La revolución de la comida sobre ruedas: los ‘foodtrucks’ se tomaron Cali

Dándole un nuevo aire a parques muchas veces olvidados, unos 30 negocios de comida sobre ruedas están cambiando el panorama de los restaurantes en Cali. Crónica.

Por HEINAR ORTIZ CORTÉS
SOBRE LOS ‘FOODTRUCKS’
30

restaurantes rodantes se juntaron para conformar Asofoodtruck, la agremiación de este tipo de negocios en Cali.

“Lo que queremos es que Cali sea pionera en Colombia en este tipo de actividad. Si bien es cierto, en otras ciudades hay más carros trabajando en la calle, en ninguna parte de Colombia están organizados como gremio”. RODOLDO DOMÍNGUEZ, VICEPRESIDENTE DE ASOFOODTRUCK.

Cuando cae el sol detrás de los Farallones y el viento del Pacífico comienza a mover las hojas de los guayacanes y los gualandayes, ahí, en los parques de Cali, ocurre la magia. Pintorescos carros se parquean contiguo a las zonas verdes, abren compuertas, prenden fogones y los deliciosos aromas de la buena comida se esparcen por el lugar.

La escena se está volviendo cada vez más frecuente. En la capital del Valle del Cauca, donde la gastronomía ocupa un lugar privilegiado entre aquellas cosas que nos hace felices a los caleños, aquello que nos identifica, una nueva revolución culinaria anda sobre ruedas.

Se trata de la revolución de los ‘foodtruck’, esos vehículos o vagones acondicionados para funcionar como restaurantes itinerantes que se han convertido en la nueva alternativa de negocio de decenas de emprendedores y restauranteros, que han decidido salir a buscar nuevos comensales con nuevos sabores.

LEA TAMBIÉN: ¿Cuáles son los mejores restaurantes de Cali? Estos son los nominados a los premios La Barra

En el barrio Ciudad Capri, en el sur de Cali, un llamativo tráiler pintado de verde, con una iguana multicolor y pequeñas luces que adornan su entorno, llena de vida el costado suroccidental del parque. Se trata de Kutumy Foodtruck, un restaurante sobre ruedas que pese a llevar poco tiempo en el mercado, ya se ha ganado un lugar entre los amantes de las hamburguesas.

Los fines de semana, la gente de Kutumy se estaciona junto al parque de Capri, tiende algunos manteles en el suelo y pone música que un DJ ‘pincha’ en vivo. Los comensales empiezan a llegar y las hamburguesas, los choripanes y los wrap artesanales toman vuelo hasta la boca de los clientes.

Detrás de Kutumy está Rodolfo ‘Roro’ Domínguez, quien es el propietario, chef y hasta el aseador de Kutumy. Claro, cuenta él, quien lleva más de 15 años metido en el negocio de los restaurantes, que con los ‘foodtrucks’ la dinámica es totalmente diferente a la que se lleva en cualquier otro negocio tradicional de alimentos.

“Yo me cansé de estar quieto, en el mismo espacio. Lo que quería era romper esa monotonía de estar en el mismo sitio abriendo el mismo local por años. Eso me motivó a salir. Es claro que los costos son menores, pero es claro también que el que quiera montar un negocio como este tiene que untarse. Cuando tenés un restaurante en un local, tenés quien te haga el aseo, quién organice los platos y quién te reciba la plata. Acá es Rodolfo el que abre, Rodolfo el que organiza, Rodolfo el que limpia, Rodolfo el que cocina, todo. Ese es el formato”, explica.

LE PUEDE INTERESAR: ¿Helado de chontaduro? Así es ‘Lengua de mariposa’, la heladería que sabe a Cali

Algo similar ocurre con la gente de The Capital, un ‘foodtruck’ de perros calientes artesanales y con sabores gourmet de todo el mundo, acondicionado sobre una motocarro Piaggio, que se puede encontrar entre el parque de Colseguros y el parque de El Ingenio.

Fabián Pérez, uno de los dueños de The Capital, asegura que pese a que llevan mes y medio funcionando, la acogida de su propuesta ha sido muy positiva. “Los clientes hay que irlos a buscar, es más fácil que ellos vayan a tu sitio nuevo”, asegura.

“Nos demoramos ocho meses planeando y montando todo. Empezamos primero con el concepto, haciendo pruebas del producto. Invertimos unos $36 millones. Ustedes la ven bonita, pero nosotros compramos la Piaggio destartalada y le hicimos todos los ajustes para tenerla funcionando. El diseño fue basado en los ‘foodtrailers’ de Italia, tuvimos que hacer una nevera a medida, y la parte de la cocina; con freidores, hornos y los depósitos de desechos líquidos y sólidos, se mandó a hacer a medida. El techo sube. Nos han dicho que es una especie de carro ‘transformer’”, dice Pérez.

Como Kutumy y The Capital, son unos 30 ‘foodtrucks’ los que están recorriendo las calles de Cali en la actualidad, buscando comensales ávidos de nuevas experiencias para el paladar, llevando vida a los parques, muchas veces olvidados por la Administración Municipal y mal adoptados por consumidores de drogas o amigos de lo ajeno.

VEA TAMBIÉN: Las cinco mejores hamburguesas de Cali

Negocios rodantes de jugos, de sánduches, de comida mexicana, de waffles, de pizza, entre otros, se organizaron en la Asociación de Foodtrucks de Cali (Asofoodtruck), con el fin de iniciar un canal de comunicación entre ellos y con la Alcaldía.

“En este momento sí estamos en una problemática y es que nuestra actividad económica no está legislada. Estamos en un limbo jurídico; no estamos haciendo una actividad prohibida, pero tampoco está permitida. Ya hemos establecido estándares de calidad entre los mismos ‘foodtrucks’ y queremos que la Alcaldía comience el proceso para que nos regulen y nos legalicen”, dijo ‘Roro’ Domínguez, quien además de su labor en Kutumy, es el vicepresidente de   Asofoodtruck.

Los restaurantes itinerantes asociados cumplen con las normas de salubridad y manipulación de alimentos adecuadas, asegura Domínguez. “Todos los ‘foodtrucks’ tienen agua, lavaplatos, un depósito de residuos sólidos (tanto adentro como afuera del carro), tienen que tener un depósito de residuos líquidos que sea lavable, un depósito de agua, tienen que tener la comida refrigerada. También debe haber una responsabilidad que el negocio esté constituido legalmente”, explica.

  Y el tema va un poco más allá. Según ‘Roro’, no se trata solo de una nueva alternativa de negocio que se está incubando en Cali, sino que también es una apuesta por rescatar lugares olvidados frente a la vista de todos, frente a los guayacanes y gualandayes.

“Lo que está pasando ahorita con Kutumy es muy   bonito. Nosotros no tenemos como estrategia ir a hacernos donde va todo el mundo, no. Lo que buscamos es llevar a la gente a parques distintos, que son bellos y que están llenos de árboles. Que tienen cosas bonitas para mostrar. La idea es que las familias se apropien de nuevo de los parques. Llevar comida, una propuesta visual y gastronómica para que las personas vuelvan a disfrutar del espacio público”, concluye.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo