De bodegas de licor a Centro para la danza

En su primera fase, el proyecto tendrá una inversión de 11 mil millones de pesos.

Por Lina Uribe

El recinto que alguna vez funcionó como bodega de la Industria de Licores del Valle, que años más tarde se convirtió en la Registraduría Especial de Cali y qué después sirvió de sede para un fracasado proyecto que pretendía impulsar la cultura bajo el nombre de ‘Ciudad Salsa’ se convertirá, a partir del 2018, en el primer ‘Centro para la danza y la coreografía’ de Latinoamérica.

Gracias a un proyecto en el que participan la Gobernación del Valle del Cauca, el Ministerio de Cultura y la Alcaldía de Cali, en esta área de 32.219 m2 que equivale a cuatro canchas del Estado Olímpico Pascual Guerrero se pondrá en marcha una apuesta para fortalecer las manifestaciones artísticas que abundan en la región y que ya no giran únicamente en torno a la salsa.

Todo empezó cuando, a mediados del 2013, el presidente Juan Manuel Santos le prometió a Cali la construcción de un ‘Bailódromo’. Sin embargo, dicho proyecto fue descartado porque tenía un costo de 288 mil millones de pesos, cifra superior al presupuesto de inversión total del Ministerio de Cultura. Hoy, cuatro años después, ya salieron a licitación los diseños de este nuevo espacio y en el 2018 se culminará su primera fase.

“La gobernadora ha sido muy generosa con la región disponiendo el espacio de la Licorera del Valle para que ahí se desarrolle este gran Centro para la danza, es una gran noticia para el departamento. Cuando vimos que era inviable la propuesta del ‘Bailódromo’ empezamos a buscar alternativas que fueran viables financieramente, pero que tuvieran sentido para la ciudad y no fuera exclusivamente un lugar donde se hiciera un gran desfile. El alcalde de Cali también está entusiasmado con el proyecto y creemos que es posible vincular a Fontur”, dijo la ministra de Cultura, Mariana Garcés.

La construcción de la primera fase contará con 8 mil millones de pesos aportados por el Ministerio de Cultura, 3 mil millones de pesos que dará la Gobernación del Valle y un aporte de la Alcaldía de Cali que aún no se ha definido.

“Este proyecto es importante por dos cosas: primero, queremos ocupar la licorera, que ese ese espacio sirva como punto de renovación urbana; segundo, la Comuna 4 no tiene ningún tipo de escenario deportivo ni cultural, ahora vamos a poder darle la oportunidad de tener este ‘Centro para la danza y la coreografía’ que es muy importante para todo el país”, expresó la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro.

Un espacio necesario

Aunque aún no se ha presentado oficialmente el proyecto y no se tienen claros los detalles de su funcionamiento, miembros de la industria salsera y cultural de la ciudad están a la expectativa por lo que pueda resultar de esta gran apuesta, pues son conscientes de que Cali carece de espacios culturales en los que se puedan hacer públicos todos los procesos artísticos.

“Un ‘Centro para la danza y la coreografía’ en una ciudad donde el arte escénico que  más mueve gente es la danza resulta supremamente apropiado. No sé qué uso le vayan a dar y si las escuelas vayan a tener acceso a él, de todas maneras la idea es muy buena”, expresó Carlos Fernando Trujillo, presidente de la Asociación de Bailarines de Salsa de Cali, Asosalcali.

Cada vez que los bailarines desean hacer algo, asegura Trujillo, deben acudir a escenarios deportivos y esto no va muy acorde con una ciudad en la que la industria de la salsa crece a pasos enormes y en la que, además, muchos niños y  jóvenes ven el baile como una forma de ganarse la vida y recorrer el mundo llevando la cultura caleña.

“Que la ciudad tenga una dinámica donde la gente pueda estudiar, trabajar y presentar sus trabajos (de baile) le va a subir definitivamente el nivel. Esta propuesta del Centro para la danza es muy importante siempre y cuando, repito, todos tengamos acceso a él”, puntualizó el bailarín.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo