“Tenemos que creer en Cali y dejar de autodestruirnos”: Alcalde electo Maurice Armitage

El empresario y filántropo que resultó elegido el pasado domingo como el próximo mandatario de los caleños para el periodo 2016-2019 habló con Publimetro y aseguró que le “angustia” no poder cumplirle a sus electores. Quiere ser el mejor burgomaestre de la historia de la ciudad.

Por HEINAR ORTIZ CORTÉS
ARMITAGE ÍNTIMO

¿Qué hace Maurice Armitage en sus tiempos libres? ¿Cuáles son sus ‘hobbies’?

Trato de andar en moto. Ojalá pueda tener los domingos para ir en moto a Popayán, a Buenaventura, a Manizales, a Calima. Tengo tres motos y toda la vida he sido motociclista.

Supongo que entonces por eso quiere quitar la prohibición al parrillero hombre en Cali…

No, no, la moto es un vehículo de trabajo y es un vehículo familiar. Ustedes los periodistas, todos, dicen que Cali no tiene movilidad, entonces hay que quitarle las restricciones a las motos.

Alcalde, ¿América o Cali?

América. Ahorita vamos a salir de la B. Vea, cambiamos de Alcalde y cambiamos de categoría. Espere y verá.

¿Qué música le gusta?

La verdad es que soy un analfabeta musical. Me gusta la música suave. Baladas, boleros. No me gusta mucho la música ‘trance’. Me gusta mucho bailar, como buen caleño.

Comida favorita…

Diría que me gusta toda la comida. Me gusta el ACPM: “Arroz, Carne, Papa y Maduro”.

Me han contado que es sagrada una combinación que come a diario como a las 5:00 p.m…

Ah, sí. No hay cosa más buena que una gaseosa con un pan de 200, bien calientico.

¿Cómo es Maurice, el abuelito?

Ese es el mejor invento que nos ha dado la humanidad: los nietos. Disfruto mucho con ellos, llevo cinco años acompañándolos a coger el bus. Ahora con esta Alcaldía ya no los voy a poder acompañar. Yo creo que uno en la vida tiene tiempo para todo, yo soy muy azaroso y el tiempo me rinde. Entonces debo encontrar los espacios para seguir estando con ellos.

¿Por qué un hombre como usted, un empresario exitoso, querido por sus empleados y su familia, a los 70 años se lanza a la Alcaldía?

Primero,   porque Cali me ha dado todo. De Cali he recibido todo. Y todos tenemos la obligación moral de que si tenemos que servir a la ciudad, lo hagamos. Yo creo que esto lo he hecho más por dar un ejemplo a la juventud y también a la gente de mi edad, de que todos tenemos que trabajar por la comunidad, que no podemos ser indiferentes. Yo no sé si voy a ser el mejor alcalde, pero voy a tratar de ser un buen alcalde. En el fondo, lo que a uno lo motiva es que Cali es la ciudad donde nacimos, la ciudad que queremos, la ciudad que tenemos que sacar adelante y esa es parte de la decisión. Y por otro lado, se cumple el adagio que “un bobo careado mata a la mamá”. A mí me carearon y me dijeron “usted puede ser alcalde”. Yo dije “bueno, nunca lo he intentado, lo voy a intentar”. Y bueno, salimos adelante. Tuvimos una excelente votación, un mandato muy claro y eso nos compromete todos los días más. La verdad, parte de la angustia que tengo es que no puedo fallar como alcalde.

¿Qué tiene que cambiar en la ciudad para que Cali sea la metrópoli de vanguardia que todos los expertos dicen que puede ser?

Se necesita un cambio de mentalidad, y ahí vamos a hablar claro. Queremos imprimirle mucha cultura ciudadana a Cali. Mucha es mucha. Yo vivo convencido que Cali lo podemos arreglar en la medida que los caleños estemos dispuestos a cambiar de actitud. Tenemos que volvernos conciliadores, entendernos en todo. Entendernos entre el empleador y el empleado, tenemos que entendernos entre el que tiene y el que no tiene. Tenemos que entendernos entre el que va en carro y el de la moto. Tenemos que entendernos con la seguridad, con las oportunidades, con la movilidad. Todo esto es parte de una condición humana. Cali puede tener miles de problemas, pero Cali es una ciudad amable, con muchas posibilidades. ¿Qué es lo que pasa? Nos falta energía positiva y tenemos que dejar de flagelarnos entre nosotros mismos. Tenemos que creer en nuestra ciudad y dejar la costumbre de autodestruirnos.

¿Cómo le fue en el inicio del empalme con el alcalde Rodrigo Guerrero? ¿Cómo recibe la ciudad y en qué debe trabajar para mejorar?

Le tengo que decir con mucha satisfacción y con las felicitaciones al doctor Guerrero, que recibimos una ciudad ordenada en términos administrativos y fiscales. Las dependencias del Municipio han cambiado, se les ve de forma distinta. ¿Qué tenemos que hacer? Ponerle energía positiva, nombrar buenos funcionarios y tratar de despolitizar Emcali, es una mala conducta que tenemos que erradicar. Tenemos que acabar con las malas costumbres políticas que hay en Cali.

Quizá le interese: ¿Cuántos recursos para invertir recibirá Maurice Armitage de la Alcaldía de Guerrero?

Las elecciones se planteaban para ser reñidas, según las encuestas de la última semana. ¿Pensó en algún momento que podría perder? ¿Qué hubiese hecho sin no hubiera ganado?

Si hubiese perdido, estaría tranquilo, haciendo lo que he hecho toda mi vida. La verdad es que hicimos un esfuerzo grande, pero cuando uno se mete a algo es porque va a ganar. Yo en las cosas que me he metido en la vida siempre he triunfado. Esto es una muestra de eso. Hicimos una campaña bonita, la gente nos ayudó y creyó en nosotros y el gran compromiso, que es también el gran lío, es que no los puedo defraudar.

Hay un tema que ha causado mucha controversia en Cali y es el de la movilidad en el sur, en la comuna 22 y la zona universitaria. ¿Qué va a hacer Armitage para solucionar esto?

El tema de la movilidad en el sur ya se está comenzando a arreglar. Ya tenemos planeado hacer la ampliación de la Avenida Ciudad de Cali desde la Carrera 50 hasta el cruce para Pance. Eso ayudaría mucho a descongestionar las otras vías. También vamos a buscar ampliar un carril más la vía Panamericana, en terrenos que son de la Nación. Vamos a ir a Bogotá a hablar a ver si se puede. Se está evaluando también un paso elevado o un hundimiento en la Calle 16 con Carrera 100 y en la Calle 13 con Carrera 100. Lo que pasa es que el tema de la movilidad los que lo han agravado son los medios. Acá en Colombia se está acabando la guerra, entonces la prensa se queda sin qué hablar. Y ahí le dan al tema de los trancones del sur. No vaya a quitar esto, póngalo en la entrevista.

También podría leer: Maurice Armitage celebra: así fue la ‘fiesta’ del nuevo Alcalde de Cali

Alcalde, ¿es verdad que tiene planeado quitar el Pico y Placa y la Ley Zanahoria? ¿Cómo es eso?

Sí, la idea es que en un año podamos ser la primera ciudad grande de Colombia que no necesita Pico y Placa. ¿Qué es lo que pasa? La gente se compra dos y tres carros para poder andar cuando no pueda con el primer carro. Eso hay que vencerlo. La Ley Zanahoria también la vamos a quitar, yo creo que para el segundo fin de semana de enero de 2016. Hay mucha gente que vive de los negocios de la noche. La idea es que los empresarios, los comerciantes, los meseros, los porteros, los guachimanes, que todo el mundo tenga más trabajo.

A usted le dieron muy duro durante la campaña por una propuesta que hizo sobre hacer un día sin agua. ¿La idea sigue en pie?

Claro, es que mire. Ojalá no se siga yendo el agua, porque parece que día sin agua son todos. Pero yo lo que estoy aspirando es a que el día sin agua sea algo cultural. Mire, cuando uno pierde la libertad, uno aprecia lo que es. Cuando uno pierde la salud, aprecia la salud. Cuando los caleños pierdan el agua van a apreciar lo que es y van a cuidar los ríos.

Los animalistas le critican al alcalde Guerrero que no haya prohibido las corridas y que no haya hecho el albergue municipal. ¿Qué piensa usted de estos dos temas? ¿Le gustan las corridas? ¿Habrá albergue en su mandato?

Le quiero decir con toda sinceridad algo que ya le he dicho a los animalistas: los toros generan ingresos. Mucha gente vive de eso. En diciembre usted quita los toros y pone a aguantar hambre a un poco de gente. Entonces, que los animalistas bajen la presión. Yo estoy de acuerdo en que tenemos que cuidar los animales, que tenemos que respetarlos, pero no lleguemos a ese extremo de pensar que no vamos a poder comer carne porque matamos las vacas o que no vamos a poder comer pollo porque matamos los pollos. ¿Ahorita entonces vamos a quitarle el empleo a mucha gente, porque a algunos no les gustan los toros? No. Estoy de acuerdo en que se haga un debate, pero yo soy aficionado a los toros, me gustan los toros, de manera que eso debo decirlo. El albergue de animales hay que hacerlo, tenemos que empezar por esterilizar a muchos animales. Tenemos que empezar a controlar eso.

¿Qué mensaje tiene para aquellos que no votaron por usted? ¿Qué pueden esperar ellos de usted?

La gente que no votó por mí son caleños y yo gobernaré para el 100% de Cali. Así que serán bienvenidos en mi gobierno todos, nunca he vivido cargado de resentimientos ni retaliaciones. Si les perdoné a mis secuestradores lo que hicieron, ¿cómo no voy a perdonar a los que no votaron por mí? Imagínese. Eso no tiene problema. Vamos a gobernar para todos.

¿Cómo quiere que lo recuerde la gente después de sus cuatro años de Alcaldía?

Como el mejor alcalde social de la ciudad, como el que más se preocupó por la gente de abajo.

Le podría interesar: “Le devolvimos la autotestima a Cali”: Rodrigo Guerrero

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo