Cuatro presidentes en tres años: ¿Se ‘descarrila’ Metro Cali con la salida de Orejuela?

El funcionario anunció su retiro una semana antes de que se abriera la licitación para incrementar la flota en 100 buses.

Por Lina Uribe

Con la renuncia de Nicolás Orejuela y el ascenso de Ingrid Ospina se completan cuatro nombres en la presidencia de Metro Cali durante la alcaldía de Maurice Armitage. Desde 1998, año al que se remontan los inicios de la empresa, ha habido 14 personas al mando sin contar las encargadas en las transiciones entre un presidente y otro.

De acuerdo con Orejuela, su salida obedeció a motivos personales y no a desencuentros o discusiones con el alcalde por la licitación pública de un centenar de buses que saldrá la próxima semana, como lo sugerían algunos rumores dentro de la misma administración municipal.

“Tengo la ventaja de haber conocido al alcalde desde el proceso electoral. Lo respeto y le agradezco la confianza que me dio para manejar temas tan complejos. Recibí una empresa al borde del colapso y no hubiera podido dejarla viable si no existiera un trabajo en equipo con una persona como Maurice Armitage. Me voy por motivos personales: acabo de ser papá y quiero dedicarme a mi familia”, comentó Orejuela.

Luego de dos años en cabeza de la entidad, al exfuncionario se le atribuyen logros como concretar una renegociación con los operadores del sistema y establecer un plan de salvamento que augura sostenibilidad gracias a diversas fuentes de financiación. Por estos avances, su salida resultó sorpresiva nueve meses antes de entregar su cargo con el cambio de alcaldía.

En contexto: Estos son los nuevos dineros que auxiliarán al MIO

Movimientos constantes

El ente gestor del MIO comenzó la actual administración municipal bajo el liderazgo de Armando Garrido Otoya, quien ingresó en marzo y renunció en diciembre de 2016. Hoy, el expresidente tiene investigaciones en curso en la Personería y en la Fiscalía por presuntas irregularidades en contratación.

Tras su salida, el entonces secretario de Infraestructura, Gustavo Jaramillo, asumió la presidencia de Metro Cali por tres meses hasta que el alcalde nombró a Nicolás Orejuela, que ya hacía parte de su gabinete como asesor de despacho. Con la salida de Nicolás, el cargo quedó en manos de la ingeniera Ingrid Ospina, quien estaba vinculada a la entidad como vicepresidenta ejecutiva.

“Pese a las críticas, Garrido logró que Metro Cali se independizara de los operadores y que no fuera una dependencia al servicio de estas empresas sino de la movilidad. Orejuela marcó un hito porque generó, por primera vez, una política clara con posibilidades de salvar el sistema. Este esquema se va a reproducir en otros sistemas de transporte masivo del país”, explicó el presidente del Concejo de Cali, Fernando Tamayo.

Sin embargo, varios analistas consultados por este medio coincidieron en que la frecuencia en los cambios de administración de una empresa como Metro Cali genera inestabilidad y puede, incluso, entorpecer algunos procesos.

“Es un tema complejo que merece ser mirado con lupa. En mi opinión, Nicolás Orejuela logró rescatar la confianza y su salida sorprende porque lo más acorde era concluir el proceso. Las rotaciones frecuentes desestabilizan el sistema, lo hieren y le hacen daño”, dijo el abogado Ricardo Cobo, exalcalde de Cali.

Lea también: Pasaje del MIO sube, pero sigue siendo el más barato de Colombia

¿Tiemblan las negociaciones?

Ante este panorama, Orejuela aseguró que su renuncia se dio en un momento en el que todos los cambios y acuerdos logrados iniciarán su etapa de implementación. Según sus cuentas, será a partir del segundo semestre de este año cuando los usuarios empezarán a sentir una mejora contundente.

“Entrego un sistema en la mejor etapa, que es la implementación de lo que hicimos. La nueva presidenta hizo parte de todo este proceso: lo ayudó a construir y siempre estuvo convencida de lo que hacíamos. No dudo de que será una pieza de garantía porque es una mujer capaz, preparada y honesta. Nuestra apuesta grande era el usuario y ella hará todo lo requerido para materializar los compromisos”, dijo Nicolás.

Entre los planes a corto plazo del MIO está recibir una flota de 26 buses eléctricos y 21 a gas, que consolidan la participación en el sistema de las empresas Celsia y Gases de Occidente. En temas jurídicos, Metro Cali continuará el pleito para que se anule un tribunal de arbitramento que le exige pagar $110 mil millones al operador GIT Masivo.

“Lo que hizo Nicolás está muy firme y su renuncia no perjudica el proceso. Todo sigue para adelante. En vez de perder, la ciudad va a seguir ganando”, acotó el exalcalde Cobo.

“Me hubiera gustado que Nicolás terminara lo que inició, pero siento tranquilidad porque Ingrid representa directamente la línea de la política que el alcalde está implementando con el tema del MIO. Hemos hecho una inversión política y económica fuertísima que no se va a perder”, puntualizó el presidente del Concejo de Cali.

Le recomendamos: Cinco buses del MIO son vandalizados cada día, según Metro Cali

Hablan los operadores

Para las empresas concesionarias del sistema de transporte masivo de la capital del Valle, la salida del presidente de Metro Cali no significa el fin del trabajo que el ente gestor del MIO estableció con ellas. A pesar de esto, existen dudas sobre el rumbo que pueda tomar la empresa con la nueva presidencia o con el cambio que se dará tras la llegada de la nueva alcaldía en el 2020.

“Nos tenemos que aferrar a los convenios firmados para que todo lo definido se cumpla, independientemente de quien esté gerenciando Metro Cali. Es una lucha constante que hace más difícil nuestra labor. Estamos acostumbrados a criticar, pero hay que ser sinceros y reconocer que Nicolás Orejuela hizo una gran gestión. Ha sido el presidente con mayor apertura al diálogo”, afirmó el vocero del operador ETM, Frank Mosquera.

El gerente del concesionario Unimetro S.A., Guillermo Ramírez, coincidió en que durante los últimos dos años se logró evitar el colapso del sistema y crear un modelo de sostenibilidad que representará un mejor servicio para los usuarios.

“Es importante garantizar la continuidad en la implementación de dicho modelo en las siguientes administraciones municipales. Revertir la crisis de más de 10 años es una tarea a largo plazo, para la que debe mantenerse el trabajo en equipo entre el Concejo de Cali, la Alcaldía, Metro Cali y los operadores. Solo así volveremos a enamorar a los caleños”, puntualizó Ramírez.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo