Así avanza la recuperación del Monumento a Las Banderas en Bogotá

A través del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural se destinaron alrededor de $1.700 millones para la recuperación del Monumento, considerado símbolo artístico y urbano de la capital.

Por PUBLIMETRO COLOMBIA

El Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (Idpc) comenzará esta semana la segunda fase de restauración integral del Monumento a Las Banderas, en donde 120 imponentes esculturas femeninas serán intervenidas, luego de ser vandalizadas.

De acuerdo con la entidad, en la primera fase de intervención, desarrollada en mayo, se hizo el mantenimiento del sistema original de poleas y de las astas periféricas, así como la confección de los nuevos pabellones nacionales. Además, se probaron 20 de las 21 banderas de los países americanos izándolas durante unos días, pues solo al concluir el total de los trabajos a finales de 2019 quedarán fijas para engalanar el monumento y la ciudad.

En esta segunda fase se recuperará la estabilidad estructural y se rescatarán sus valores a nivel histórico, técnico, estético y estructural.

“Ya reparamos las 21 grandes astas de países panamericanos, esta semana adjudicamos la segunda fase para devolverle la dignidad a las 120 imponentes mujeres de las bases”, expresó el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa.

Así avanza la recuperación del Monumento a Las Banderas en Bogotá

El Monumento a Las Banderas, de los artistas Alonso Neira Martínez y Félix María Otálora, fue construido en 1948 con motivo de la IX Conferencia Panamericana, efectuada en Bogotá, y que dio origen a la creación de la Organización de los Estados Americanos (OEA). A causa del Bogotazo, la obra nunca se inauguró.

El monumento está integrado por 120 imponentes esculturas de mujeres de gran tamaño, emplazadas en 20 columnas y las cuales poseen un alto nivel de detalle. A cada una de ellas se le realizará una recuperación integral.

Según reseñó el Idpc, el conjunto expresa el entrecruzamiento de la modernidad y la tradición, propias de la década de 1940 en el arte colombiano, lo que se evidencia en aspectos como el uso del concreto coloreado imitando la piedra en las esculturas femeninas y en la intervención urbanística modernizadora del occidente de la ciudad al generar espacio público y mayor movilidad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo