Estas son las tendencias más horribles de la moda que han usado las colombianas

Por Luz Lancheros

A la hora de hablar de tendencias, sobre todo a través de los años, es común hablar de peinados y piezas que estuvieron de moda fuertemente por ciertas temporadas. A continuación le  traemos algunas de las tendencias más populares (y quizás desfavorecedoras)  que han usado las mujeres colombianas a través de los años, con ayuda de Ita María, creadora del blog ‘De la moda y otros demonios’.

Ojo, por ‘colombianas’ nos referimos a un sector del consumidor que usa prendas instauradas en el mercado masivo. Es decir, no cuentan segmentos de mercado que apuntan a marcas fast fashion, en principio, ni marcas de alta gama. Tal y como lo explicamos en nuestro artículo del Gran San, el 83% de los colombianos no accede a productos de lujo, y por lo tanto está instaurado en el mercado de prendas de consumo masivo.

1. Crop Tops. Ita María nos dice que es una tendencia hecha para mujeres con abdomen muy plano, o que requieren una parte inferior alta. Aquí las mujeres son más atrevidas y lo usan sin importar la forma de su cuerpo.

2.La ombliguera: Es el hijo ‘tardío’ del crop top. Se puso de moda desde 1996 hasta 1998. Era común verlos con motivos, que iban desde Mickey Mouse hasta corazoncitos. No había restricciones para su uso.

3. El jean descaderado: Se puso de moda en 2001. Era común verlo emparejado con la ombliguera o con camisetas ceñidas en tonos pastel , y si las mujeres tenían caderas generosas, estas se desparramaban ante la evidente forma de la prenda, dando lugar a los infames ‘conejos’.

 4.El jean sinbol:   Para Ita María es simplemente ‘sin palabras’. Fuera de que realza solo los atributos obvios, no favorece a la figura de nadie (a menos que usted esté en Pelotillehue). Eso sí, ha sido uno de los elementos de ‘atractibilidad’ característicos de Colombia.

 5.  Los leggings: Ita María cuestiona su abuso. Tal y como relatamos en nuestro artículo “10 errores comunes al usar leggings”, la experta concuerda con nosotros al decir que “ No son ni medias ni pantalones y se están usando como ambos, de las formas más perversas imaginables”.   Ahora están de moda los leggings con estampados tribales, que ya hacen de las suyas en más de un masoquista visual.

 6. Las botas de peluche:   Hubo dos oleadas de estos infames zapatitos. La primera surgió en 2005, cuando se popularizaron las botas de felpa en colores como azul y rosado bebé. La segunda vino con las botas de apache, para 2010-2011. Nunca hubo tantas campañas para que dejaran de extinguir a los pocos ‘Guri- Guri ‘que quedaban en el   mundo.

 7.  Las botas de gamuza: Se popularizaron en colores como morado y gris, desde 2008 hasta 2010. El problema es que en lugares como Bogotá era común verlos encharcados (o en piernas con más volumen al que correspondía). También se popularizaron las botas de montar, en 2007, con evidente desproporción entre quienes la usaban.

 8. Faldas tail hem: El tail hem revolucionó a Colombia en 2013, pero de ahí en adelante, todos los vestidos eran calcados. Los cortes a veces eran tan marcados (y venían en telas tan ceñidas), que no favorecían a casi nadie.

 9.   Los cut-outs.   Ita María afirma que “ Son todavía más exigentes que los crop tops. He visto demasiados muy mal ubicados, excesos de cortes donde no caben ni deberían ir jamás.”. Y sobre todo, en los vestidos ceñidos, que hacen furor incluso en las colombianas que no tienen el cuerpo para lucirlo, o en las blusas que vienen con lentejuelas y lemas como “Sexi Babe”.

 

10. Colores infames: El azul rey, el mostaza, el verde menta y el salmón han sido colores que han mandado la parada en varias temporadas. El problema es que no se podía encontrar nada más que no fuese de estos colores. Los blaizers, sobre todo, eran comunes.

 11.  Minifaldas de jean: Se comenzaron a ver en 2007, y para 2010 ya eran un must. Tanto, que se usaban en la oficina, y con milímetros de diferencia entre las piernas y el torso. No, chicas, una blusa formal con una minifalda hecha para la playa simplemente no queda.

 12. Pumps: En neón, en los colores mencionados y brillantes. Siguen siendo un clásico en las compras de las colombianas, que así sean tan menuditas como Natalie Portman, abusan de estas plataformas en todo su esplendor. Y ¿cómo, si el mercado nacional no les ofrece nada más que sea atractivo?

 13. Gargantilla negra: Ese infame entramado de plástico negro y café se popularizó a comienzo de milenio, y era   común verlo entre las adolescentes de la época. También tenía rositas u ositos, e iba en blanco.

 14.  Multipulseras:   Otro clásico de los años 90 que tuvo su auge en el 2000, y luego decayó de 2005 para acá. Si usted quería mostrar que tenía ‘significado’ en su modus vivendi, tenía que usar todas las pulseras, de hilo, semilla y demás, que encontrase.

 15. Collar de semillas: Hay verdaderas obras maestras de la artesanía, pero en 2002 se popularizó un tosco collar de semillas falsas que era muy usado por los jóvenes de esa época.

Y usted ¿ qué tendencia usó?

Lea también

Fotos: No cometa estos horrores al usar leggings

El jean levanta cola está dominando el mundo

Tips para no verse como una ‘loba

MÁS VIDA CON ESTILO AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo