Perros anticolados saldrán de TransMileno, pero su jubilación es incierta

En el Concejo de Bogotá le apuntan al desmonte progresivo del uso de perros en actividades de seguridad y vigilancia.

Por Ginna R. Sánchez

La alcaldesa Claudia López aseguró que el próximo 11 de febrero serán retirados los 108 perros de vigilancia y anticolados que hacen presencia en TransMilenio.

Estos animales cuentan con entrenamiento especializado en defensa controlada y en detección de substancias explosivas, sin embargo, su labor en portales y estaciones se centra en disuadir a los ciudadanos para que no cometan infracciones, como es el caso de quienes ingresan sin pagar el pasaje.

“El 11 de febrero retiramos los 108 perros de vigilancia y anticolados que hay en el sistema. No puede ser que los animalitos tengan que sacrificar su vida y su salud para enseñarle a un ser humano que se debe comportar como un ser humano”, detalló la mandataria.

Adicionalmente, comentó que le dolería en el alma ver a su mascota Lucky “chupando humo en una estación de TransMilenio para enseñarle a un ser humano que no se debe colar”.

La medida, una de las primeras de su administración, ha sido bien recibida, ya que en varias ocasiones animalistas habían solicitado el retiro de estos perros del sistema, pues cada vez se hacían más amplias las denuncias sobre las terribles condiciones en que los tenían.

Perros anticolados saldrán de TransMileno, pero su jubilación es incierta

Andrea Padilla, concejal de Bogotá, planteó en campaña trabajar por un desmonte progresivo del uso de perros en actividades de seguridad y vigilancia, tanto en el Distrito como en las empresas privadas.

En esa medida, exalta la decisión de la alcaldesa Claudia López, aunque es tan solo el inicio del camino para que los animales dejen de ser utilizados como armas de disuasión.

“Hay que precisar que los 108 perros que saldrán de TransMilenio no son del Distrito, sino de la empresa. En consecuencia, no es cierto que se vayan a jubilar. Sin embargo, como lista animalista del Concejo de Bogotá,  le queremos hacer esa sugerencia a la empresa”, resaltó Padilla en diálogo con PUBLIMETRO.   

Dicha propuesta contempla facilitarle a la compañía de seguridad y vigilancia que estos animales entren a un programa de adopción para que todos encuentren un hogar responsable.

“Nuestra intervención llega hasta hacer la recomendación y ofrecer un eventual apoyo a la empresa, en caso de estar de acuerdo con jubilarlos”, añadió.

El planteamiento, que en las próximas horas le entregarán los animalistas a la empresa, también pone en consideración que estos perros sean retirados en un evento público, para reafirmar el mandato ciudadano de protección y bienestar animal ante la ciudadanía.

“Si bien es una decisión que toma la alcaldesa de no renovar el contrato con el componente canino, sería muy bueno que la empresa se sume a esta onda ciudadana de protección animal, enviando un mensaje al sector de seguridad, al acoger la decisión de la mejor manera”, puntualizó.

Si bien este es el primer paso para desmarcar a los perros de labores que perfectamente puede suplir la tecnología, el trabajo de los animalistas continuará incentivando a otras entidades del Distrito para que tomen ejemplo del cambio en TransMilenio.

El reto es aún más grande con las empresas privadas, no obstante, en la ciudad se tiene buen ánimo para empezar a negociar este cambio.

Loading...
Revisa el siguiente artículo