Garzón, un ‘vice’ al que le gusta hablar

Polémica. Una vez más el vicepresidente causó polémica por sus controversiales declaraciones. Algunos lo consideran irrespetuoso

Por Publimetro Colombia

Desde el comienzo de su gestión como vicepresidente, Angelino Garzón ha demostrado que no llegó al Gobierno para quedarse callado. En más de una oportunidad ha sido catalogado como ‘la piedra en el zapato’ del presidente Juan Manuel Santos debido a sus controversiales declaraciones, muchas de ellas en contra de decisiones del propio Ejecutivo.

Por su espontaneidad al decir las cosas, en varias oportunidades ha sido merecedor de fuertes llamados de atención del jefe de Estado; regaños a los que Garzón siempre responde exigiendo su derecho a opinar.

La más reciente polémica la desató ayer cuando en el marco de evento público Garzón dijo que no había sido elegido para decir lo que “los oídos castos del presidente querían oír”.

No cabe duda de que con su regreso a la arena política, tras el accidente cerebrovascular que lo alejó de sus funciones por algo más de un mes, volvió la polémica al interior del gabinete.
Estos son algunos de los momentos más controvertidos del vicepresidente Garzón:

De profesión sindicalista

El primer ‘choque’ de discursos se dio en diciembre de 2010 cuando, al mejor estilo de sus épocas de sindicalista, Garzón declaró que el aumento de 3% del salario mínimo era injusto. Tras este señalamiento, el Gobierno decretó un reajuste del salario mínimo legal del 4%.

Frente a los problemas

Un mes después, en enero de 2011, el pulso de Garzón con el Gobierno fue por la entrada en vigencia del decreto que eliminaba los fletes. En esta oportunidad el vicepresidente tomó la vocería y logró poner fin a las casi dos semanas de parálisis lideradas por los camioneros del país. Al final Garzón firmó un acuerdo de nueve puntos con el presidente de la Asociación Colombiana de Camioneros.

Necesitó mediador

En junio de 2011 los alcances de la denominada ‘Ley de los desmovilizados’ provocó la tercera ‘batalla’ de Garzón; su interlocutor en aquella oportunidad fue el entonces ministro de Interior, Germán Vargas Lleras. Según el ‘vice’, la iniciativa generaba impunidad e indulto de los integrantes de los grupos armados ilegales. La polémica alcanzó tal nivel, que el primer mandatario tuvo que entrar a mediar y a través de su cuenta de Twitter señaló: “En desmovilizaciones la posición del Gobierno es una sola. No más controversias públicas”.

Trapitos al sol

Quizás uno de los enfrentamientos públicos más fuertes entre el vicepresidente y el jefe de Estado se dio en septiembre del año pasado, cuando se atrevió a cuestionar el método de medición de pobreza de Planeación Nacional, que permitía afirmar que una familia de cuatro personas, con ingresos superiores a los 760.000 pesos mensuales, sería excluida de la línea de pobreza. El comentario le generó tal enojo al jefe de Estado que de inmediato respondió que “la ropa sucia se lava en casa” y les recordó a sus funcionarios que quien no comparta las políticas de Gobierno suyas debe hacerse a un lado.

Una sorpresa

El pasado 6 de agosto, en una de sus primeras apariciones ante los medios tras el accidente cerebrovascular que lo relegó de sus funciones por algo más de un mes, nuevamente Garzón sorprendió al país al expresar su desacuerdo con la reforma pensional anunciada por el ministro de Trabajo, Rafael Pardo.

“Si alguna lección nos deja la revista Semana en su encuesta es que es un error avanzar en una reforma penspubliional (…) es antipopular”, señaló.

Paola Rojas/ Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo