cariño por nuestro perro y nuestros gatos. Hacemos unas parrandas vallenatas deliciosas; antes en la juventud eran más largas.

¿Vallenato?
Tenemos a Federico, nuestro hijo, que es virtuoso del acordeón.

¿Qué tiene en su mesita de noche?
Debajo de la mesita tengo mi cerro de libros, porque leo varios a la vez. Encima tengo una lámpara, algo que no le voy a contar porque es un secreto, un frasco de Dólex, una coquita para poner mis aretes porque o si no juegan fútbol con ellos los gatos, y un montoncito de papeles con cosas pendientes. Dentro del cajón hay un desorden que yo no sugiero buscar nada dentro (risas).

¿Cómo se llaman el perro y los gatos?
El perro se llama Tongo. Un gato se llama Ambrosio y el otro se llama Atarbes. Antes se llamaba Atarbán, pero es que salió tan tierno que tocó cambiarle el nombre.

¿Qué le queda horrible en la cocina?

No, yo cocino bien (risas). Quedé de tercera en el concurso del sancocho y Carlos quedó de último. Es que le echó arroz para espesarlo.

¿Cuál es su canción favorita?
Imagine, de John Lennon. Por su contenido, porque me recuerda a mi juventud. Es una pieza de música extraordinaria.
¿Es posible ser play en un movimiento de izquierda?
¿Qué es play?

Como en onda.
¡Claro! Se nota que no conoce el Polo Joven.

¿Cómo va a ser eso de su cambio de imagen?
¿No nota? Se llama remasterización (risas). Aprendí a maquillarme, estoy con la ropa más sueltica. La genialidad de Pilar Castaño es que ella no te cambia la personalidad, sino que te ayuda a ser más auténtica.

¿Qué significa ese broche que tiene en la chaqueta?
Es tayrona. Me lo regaló mi tía Loli, que todavía vive. Tengo muchos prendedores, algunos de ellos eran de mi mamá. Me gustan porque son unas pequeñas obras de arte.

Diccionario, según Clara
•    MAMERTO. Anticomunismo.
•    MUJER. Integridad.
•    TERCERÍA. Ni chicha ni limonada.
•    LEY DE GARANTÍAS. Una farsa.
•    URIBE. El pasado.
•    NAVARRO. Astucia.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo