Al menos dos muertos tras una avalancha sobre una carretera rural en Colombia

Por Publimetro Colombia

Bogotá, 30 dic (EFE).- Al menos dos personas han muerto por una avalancha registrada el sábado sobre una vía rural en el sur de Colombia, aunque en un principio las autoridades informaron de cinco fallecidos, error que atribuyeron al olfato de un perro policía.

El deslizamiento de tierras se registró en un punto conocido como Balsillas, entre los sureños departamentos del Huila y Caquetá, en la parte baja de una gran montaña de la que se desprendieron entre 8.000 y 10.000 metros cúbicos de material.

Los organismos de socorro abordaron hoy el difícil rescate en la carretera sobre la que se registró la avalancha, debido a que la inestabilidad del terreno impidió recuperar la vía y encontrar más que dos muertos y siete heridos.

De acuerdo al último boletín de la jornada emitido por la Unidad de Gestión de Riesgo de Desastres (UNGRD), que depende de la Presidencia de Colombia y asumió desde la capital del Huila, Neiva, el control de las operaciones de rescate, son dos los fallecidos hallados y siete los heridos.

Además, tres familias han reportado la desaparición de sus seres queridos tras la avalancha.

Sin embargo, las primeras informaciones del día llegaron a reportar cinco muertos, confusión que el alcalde de Neiva, Pedro Suárez, atribuyó a las “dificultades de comunicación” en el sector.

“Al parecer hubo una identificación de unos cadáveres por parte de un can de la Policía Nacional y por eso se reportó un positivo de unas personas fallecidas. Pero lamentablemente hasta el momento sólo se han podido rescatar dos cuerpos y no tenemos mayor información sobre los otros”, admitió en declaraciones a Caracol Radio.

Suárez dijo que el terreno permanece inestable y en condiciones que todavía no han sido confirmadas por un geotécnico como aptas.

De este modo, se espera el veredicto del experto “para tener la absoluta seguridad de que las acciones que hagamos tengan como principio fundamental que las personas que vayan a intervenir no vayan a verse afectadas por otro alud”.

Durante la jornada lograron quitar los escombros a dos automóviles, en los que encontraron a uno de los fallecidos.

El otro fue hallado anoche e identificado como Duverney Vanegas Pacheco, el operario que manejaba una retroexcavadora que trataba de reparar un deslizamiento anterior, y que al remover las tierras supuestamente habría provocado el nuevo alud.

Éste se extiende en unos 250 metros lineales, un espacio en el que las autoridades calculan que pudieron quedar atrapados al menos siete vehículos.

El director de Socorro Nacional de la Cruz Roja, César Urueña, dijo en declaraciones a Caracol Radio que en la primera revisión se ha concluido que son “vehículos que no tenían todos personas a bordo, seguramente ya habían bajado y estaban en un punto de seguridad”.

“Eso nos da un descanso en el sentido de que pensábamos que había un número muy grande de personas que podían estar en esos vehículos”, dijo Urueña, quien había previsto que las personas atrapadas fuesen más de veinte.

Otro hecho que rebajó la estimación oficial de la cifra de víctimas fue el testimonio de un campesino que señaló que los pasajeros de un autobús con capacidad para cuarenta personas reaccionaron a tiempo antes del deslizamiento y bajaron del vehículo, al parecer por orden del conductor.

Con el fin de recabar recursos con más facilidad, los organismos de socorro decretaron hoy la “calamidad pública” en esa zona del sur del país y así “poder afrontar la situación” hasta que sea necesario.

Las labores de búsqueda y rescate concluyeron al caer la noche y se reanudarán mañana a primera hora con sofisticadas maquinarias y equipos humanos y caninos.

En las labores que coordina la UNGRD participan los bomberos, el Ejército, la Policía, la Defensa Civil, la Cruz Roja Colombiana y la filial regional del Huila, la CDGR.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo