¿Tiene miedo de quedarse soltera para siempre?

Por Luz Lancheros

Aunque el término le parezca anacrónico, así hayan pasado años desde la primera quema de brasieres, y el modelo de mujer de hoy sea más Jess Day/Carrie Bradshaw que Lucille Ball/Mary Poppins, la palabra no deja de sonar en su cabeza cuando ha llegado a cierta edad y ve a todo el mundo emparejado o con hijos. ‘Solterona’, esa horrible palabra que le hace pensar en los reclamos de su tía, en las preocupaciones de su madre, y a veces, en su propia desesperación por su eterna soltería. ¿Es su caso?

No se desespere, ni se preocupe. Con ayuda de la reconocida terapeuta de pareja y psicóloga Íngrid Gómez, creadora de Prosperlove, le explicaremos algunas cosas que hacen que, a pesar de que usted tenga carrera, pueda viajar, sea exitosa y ande sola, la palabra que comienza por ‘s’ siga siendo un tabú y un demonio para la mayoría de las mujeres.


¿De dónde sale la solterona?

Creada por la cultura, sobre todo la latina, que hace mofa y hace ‘paria’  a la mujer que llega a los 40 años y no se casa, ya que lo “normal” es eso.  Y sobre todo, la gente influye mucho, tal y como observa Íngrid Gómez: “La primera regla es: “consíguete un novio”, y cuando ya tiene el novio es: “¿y cuando te vas a casar?” cuando te casas te dicen “¿y cuando vas a tener un hijo? mira que una pareja necesita de un bebé” y ya cuando tienes el bebé te dicen: “no vayas a dejar a tu hijo solo, debes darle un hermanito. Desafortunadamente, la intromisión del común de la gente es muy alto y es eso lo que genera la presión en la mujer que no tiene pareja a partir de los 30 años”, afirma.

Y como no, todo comienza desde la infancia.  Las muñecas, los bebés y Disney ‘jodieron’ a más de una, y desde niñas las mujeres juegan a ser, como afirma la experta “madres, a ser esposas, a ser hermosas Barbies pero que finalmente tienen a su Ken en su hermoso apartamento”, y programan la mente para que el objetivo de la vida sea casarse, y al no cumplir esta meta, comienzan a desesperarse. Sobre todo, al llegar a los 40.

Todas tienen, menos yo.

“Cuando una mujer en verdad comienza a sentir que no le prosperan las relaciones, o que tuvo una relación larga de 10 – 15 años y finalmente terminan y no se casan, ve a sus amigas casarse, comienza a ir a los matrimonios y fiestas sola mientras todos emparejados, y claro, los comentarios “¿tienes novio?” al responder no, sentir la cara del otro que le hace sentir “pobrecita fracasada” , acerca de la situación de muchas mujeres que aún no han dado este paso por miles de razones, dice Ingrid Gómez.

Entonces, comienza la presión. La desesperación. Muchas se casan con el primero que ven, otras, a través de su energía y actos, espantan a los hombres. “Sufren, se sienten menos, creen que tienen algo malo, y  pierden  su esencia, su frescura, y  aunque se muestren  lindas  se nota su inseguridad interna que le genera su situación y todo esto refuerza su “incapacidad de encontrar pareja”, dice Ingrid Gómez, que afirma que es muy distinto ser también una mujer feliz y sola, que entiende que puede ser independiente y se goza la vida, que una mujer workahólica que finge ser feliz, y que en el fondo,  lo desea con desesperación.


No hay tipos

No nos digamos mentiras: Las mujeres hoy son menos sumisas, y buscan desarrollar sus propias metas. Igual pasa con los hombres, que hoy son “más individualistas y consentidos, antes el hombre era más responsable y sabía que su misión era crear una familia así que buscaba esposa.aahora para él lo más importante es crecer profesional, económica, social, deportiva y demás. Encontramos más hombres egoístas que sienten que por sí solos pueden ser felices y casarse hará que pierda esa libertad tan maravillosa”, afirma.

La experta asegura que las mujeres le han dado el control a los hombres, y se han sometido a sus reglas, y paradójicamente los hombres se quieren casar cuando se sienten solteros cotizados (a mitad de los 30 años), y las mujeres cuando se sienten solteras que están fracasando. Igualmente, muchas mujeres, señala la terapeuta, confunden independencia con autosuficiencia y son tan fuertes que los hombres se sienten intimidados.

¿Qué hago?

No es  malo estar sola, es usted quien decide si lo es.  Ingrid Gómez le da algunos tips para que se olvide de este término definitivamente.

1. Callar el ruido que genera la presión social.

2. No sentirse solterona, sino una mujer independiente.

3. Aprovechar este tiempo para aumentar su amor propio y disfrutar de esta etapa para sí misma.

4. Salir de la rutina, no más casa a trabajo /  trabajo a casa, si quiere que haya cambios CREE LOS CAMBIOS, busque actividades que le den la oportunidad de conocer personas.

5. Llenarse de amigos, si los que tiene están casados, pues comience a crear un nuevo grupo de amigos, una buena amiga puede ser su mejor aliada en este momento y hacer planes que les permite pasarla bien y conocer personas.

6 Todos los días decir repetir: “soy una mujer que se ama, estoy abierta al amor, vibro armonía y atraigo a la persona que me hace feliz y yo lo pueda hacer feliz, y me gozo el día a día conmigo misma, con gratitud, amor, paciencia y esperanza”.

Lea también

Fotos: 15 ‘chick flicks’ que nos arruinaron la vida

9 razones por las que no encuentra pareja

¿Se acabaron los hombres?

MÁS MUJERES AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo