Hinchas del América de Cali podrían regresar al Pascual Guerrero

El permiso se logró gracias a que directivas del equipo presentaron un plan de seguridad.

Por Lina Uribe

Luego de un mes de acceso restringido al Estadio Olímpico Pascual Guerrero, el secretario de Seguridad y Justicia de Cali, Juan Pablo Paredes, en nombre de la administración municipal, anunció este jueves que el América de Cali tiene aprobación para ocupar las tribunas Oriental y Occidental durante el próximo encuentro deportivo, que podría ser un partido amistoso o el primer enfrentamiento como local en la Liga Águila.

La decisión de no permitir el ingreso de hinchas se había tomado debido a los desmanes que propiciaron los barristas durante el clásico del 24 de mayo, que dejó como resultado algunos daños en la infraestructura de la ciudad y un gran caos en las calles aledañas al estadio. Además de las sanciones impuestas por la Dimayor, el alcalde Maurice Armitage y la mesa de trabajo integrada por sus funcionarios ordenaron realizar encuentros a puerta cerrada mientras los clubes interesados no presentaran propuestas para fortalecer la seguridad del recinto.

Le puede interesar: "Primero está la ciudad que el fútbol": Alcalde de Cali

Atendiendo la orden del mandatario, el América de Cali presentó el pasado miércoles un plan de seguridad enfocado en el control del acceso y la seguridad dentro del estadio, que fue aprobado por las autoridades correspondientes y gracias al cual se les permitirá habilitar estas dos tribunas para que puedan recibir nuevamente a la hinchada.

“El América radicó su plan de seguridad entendiendo que es exclusivamente para las tribunas Oriental y Occidental, no aplica para Norte y Sur y por lo tanto estas tribunas se mantienen cerradas. Nosotros hicimos una revisión técnica y le emitimos un concepto favorable al señor alcalde para que él tomara la última decisión. La tomó en la madrugada de hoy y ya se la hicimos saber al club para que ellos hagan lo pertinente”, comentó Paredes.

Así será el refuerzo en la seguridad

En una primera instancia, el Pascual Guerrero tendrá un envallado de mayor altura que permitirá el control de multitudes de manera eficiente. La propuesta presentada por el club deportivo incluye una validación de la boletería para garantizar su legitimidad y una verificación de la identidad de todas las personas que deseen ingresar.

Para esto se les pedirá la cédula o tarjeta de identidad y se comparará con el portador de la misma. Más adelante se realizará una captura de información biométrica (identificación a través de la huella dactilar), antes de pasar por los equipos para pruebas de alcoholimetría con los que se les realizarán pruebas solamente a las personas que parezcan estar en estado de alicoramiento. Por último se realizarán pruebas de detección de metales para restringir el ingreso de armas blancas, armas de fuego o cualquier otro elemento que represente riesgo.

“Con la identificación biométrica estamos terminando el anonimato, sabemos quién está entrando al estadio el 100% de las veces. El proceso va a estar acompañado de la policía judicial, de modo que la invitación es que podamos volver al fútbol de manera pacífica, a convivir allá adentro en una celebración y que la ciudad entienda que ya nos llegó la oportunidad de vivir el fútbol en paz”, agregó Paredes.

La concurrida tribuna que aún no ve la luz

Con respecto a la tribuna Sur, ocupada en su mayoría por la barra brava del Barón Rojo, se mantendrá la sanción puesta por la Dimayor y la que ordenó el alcalde por los malos comportamientos.

“Esta tribuna permanecerá cerrada hasta que el proceso de ganar nuevamente la confianza en las medidas de seguridad y el buen comportamiento se siga construyendo. La filosofía que hemos adoptado y discutido en detalle con el América de Cali es que vamos a ir un partido a la vez, construyendo confianza hasta que podamos tener el estadio nuevamente con familias, con gente disfrutando del fútbol”, aseguró el secretario.

Por ahora, el permiso para ingresar hinchas a las tribunas del Pascual Guerrero le ha sido otorgado únicamente al América de Cali. Los demás equipos interesados en utilizar las instalaciones de la unidad deportiva deberán presentar sus propuestas de seguridad para que la administración municipal las evalúe y les dé la aprobación.

Otros empresarios que deseen utilizar el estadio para realizar eventos como conciertos también deberán pasar propuestas a la Alcaldía en las que especifiquen cuáles serán los planes para garantizar la seguridad de los asistentes y de toda la ciudadanía.

“No tenemos ningún acercamiento de otros equipos, de modo que tal como lo anunció el alcalde en el mes de mayo, la restricción de ingreso se mantienen hasta que cualquier equipo que esté interesado en el uso del estadio haga una propuesta de seguridad que le dé las garantías a la ciudad. Para cualquier otro evento seremos muy estrictos también con las garantías de seguridad que nos debe dar el organizador”, puntualizó Paredes.


Según el calendario de la Dimayor, el primer partido de la Liga Aguila II 2017 en el que América de Cali jugará como local será el próximo 16 de julio, con Tolima como rival.


 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo