Los antecedentes que impulsan la gran movilización estudiantil

El incumplimiento del Gobierno, los abusos policiales dentro y fuera de las universidades y la corrupción motivan las marchas de este jueves.

Por Ginna R. Sánchez

Los estudiantes realizarán hoy una gran movilización nacional. Integrantes de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT) y la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode) y otros sectores sociales acompañarán a los jóvenes. 

La marcha se tomará las principales ciudades del país. En Bogotá, instituciones públicas y privadas se movilizarán por importantes vías, como la calle 26 y carrera Séptima, hasta llegar a la plaza de Bolívar.

Los jóvenes que lideraron el paro de 2018 anunciaron que volverán a las calles para reclamar al Gobierno Nacional el respeto a los acuerdos firmados en diciembre pasado, pues aseguran que lo pactado no se está cumpliendo.

Uno de los puntos del acuerdo que se logró tras más de dos meses de paro, estipula que el presupuesto del cuatrienio aumentará más de 4,5 billones. De estos recursos, más de 1,34 billones de pesos serán destinados a la base de las instituciones de educación superior públicas. Este logro fue histórico, teniendo en cuenta el déficit financiero de la educación pública superior por el que pelearon los estudiantes.

Ya que hoy se cumple un año de lo que fue el inicio de esa gran lucha estudiantil, los jóvenes ven la necesidad de volver a alzar su voz para que el Ministerio de Educación tome enserio lo pactado: “Un año después de la gran movilización nacional en defensa de la educación superior volvemos a las calles exigiendo el cumplimiento de los acuerdos”, resaltó la Asociación Colombiana de Representantes Estudiantiles (Acrees).

Pese a estas exigencias, la ministra de Educación, María Victoria Angulo, resaltó en entrevista con El Tiempo que se están cumpliendo todos los puntos: “Este año, la educación superior pública va a recibir 1,26 billones de pesos. Aunque puede ser una cifra mayor, porque Colciencias destinó una plata adicional y puede llegar a ser 1,4 billones de pesos. Esta es una cifra que nunca ha visto el sector, menos en un año”.

Violencia contra los estudiantes: otro motivo de la movilización

Además de exigir lo pactado con el Gobierno, hay otros dos puntos que motivan la movilización estudiantil de hoy: el derecho constitucional a la protesta y el rechazo los actos de corrupción.

Este último punto tiene relación con el escándalo de corrupción que involucra a Wilman Muñoz Prieto, exdirector del Instituto de Extensión de la Universidad Distrital (Idexud), y que incluso terminó salpicando al rector Ricardo García, quien en días pasados solicitó mantenerse al margen de su cargo temporalmente.

De acuerdo con la Procuraduría, Muñoz es investigado por presuntas irregularidades en el manejo de recursos que superan los $10.490 millones.

El escándalo de corrupción avivó manifestaciones de la Universidad Distrital en días pasados. En medio de los hechos, estudiantes denunciaron abuso de la fuerza por miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad)

Por tal razón, se desencadenaron una serie de movilizaciones a las que unieron varias universidades (públicas y privadas) en rechazo a los abusos de la fuerza pública.

Además de las denuncias por agresiones, estudiantes  advirtieron que el Esmad incurrió en violación a la autonomía universitaria en medio de dichas movilizaciones.

Uno de estos hechos se habría presentado en la universidad Javeriana.  Así lo reseñó a PUBLIMETRO Juan Carlos Rodríguez, representante estudiantil de la universidad Nacional, sede Bogotá “Entra el Esmad con una fuerza desmedida, atacando. Ingresaron sin pedir permiso a las directivas, sin consultar. Los gases lacrimógenos incluso afectaron al hospital de la Javeriana”.

“Es muy grave porque lo que está detrás del Esmad es el alcalde Enrique Peñalosa”, agregó.

Otra de las situaciones se habría presentado en la universidad Pedagógica. En medio de las manifestaciones ocurrió explosión al interior del plantel, razón por la cual el CTI de la Fiscalía ingresó para recoger el material probatorio y testimonios para llevar a cavo la investigación respectiva. Sin embargo, estudiantes denunciaron que además de la Fiscalía ingresó el Esmad, exacerbando los ánimos.

Precisamente, en medio de la coyuntura que se vivió en medio de las movilizaciones de días pasados, Peñalosa señaló que aunque el Distrito nunca quisiera utilizar la fuerza contra las protestas, siempre que sea necesario el Esmad y la Policía intervendrán, porque “en Bogotá no hay sitios vedados para las autoridades”.

“Nosotros no quisiéramos que el Esmad ni la fuerza de la Policía ingresaran a ningún lugar y menos a las universidades, pero si se presentan disturbios, se arrojan piedras a los ciudadanos, se atacan las instalaciones y se tiran papas bomba, tendremos que hacer presencia. Cuando hubo la explosión en la universidad Pedagógica, en la cual hubo varios heridos, nosotros tuvimos que intervenir.  Vamos a entrar siempre que sea necesario a donde sea, aquí no hay ningún sitio vedado para la ley”, señaló el alcalde Enrique Peñalosa.

Con referencia a la advertencia del mandatario capitalino, PUBLIMETRO consultó a Leonardo Fabio Martínez Pérez, rector de la Universidad Pedagógica Nacional, quien resaltó que “el Estado colombiano ha firmado unos protocolos internacionales, además de los manuales de cómo debe operar la fuerza pública en los disturbios”.

“Lo que nosotros decimos es que esos protocolos deben seguirse aquí. Hay un Estado social de derecho que debemos respetar.  Un mandatario no puede decir que ingresen y punto, sino el tema es tener en cuenta los protocolos existentes para que no hayan excesos y para que se le garanticen los derechos a las personas involucradas”, añadió.

¿Qué es la autonomía universitaria?

En vista del debate avivado por el accionar del Esmad, PUBLIMETRO consultó qué delimita dicha autonomía universitaria.

Luisa Fernanda García López, profesora de Derecho Constitucional de la Universidad del Rosario, resaltó que “en grandes rasgos refiere que todas las universidades –tanto públicas como privadas– tienen sus propios estatutos, los cuales le dan la posibilidad de autogobernarse”.

En el caso del Esmad, la docente resalta que “la fuerza pública tiene la obligación de garantizar el orden público, y si el orden público está transgredido al interior de una entidad universitaria, la fuerza pública tiene que neutralizar esa alteración. Lo que prevalece es garantizar la seguridad de las personas que están indefensas”.

A su turno, Mario Roberto Molano, director del Departamento de Derecho Público de la Universidad Javeriana, expresó que la autonomía universitaria “es un derecho reconocido en nuestra constitución, que garantiza que el Estado y ningún poder fáctico de la sociedad puede interferir, acondicionar, sujetar o someter, la labor de la universidad, ni en el ámbito administrativo, ni el ámbito propiamente educativo”.

Desde su apreciación, no concibe cómo “una reacción de protección de la fuerza pública pueda convertirse en violar la autonomía universitaria”.

De otro modo, para William Castrillón, rector encargado de la universidad Distrital, detalló que constitucionalmente “la fuerza pública puede entrar a la universidad, pero antes de entrar se debe hacer un escenario de concertación –con las directivas– para valorar lo qué está sucediendo”. Asegura que en la Distrital hasta el momento no ha pasado, dado que la institución ha prevenido dicha situación a través de la Defensoría del Pueblo y la Personería.  “La universidad tiene que ser territorio de paz, no hay otra posibilidad”, puntualizó.

Pese a todos los antecedentes, los estudiantes que convocaron la gran movilización de hoy hacen un llamado la  marcha pacífica y al respeto de los derechos humanos por miembros de la Policía, para que los puntos por los que están alzando su voz no se vean opacados por situaciones ajenas que desvían el verdadero propósito de la manifestación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo