Bajan los hurtos y los homicidios, pero ¿se sienten más seguros los caleños?

Pese a los esfuerzos de las autoridades de Cali, que han logrado reducir con creces los hurtos y los homicidios en la ciudad, los sucesos que ocurren a diario en las calles mantienen la opinión pública divida. Hablan expertos.

Por HEINAR ORTIZ CORTÉS

Tres hombres armados y con barbas postizas ingresan a una sede bancaria del norte de Cali. Sorprenden a los trabajadores y a los usuarios y en menos de un minuto hurtan una cantidad indeterminada de dinero de las taquillas y de los mismos clientes. Afuera, tres hombres más los esperaban en motos y logran huir.

En el suroriente, en el barrio República de Israel, mientras todo el mundo dormía, un hombre de 19 años aprovecha que un habitante de la calle está pernoctando y lo acribilla de un disparo en la cabeza. El brutal hecho queda grabado en una cámara de seguridad de un local y causa estupor en Cali.

En la esquina de la Autopista con Carrera 38, en el sur de la ciudad, un reconocido periodista es abordado por dos hombres que se movilizan en una moto y le roban el reloj, el celular y la billetera. El hecho ocurre a plena luz del día y ante la mirada resignada de varias personas que pasan cerca.

Le podría interesar: En video queda registrado asesinato de habitante de la calle de Cali

Estas son escenas reales que han ocurrido en los últimos días en Cali, una ciudad donde las autoridades han logrado trabajar de manera conjunta para mejorar los indicadores de seguridad, pero que pese a ello, según expertos, sigue siendo “la más insegura de Colombia”.

Por lo menos así lo asegura Jesús Darío González, director del Observatorio Social de la Arquidiócesis de Cali, quien aunque aceptó que indicadores como el de muertes violentas ha bajado, la percepción de inseguridad sigue alta porque “el riesgo en las calles es real”.

“Esta sigue siendo la ciudad más violenta de Colombia de los últimos 20 años. La percepción no es solo percepción, en Cali hay posibilidades reales de que te mueras: el robo de celulares, el robo de vehículos, atentados contra la propiedad, las pandillas”, dijo.

Quizá quiera leer: Las prioridades de Maurice Armitage una vez se posesione como Alcalde de Cali

González agregó que a pesar del aumento de cámaras de seguridad (a final de año serán 754) y de miembros de la policía en Cali, la sensación de inseguridad y el miedo con el que los caleños salen a la calle se debe a una falta de trabajo con las comunidades y a la ineficiencia de la rama judicial a la hora de proceder con los criminales.

“Las instituciones están ocupadas contando los muertos, haciendo reseñas de lo que pasa en atentados contra la vida, pero las denuncias son muchas, sobrepasan la capacidad de las autoridades, además que la política carcelaria es muy limitada y la prevención es poca”, explicó el experto.

Laura Lugo, secretaria de Gobierno de Cali, se mostró en desacuerdo con las declaraciones de González, asegurando que “la percepción es personal, no generalizada” y que sí se está trabajando con las comunidades.

“Estamos interviniendo jóvenes de alto riesgo mediante un proyecto que se llama Colectivos, con el que hemos impactado en ocho comunas de la ciudad. Hemos dado atención de 3510 jóvenes, ayudando a que vuelvan al colegio, a que hagan deporte y a que creen unidades de negocio, y se alejen del crimen”, señaló la funcionaria.

También podría interesarle: “Tenemos que creer en Cali y dejar de autodestruirnos”: Alcalde electo Maurice Armitage

Lugo, además, resaltó la desarticulación de 62 bandas criminales, gracias al trabajo mancomunado que efectúa la Administración Municipal, la Policía Metropolitana de Cali, la Fiscalía, la Sijín, el Gaula, entre otras entidades.

En efecto, según cifras de la Secretaría de Gobierno de Cali, desde el 1 de enero hasta el 31 de octubre del presente año en Cali se registraron 1114 muertes violentas, 159 menos que en el mismo lapso de tiempo en 2014, lo que significa una reducción del 12 %.

Con la tendencia descendente que hay en la actualidad, lo más probable es que en Cali, a final de este año, sean muchas menos las muertes violentas que las que se contabilizaron en 2014, cuando los homicidios llegaron hasta 1557.

Sin embargo, Mauricio Vásquez, coordinador del programa ‘Cali Cómo Vamos’, indicó que “pese a que la tasa de muertes se ha reducido de 82 a 66 por cada 100 mil habitantes, fruto de los esfuerzos de la Administración, la media nacional de homicidios es de 27 por cada 100 mil habitantes”.

También podría leer: Capturan violador en serie de Cali, ‘el Monstruo de la Motocicleta’

Otro tema que genera preocupación en la ciudad es el de los robos. De hecho, dice Vásquez, el hurto callejero, “que es el que mayor impacto causa en la gente, ha sido el de mayor dificultad para disminuir”. Según el informe de ‘Cali Cómo Vamos’ se ha reducido solo un 1 %.

El mismo informe indica que también han disminuido el hurto a residencias (-20 %), a vehículos (-3 %), al comercio (-16 %) e incluso los casos de lesiones personales (-11 %). Sin embargo, según la Encuesta de Percepción Ciudadana de la misma organización, en 2014 la sensación de inseguridad aumentó un 10 % con respecto al año anterior.

Si los indicadores de inseguridad en la ciudad van a la baja, ¿por qué sigue habiendo en la opinión pública la sensación de que Cali es cada vez más peligrosa? Los expertos tienen una explicación al respecto.

“La percepción corresponde a una realidad de la gente. Durante esta Alcaldía la seguridad ha estado centrada en una concepción de lo policial; al aumento de cuadrantes, poner más cámaras, más hombres, pero ha faltado abordar el tema desde la seguridad humana y la convivencia. El tema de trabajar la confianza de la gente es necesario para construir entornos de convivencia”, dijo el Director del Observatorio Social de la Arquidiócesis de Cali.

Vásquez dijo por su parte que “pese a los avances, la percepción de inseguridad es justificada. Las falencias del aparato judicial y la normatividad actual en cuanto a las medidas de aseguramiento y encarcelamiento son parte del problema. Y esto influye en la percepción de impunidad, que afecta a su vez la sensación de seguridad”.

A su turno, la secretaria Lugo manifestó que “no es que verdad” que exista percepción de inseguridad en Cali. “Hemos invertido mucho para que la percepción de la gente sea de seguridad y la gente lo está sintiendo. El trabajo lo estamos haciendo bien. Queremos invitar a la comunidad a que denuncie los casos. Hoy en día vemos que la gente no tiene temor de denunciar. Hay mucha privacidad para que la gente lo haga”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo