Los problemas de los páramos en Colombia

Por Metro

Para Henry Arellano, doctor en Biología, el caso del condominio construido en un páramo refleja la situación del Estado colombiano y de la sociedad, que en su conjunto, no ha definido qué hacer con un recurso irremplazable: los páramos.
 
Detrás de la situación con Prados del Este se esconde un problema estructural que, de no discutirse, afectará el futuro de las ciudades de Colombia.
 
Orlando Rangel, uno de los más importantes estudiosos del tema en Colombia, afirma en un documento académico que “la región paramuna de Colombia es el área con mayor diversificación, del esqueleto vegetal en toda la extensión de la región biogeográfica desde Costa Rica hasta las estribaciones de la Cordillera Andina”, esto quiere decir que nuestro país es privilegiado por sus páramos.
 
“Los valores de riqueza y diversidad de la fauna son muy significativos en el concierto del sistema Andino al igual para el territorio colombiano”, explica el profesor Rangel.
 
Gracias a  los páramos, Colombia pudo decirle al mundo en la Cumbre de las Américas que es un país rico en biodiversidad.  Sin embargo, la falta de legislación práctica  y que no se tengan en cuenta los conceptos de la academia, para el cuidado y preservación de páramos, ponen en riesgo esta situación.
 
Dudas sobre lo que es un páramo
 
Un grupo de investigación del que hace parte el profesor Arellano se enteró que el nuevo mapa oficial que delimitará los páramos en Colombia utiliza la cota mínima de 3.200 metros como límite.
 
“Si esto es así, además de que se pierde una franja de interacción ecológica y funcional importantísima entre el páramo y el bosque altoandino, se desprotege en la ley a las regiones paramunas azonales, lo que abre un mundo de posibilidades de uso como la construcción y urbanización de estas importantes áreas, además de los usos ampliamente conocidos”, dijo Arellano a PUBLLIMETRO.  Caso que ya ocurrió en la Calera.
 
Aunque se ha hecho un gran esfuerzo y hoy Colombia tiene un atlas donde se define dónde están los páramos, aún no son claras muchas cosas.  La definición de la altura finalmente llevará a determinar usos que podrían afectar los recursos naturales.  Esto quiere decir que en lugares donde no se puede construir vivienda termine autorizándose.
 
“El problema es además de científico, de negligencia, de ordenamiento territorial, de oficialidad y de política ambiental porque desafortunadamente la Academia o los grupos de investigación que realmente trabajan estos temas, son excluidos de estos importantes procesos esenciales para el futuro del país”, explica Arellano.
 
 
Un condominio en una zona de páramo
 
El caso de Prados del Este solo muestra un ejemplo de lo que sucede en la Sabana.
 
Según el Instituto Humboldt, “tenemos conocimiento de diversas actividades mineras, agropecuarias, ocupación humana (viviendas rurales, urbanización e incluso áreas urbanas) dentro de las áreas de páramo, lo cual es una situación particularmente frecuente en páramos de Cundinamarca y Boyacá. Estimamos que al menos un 30% de los páramos tendrían algún tipo de transformación de origen antrópico, conforme a los límites del páramo identificados en el Atlas.  Una realidad que ya no se puede negar.
 
 
Para el profesor Arellano el problema que debe enfrentar la sociedad colombiana frente a sus páramos es mucho más complejo de lo que parece.
 
“En la búsqueda de un culpable, se podría decir que somos culpables toda la sociedad por ni construir unas reglas claras, por empobrecer intelectualmente la nación, por no evitar un crecimiento desproporcionado de la población y sus ciudades y por creer que toda regla se puede saltar.

El ejemplo de la constructora es uno más de la triste realidad en la que se encuentra sumido el estado”, le dijo a PUBLIMETRO el experto.

Camilo A. García
Camilo.garcia@publimetro.co

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo