Aurora Record Store, la tienda de vinilos que está en boca de los amantes de la música en Cali

En Granada, uno de los sectores turísticos y gastronómicos de mayor actividad en Cali, un romántico le apuesta a mantener vivo, más allá de la moda, el romance con el acetato. La historia.

Por HEINAR ORTIZ CORTÉS
“La tienda está enfocada mucho al gusto personal, pero cada vez tratamos de ser más incluyentes. Manejamos pastas de géneros como salsa, cumbia, jazz, latin jazz, funk, disco, soul, house, techno y rock. Son nuestros principales enfoques”. ANDRÉS MACÍAS, AURORA RÉCORDS.

La música no es simplemente la mezcla de muchas armonías con un ritmo y en un determinado tempo. No. La música es un legado que encierra un sinnúmero de historias por contar, de relatos mágicos de cómo se elaboró ese sonido y de aquellos que lo crearon.

Esto lo que cree Andrés Macías, socio fundador y gestor de Aurora Record Store, la tienda de vinilos que está en boca de los círculos de melómanos y los coleccionistas de Cali, debido a su versatilidad y su novedosa propuesta.

La capital vallecaucana es quizá la primera o segunda ciudad de Colombia donde más ‘pastas’ se coleccionan, donde más vinilos atesoran los amantes de la buena música, dice Andrés.

“Si hay ciudades en el mundo donde se puedan encontrar acetatos que puedan contar la historia de la ciudad, es acá en Cali. Acá se desarrolló y llegó mucha música; cumbia, autóctona, salsa. En Cali están cerca del 60% de los melómanos de salsa del país. También hay mucho rock y funk, que también tuvo que ver mucho con el desarrollo de la ciudad. La idea es poder contar y tener parte de esa historia en la tienda”, dice Macías.

LEA TAMBIÉN: Alto Volumen’, la banda del Distrito de Aguablanca que ya hizo gira por México

El gestor de Aurora, quien además se reconoce a sí mismo como melómanos –tienen más de 60 pastas que no están a la venta bajo ninguna circunstancia—, heredó esta pasión del vinilo por dos de sus tíos, quienes coleccionan ‘pastas’ de rock.

“Con el nuevo auge que han tomado los tornamesas y los vinilos gracias a la moda ‘hipster’, lo vintage de nuevo a colación, se abrió una ventana que decidimos tomar. Las ‘pastas’ son un formato único y muy bonito”, cuenta Andrés.

La tienda abrió sus puertas en una casa grande del atractivo sector de Granada, norte de Cali, hace un año y cuatro meses. Es una construcción de tres pisos, donde hay un restaurante que ofrece comida “bien elaborada pero casual”, un bar donde hacen fiestas electrónicas y la esquina del sótano donde se exhiben las ‘joyas’ de acetato.

“La tienda está enfocada mucho al gusto personal, pero cada vez tratamos de ser más incluyentes. Manejamos pastas de géneros como salsa, cumbia, jazz, latin jazz, funk, disco, soul, house, techno y rock. Son nuestros principales enfoques”, señala Macías.

LEA TAMBIÉN: Salsa al Parque, el masivo evento con el que los caleños gozan en el espacio público

Cuando inició, Aurora Record Store no tenía más de 400 discos en su oferta. Pero de a poco, con el ‘voz a voz’ de los exigentes compradores caleños, el mercado los fue acogiendo, hasta el punto que solo en diciembre pasado vendieron unos 100 acetatos de salsa.

“La tienda se trata de manejar a pequeña escala, pues tener muchos discos es tener mucha plata quieta que no sabes cuándo vas a recuperar. Además, el espacio también es un problema cuando son vinilos. Hoy en día tenemos unos 850 y hemos vendido unos 350 discos desde que abrimos”, recalca el gestor de la tienda.

Crecer a cuentagotas no ha sido fácil. Amasar una colección de discos es mucho más costoso que pagar un año de Spotify, comprar un álbum en iTunes o escuchar una playlist de Youtube por streaming.

En Aurora Récords hay vinilos desde $13000 hasta $250000, que es lo que cuestan los más caros. “Son discos prensados con pocas copias y en el lugar de origen de la banda. El precio varía de acuerdo a la exclusividad del disco”, explica Macías.

LEA TAMBIÉN: Así es el Museo de la Salsa, el lugar que cuenta la historia fotográfica del género en Cali

Las tres ‘joyas’ que tienen en su tienda son el Morrison Hotel y el The Best of de la banda The Doors y el Final Cut de Pink Foyd. Los tres son discos americanos en perfecto estado y son primera o segunda edición.

También hay acetatos de Jimi Hendrix, Black Keys y Earth, Wind & Fire, tornamesas, camisetas de agrupaciones y los más recientes trabajos musicales de bandas caleñas de la escena de rock local como Electric Sasquatch y Estación Estelar.

“La idea como tienda es tener un stock y tratar de que sea lo más calidoso y amplio posible, para ir creciendo. Pero también tenemos un wish list donde nos escribes y generamos una búsqueda, te cotizamos en cuánto podemos ponerte el disco acá y si sí se concreta, hay un anticipo y se genera la compra”, manifiesta Andrés.

El de coleccionar vinilos puede ser un hobbie costoso y difícil de llevar. No obstante, explica, cada vez se ha hecho más simple la manera y los equipos para escuchar música análoga desde un acetato.

LE PUEDE INTERESAR: Tikal, la productora que construye cine (y paz) en el Distrito de Aguablanca y Siloé

“Han salido tornamesas portátiles de auto-reproducción, que vienen con parlantes, son recargables, reciben USB y hasta digitalizan la música. Además no son tan caros, se encuentran desde $350.000 hasta $1’500.000. Te puedes hacer a uno de estos aparatos fácilmente. Son casi que plug and play. Es algo que se ha vuelto hasta objeto decorativo en las casas”, dice el gestor de la tienda.

Macías estima que en Cali hay por lo menos seis tiendas dedicadas a la comercialización de música en ‘pasta’. No obstante, la gran mayoría quedan en el centro de la ciudad y solo ofrecen discos de géneros musicales afrocaribeños, tan enquistados en la memoria cultural de los caleños que pueden hacer que el resto de sonidos desaparezcan o se ignoren. Aurora Récords sobresale ahí, como la única tienda donde se pueden conseguir acetatos de rock o subgéneros de la electrónica.

“La música es atemporal y cada pasta cuenta una historia. Porque la pasta es una manera diferente de dejar un legado musical. Cuando tú compartes música estás dejando un legado, hay diferentes formas de hacerlo y darle un valor más especial a eso. El vinilo es eso, una cosa muy romántica; te remonta a carátulas, olores, sensaciones, te remonta al arte de las pastas, a identidad”, sentencia Andrés.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo