32 pandilleros entregaron sus armas para hacer trabajo ambiental

El acto se realizó este viernes en el barrio Terrón Colorado.

Por Lina Uribe

Gracias al programa para jóvenes vulnerables de la Alcaldía de Cali, que se realiza a través de los colectivos creados para recuperar a los jóvenes de los Territorios de Inclusión y Oportunidades (TIO), 32 hombres y mujeres que pertenecían a pandillas de los barrios Terrón Colorado, El Realengo, La Estatua y otros sectores de la Comuna 1 entregaron sus armas a cambio de contratos para trabajar con el Dagma.

Esta labor se realizó con el apoyo de organizaciones comunitarias que se unieron para atacar los factores de riesgo de manera global y no quedar limitados únicamente a la generación de empleo, lo que garantiza la continuidad y propósito en las comunas beneficiadas.


En la ciudad, un total de 2200 jóvenes en condiciones de vulnerabilidad serán parte de este proceso de resocialización y oportunidades laborales. "El programa ya está listo. Los jóvenes ya están listos y comprometidos. Los $5.500 millones que cuesta la vinculación están apropiados en la Secretaría de Seguridad y Justicia. Es hora de empezar", dijo Alberto Concha, coordinador del programa Colectivos.

LE PUEDE INTERESAR: ¡Buenas noticias! Cali alcanza el número más bajo de homicidios durante los últimos 25 años.

"Todos tenemos segundas oportunidades en la vida. Estamos muy contentos de ver que estos muchachos están creyendo de nuevo, no tenemos que matarnos para vivir", comentó el alcalde de Cali, Maurice Armitage, quien estuvo presente este viernes en la entrega de armas y les dio la bienvenida a los jóvenes que ahora iniciarán una vida lejos de la violencia.

Los expandilleros que de ahora en adelante serán parte de los gestores de Paz del Dagma desempeñarán labores como recolección de caracol africano y de hormigas arrieras, limpieza de ríos, educación ambiental, entre otras.

"Cuando no hay nada qué hacer, uno se dedica a delinquir. Ahora estoy trabajando con el Dagma en la recolección de hormigas arrieras y mi sueño es tener un estudio de grabación en la comuna para cambiarle la mentalidad a muchos jóvenes que están metidos pandillas", dijo Jhonatan Moreno, expandillero y de 23 años.

El general Hugo Casas, comandante de la Policía Metropolitana de Cali, se mostró muy contento ante la decisión de los jóvenes de entregar sus armas y ponerle fin a sus vidas en las pandillas. "Yo llevo 30 años en la Policía Nacional y este es uno de los momentos en los que más emoción he llegado a sentir. Quiero que ustedes, muchachos, se sientan muy orgullosos de lo que están haciendo porque están uniéndose a un programa que les va a brindar una nueva forma de ver la vida", puntualizó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo