Así quedaron conformadas las nuevas Juntas Administradoras Locales de Bogotá

¿Para qué sirven las JAL?, ¿qué hacen los ediles?, ¿por qué son importantes para la ciudad?

Por Ginna R. Sánchez/ Juan Reyes

Los 184 ediles de las 20 Juntas Administradoras Locales (JAL), elegidos el 27 de octubre, serán parte fundamental en el equipo del gobierno de Claudia López, ya que deberán trabajar de la mano para sacar adelante a la ciudad. 

Como un reflejo de los resultados al Concejo de Bogotá, la fuerza política para el periodo entrante en las diferentes localidades la encabezan ediles del Partido Alianza Verde.

¿Pero para qué sirven las JAL?, ¿qué hacen los ediles?, ¿por qué son importantes para la ciudad? De acuerdo con el Distrito, las Juntas Administradoras Locales son corporaciones públicas de elección popular que se constituyen en el máximo ente de representación política a nivel local. Estas Juntas están conformadas por ediles, que cumplen períodos de cuatro años, al igual que los alcaldes, gobernadores, diputados y concejales.

La Secretaría Distrital de Gobierno destaca que los ediles no tienen vínculos con la Administración Distrital como empleados públicos, ni como trabajadores oficiales, sino que ostentan la condición de servidores públicos miembros de una corporación administrativa de elección popular.

Dentro de sus funciones está vigilar y controlar la prestación de los servicios públicos distritales; preservar y hacer respetar el espacio público; vigilar la ejecución de los contratos del Distrito en la zona (los ediles podrán obtener informes y copias de los documentos que necesiten para cumplir esa vigilancia); adoptar un plan de desarrollo local en concordancia con el plan general de desarrollo económico y social y de obras públicas, y el plan general de ordenamiento físico del Distrito; además de promover la participación y veeduría ciudadana y comunitaria en el manejo y control de los asuntos públicos.

Otra de sus responsabilidades recae en la elección de alcalde local, dado que cada Junta deberá elaborar una terna con candidatos y enviarla al alcalde mayor para que designe al mandatario de la localidad.

Es importante que los ciudadanos, además de conocer sus funciones, conozcan los temas en los que los ediles no se pueden extralimitar.

Según lo estipulado, los miembros de las JAL tienen el impedimento de imponer a los habitantes de la localidad, sean domiciliados o visitantes, gravámenes o contribuciones en dinero o exigirles servicios que no están autorizados por la ley o por acuerdos distritales; tampoco pueden decretar a favor de personas o entidades de derecho privado, donaciones, gratificaciones, auxilios, indemnizaciones, pensiones u otras erogaciones que no estén destinadas a satisfacer créditos o derechos reconocidos conforme a las normas preexistentes; conceder exenciones o rebajas de impuestos o contribuciones; o inmiscuirse por cualquier medio en asuntos de competencia privativa de otras autoridades.

Aunque los nombres de los 184 ediles que ocuparán las nuevas JAL ya están sobre la mesa, es importante tener en cuenta que la oficialización de sus cargos será cuando el Consejo Nacional Electoral (CNE) les entregue sus credenciales como candidatos electos. Antes de esto, se realiza el conteo oficial de cada uno de los votos y de las actas oficiales de las mesas de votación.

Así quedaron conformadas las nuevas Juntas Administradoras Locales de Bogotá

La Alianza Verde obtuvo la mayor cantidad de ediles y es la fuerza principal en casi toda la ciudad. Pero los datos fueron mucho más cerrados que lo que el mapa indica. Partidos como el Centro Democrático se fortalecieron y dividieron esta fortaleza.

El uribismo, en particular, fue fuerte en las localidades de mayor poder adquisitivo en el norte y oriente de Bogotá. El mismo poder se vio en el sur con Colombia Humana, una demostración del apoyo que tiene en las localidades donde se vio una mayor intervención de la alcaldía de Gustavo Petro.

Como en el Concejo, el liberalismo se hizo fuerte en las elecciones a JAL de las 20 localidades. Ganó en el centro de Bogotá y en Sumapaz, pero además se fortaleció en casi toda la ciudad, siendo segunda o tercera fuerza. Otros partidos tradicionales como el Conservador y el Polo decayeron marcadamente.

Esto demuestra una situación clara para la alcaldesa Claudia López. Tal como en el Concejo, las localidades tendrán que tener negociaciones con Colombia Humana y el Partido Liberal. Estas serán importantes, sobre todo, para contar con los candidatos decididos por la administración distrital en localidades críticas por su peso o sus condiciones sociales, como Kennedy, Bosa y Suba (ver recuadro).

La situación de las JAL es, además, importante para asignar un uso eficiente de los recursos de la localidad. Obras locales como el mantenimiento de vías, ciclorrutas y vigilancia de intervenciones en viviendas y establecimientos son controladas por esta vía. Para aquellos cuya mayor preocupación es un hueco frente a su casa o un bar bullicioso, su edil y su alcalde local son grandes responsables.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo