Halloween: no deje que esta fecha se le convierta en un día de arrepentimientos

Por Colprensa

Llegó el 31 de octubre, día de los niños, de los dulces y de los disfraces. No deje que esta fecha en la que ver a los más pequeños correr y cantar en busca de una dulce recompensa se convierta en una noche o día para olvidar. Así pues, tenga en cuenta algunas medidas de seguridad para que el único lío que afronte sea el administrar los dulces de sus hijos.

Según el Consejo Colombiano de Seguridad (CCS), además del cuidado con el exceso de consumo de dulces, y las medidas para prevenir el robo o el extravío de los chiquitos debe tenerse presente el tipo de disfraz que se utilice, pues existen materiales y diseños que pueden causar asfixia y alergia.

De acuerdo con el Consejo Colombiano de Seguridad (CCS), organismo especialista en seguridad integral y prevención, la comunidad debe tener en cuenta que, por lo menos, 6 tipos de riesgos amenazan la integridad de niños y adultos como son riesgo de asfixia, de alergia, esto de cara al tipo de materiales de los disfraces, así como por el exceso de consumo de dulces, riesgo de accidentes viales y el riesgo físico.

En ese sentido el CCS les recomienda a los padres, colegios, a las administraciones de los centros comerciales, extremar los cuidados para evitar los cuidados que se presentan por cualquier motivo.

Asfixia

Uno de los riesgos que más llama la atención es el de asfixia. Este se produce debido a que en ocasiones se utilizan disfraces con máscaras o caretas sin ventilación que además, a veces impiden la visibilidad.

Pero estos no son los únicos con los que se debe tener cuidado. Tache de la lista de posibilidades el uso de cordones, especialmente en la zona del cuello, por el riesgo de estrangulamiento, así como de plumas o lazos, y tenga presente los que hacen uso de accesorios como collares, piedras o aretes, pues también pueden llegar a causar problemas en caso de que sean introducidos en la boca.

Materiales

En caso de que la indumentaria sea alquilada, tenga presente las alergias, preferiblemente lave el disfraz antes de usarlo, pues no basta con verificar que esté limpio. Si usa maquillaje, asegúrese que no es alérgico a sus componentes, y verifique que las pinturas no sean tóxicas.

En cuanto a los materiales que se utilicen, tenga presente el clima en el que se usará el traje. Si se trata de peluches como los que, por lo general se usan para representar animales, estos son los menos adecuados para climas cálidos, pero sí para fríos o templados.

Frente al material de los disfraces, el principal peligro es el alto riesgo de inflamabilidad, y por tanto el riesgo de quemaduras. Es recomendable elegir materiales no inflamables, preferentemente algodón, para evitar reacciones alérgicas, y de igual manera, mantener al niño alejado de cualquier fuente de calor intenso como llamas, estufas, bengalas, cigarrillos, fuegos artificiales, etc.

Largo, corto, liviano, pesado

En cuanto a las telas se debe evitar las pesadas, lo mismo que vestidos con largas caídas los cuales puedan producir accidentes, especialmente en escaleras eléctricas, ascensores o juegos mecánicos, eligiendo previamente la talla adecuada para evitar tropezones y caídas.

Asegúrese de que el niño pueda ver, comer, moverse y comunicarse sin problema. Y si se trata de bebés, los trajes deben ser estilo pijama, especialmente si viven en clima frío, y sin máscaras que tapen total o parcialmente su cara (nariz y boca).

Otro de los riesgos en Halloween es aquel derivado de la emoción de los niños por pedir caramelos ya que en ocasiones cruzan las calles sin la compañía de un adulto.

Los dulces

Uno de los casos que más preocupa es el consumo de caramelos. Hay que señalar que los menores de 4 años no deben consumir dulces duros, redondos, ni pequeños pues podrían atorarse con ellos. Cambie estos por chocolates o colombinas grandes.

En manos de los adultos está la inspección a los dulces. En ese sentido, fíjese en signos de manipulación antes de permitir su consumo. Los dulces deben estar en su envoltorio original y sin abrir.

Los padres deben mirar qué clase de golosinas les ofrecen a sus hijos. Observar si la envoltura está sellada y en buen estado; que el dulce no esté adulterado, roto, vencido o el empaque húmedo, y por la cantidad recolectada guardar únicamente los dulces que no estén abiertos.

Los dulces deben tener olor, color, sabor y textura característicos. No es normal que luzca decolorado, deteriorado y con sabor rancio y si al pequeño le brindan alimentos de preparación casera, rechazarlos si se ven en mal estado.

Y las autoridades

Desde ya las autoridades se alistan para esta fecha. El operativo de seguridad para el 31 de octubre por parte de la Policía Metropolitana de Bogotá está enfocado a la prevención, para lo que se han dispuesto 1.500 uniformados en toda la ciudad.

Los policías vigilaran los principales sitios donde los menores estarán pidiendo dulces, y entre los cuales están los centros comerciales, los conjuntos residenciales y los colegios, además apoyaran el plan de seguridad de los cuadrantes.

Las recomendaciones de los uniformados incluyen que los menores no hablen ni reciban dulces de extraños, que los padres no pierdan de vista a sus hijos, y que los niños usen escarapelas con su nombre y datos de contacto.

En cuanto a los conductores se recomienda orientar a los menores para que antes de cruzar una calle hagan contacto visual con los conductores y procurar que siempre camine por las aceras.

Por su parte, a los conductores se les recomienda manejar con extrema precaución, reducir la velocidad y estar alerta en las zonas residenciales, y movilizarse con lentitud en los conjuntos residenciales.

Si los niños son lo suficientemente grandes como para estar sin supervisión, deben permanecer en áreas conocidas que estén bien iluminadas y pedir caramelos en grupos.

Lea también

Paris Hilton se disfraza de Miley Cyrus para Halloween

FOTOS: Sexis disfraces para Halloween

VIDEO: Padre disfraza a su hija con traje de luz

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo