Este martes se conocería decisión contra exdirector acusado de desfalco en U. Distrital

El dinero de la educación habría terminado descaradamente en prostíbulos y viajes, entre otros lujos de los que se habría beneficiado un exfuncionario y terceros

Por Ginna R. Sánchez

Uno de los puntos que motivaron la gran movilización estudiantil que se realizó el jueves pasado en las principales ciudades del país tiene relación con la corrupción en las instituciones de educación superior.

Uno de estos casos se presentó en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas.  El escándalo de corrupción involucra directamente a Wilman Muñoz Prieto, exdirector del Instituto de Extensión de la Universidad Distrital (Idexud).

En consecuencia, estudiantes de instituciones públicas y privadas alzaron su voz para que el caso no quede impune.  También, se manifestaron para que el Gobierno cumpla los acuerdos firmados en diciembre de 2018 y para que el derecho constitucional a la protesta sea respetado, teniendo en cuenta denuncias de abuso policial durante movilizaciones pasadas.

Decisión contra exdirector acusado de desfalco en U. Distrital

La Procuraduría General de la Nación se encuentra al frente del caso contra el exdirector Wilman Muñoz Prieto.

De acuerdo con la investigación, el exfuncionario habría incurrido en presuntas irregularidades en el manejo de recursos que superan los $10.490 millones.

Puntualmente, Muñoz Prieto es cuestionado por el presunto desvío de recursos públicos, destinados por la universidad al funcionamiento del instituto, para utilizarlos en beneficio personal  y de terceros.

El Ministerio Público detalló que Muñoz “habría sido el beneficiario de 333 cheques por $10.495.100.000, los cuales habrían sido girados por él con cargo a una cuenta corriente a nombre de la Universidad Distrital. Ese dinero no habría sido retornado ni a la universidad, ni al instituto, y tampoco habría sido invertido, en la ejecución de convenios y/o contratos relacionados con el objeto misional del Idexud”.

Aparentemente, Muñoz utilizó una tarjeta de crédito para gastarse el dinero con los recursos de los estudiantes para compras de carácter personal, como ropa, accesorios de lujo, servicios de televisión por cable, hospedajes en hoteles, pago de aplicaciones digitales (Netflix), restaurantes, viajes a otras ciudades que no estaban relacionados con su función, y hasta prostíbulos.

Igualmente, habría adquirido tres vehículos (Mercedes Benz GLE63 modelo 2016; Datsun 240Z modelo 1971 y Lexus GX460 modelo 2017), sin contar con equipos electrónicos que, aparentemente, fueron destinados para el beneficio de una empresa particular.

Por esos hechos, el Ministerio Público citó a audiencia el 2 de septiembre a Muñoz Prieto por tres cargos disciplinarios calificados como presuntas faltas gravísimas cometidas a título de dolo, pero no asistió, por lo que la diligencia quedó reprogramada para este martes 15 de octubre, donde se escucharán los alegatos de conclusión. Esto significa que se conocerá el fallo de la Procuraduría que determinará si condena o absuelve disciplinariamente al exfuncionario.

La Fiscalía General de la Nación también tiene entre ojos a Muñoz. En su momento, el fiscal general encargado Fabio Espitia, advirtió que el exdirector del  Idexud fue citado a interrogatorio: “Él está respondiendo en un interrogatorio bastante largo, sobre eso estamos haciendo unas constataciones a efecto de si tienen unos elementos de juicio que nos sirvan también para acreditar algunas irregularidades en procesos de contratación”.

Una vez finalizado el interrogatorio, la Fiscalía determinará si hay mérito para imputarle cargos por el millonario desfalco a los recursos de la educación.

Prendió el ventilador

El exdirectivo de la Universidad Distrital estaría buscando un acuerdo con la Fiscalía, en el que ventilaría a otros responsables del escándalo de corrupción.

La W Radio aseguró que el acuerdo con la Fiscalía haría que Muñoz nombrara a varios concejales y exconcejales. En un documento al que tuvo acceso la emisora, pero que no se reveló, aparecerían las siguientes personas: funcionarios de la misma universidad y de políticos del Gobierno Distrital (concejales, congresistas, directores de entidades nacionales, alcaldes locales, funcionarios de Fonade y del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), y funcionarios de la Corporación Autónoma Regional) que firmaron convenios con alcaldías locales de Bogotá, entidades descentralizadas del Distrito y entidades del Gobierno Nacional.

Puntualmente, el exdirectivo de la Universidad Distrital declararía contra el senador y exconcejal de la Alianza Verde Antonio Sanguino. También lo haría contra los concejales Edward Arias (Verde), Julio César Acosta (Cambio Radical) y María Victoria Vargas (Liberal).

Tres gobernadores, la exsecretaria de Gobierno de Bogotá Olga Lucía Velásquez y el rector de la Universidad, Ricardo García (quien tras el escándalo solicitó al Consejo Superior mantenerse al margen de su cargo temporalmente),  al igual que miembros del Consejo Directivo, también estarían involucrados.

¿Cómo está el ambiente?

El vicerrector académico, William Castrillón, quien fue designado como rector encargado ante la salida de García, señaló a PUBLIMETRO que la Universidad hizo lo propio al denunciar, por lo que espera que “los entes de control hagan lo que tengan que hacer”. 

Además, expresó que los escenarios de participación han estado presentes entre las directivas y estudiantes de cara a esta situación: “Entendemos la necesidad de hacer un escenario de comunicación entre todos los estamentos de la universidad, en ese orden de ideas, nos hemos acercado con los estudiantes a través de una instancia institucionalizada por el Consejo Superior Universitario, que es la una mesa de diálogo en la que hemos hablado con los estudiantes y profesores”.

A su turno,  Esteban Hernández, estudiante de Administración Ambiental de la Universidad Distrital, vinculado al movimiento estudiantil, expresó que “se han venido dando una serie de movilizaciones, asambleas y plantones”, con el fin de exigir justicia.

“En este momento las exigencias del estudiantado van en torno a que los directos responsables sean investigados por los entes de control (Contraloría, Procuraduría y Fiscalía), además de los responsables políticos, es decir, quienes facilitaron que Muñoz estuviese en la dirección del Idexud”, puntualizó.

En tanto no se llegue al fondo de lo que hasta ahora es la punta del iceberg, los estudiantes continuarán elevando su voz, pues no permitirán que un escándalo como este quede en la impunidad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo