Crece la polémica por el recubrimiento instalado en los árboles

La Administración Distrital desmintió las acusaciones.

Por Ginna R. Sánchez

A la polémica por la tala de árboles en la capital se suma la discusión sobre el material que se ha venido instalando para el cuidado de los mismos.

Se trata de alcorques con caucho verde (caucho granulado), que se vienen instalando en la capital desde la administración pasada.

De acuerdo con  el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), su uso se acoge a todo lo establecido por la Cartilla de Andenes de la Secretaría de Planeación del año 2015, teniendo en cuenta que los materiales han tenido pruebas exitosas en laboratorios de Brasil, Paraguay, y Colombia.

Según cifras de la misma entidad, del 2014 a la fecha se ha implementado esta técnica en cerca de 290 árboles, ubicados en diferentes puntos de la ciudad.

Normandía en uno de esos sectores. Precisamente, desde allí se realizó una grabación que en los últimos días se hizo viral por redes sociales.

En el video se aprecian tres habitantes del sector, asegurando que los árboles se van a secar porque los “tapetes impermeables”, como los llaman, “no dejan que pase el agua”.

Luego, una de las ciudadanas arroja un baldado de agua sobre el recubrimiento.   En las imágenes se observa cómo, el agua regada, no se absorbe sino que fluye hacia los bordes de la grama sintética.

Juan Carlos Figueroa, miembro de la Junta de Acción Comunal de Normandía, quien además aparece en el video, explicó a PUBLIMETRO que los vecinos se empezaron a preocupar desde que el material fue instalado: “lo empezaron a adecuar hace aproximadamente un mes, en todos los árboles de Normandía que quedan sobre la Avenida Boyacá. Nunca nos hicieron socialización. Decidimos hacer el video, porque los vecinos acostumbran a regar los árboles en esta temporada seca. Cuando lo estaban regando con manguera, notaron que el recubrimiento no permitía que el agua ingresara al árbol”, dijo.

A raíz de la acogida que tuvo la grabación, Carlos Llanos, ingeniero forestal, arborista internacional certificado y miembro de la Asociación Colombiana de Arboricultura, se contactó con los vecinos de Normandía y les dio la razón.

“La aplicación de acolchados en los árboles tiene varias connotaciones: en primer lugar reduce la capacidad de infiltración de agua; en segundo lugar, por efectos de la transpiración y el aumento de la temperatura mata la fauna o la micro fauna que hay en el suelo y eso hace que los nutrientes no estén disponibles para el árbol; también, reduce la capacidad del árbol de respirar. Si el árbol se debilita por la falta de agua, oxígeno o nutrientes, puede ser víctima de ataque de patógenos, que pueden causar pudrición en sus raíces o volcamientos. Lo recomendable es no colocar acolchados artificiales sino naturales”, expresó Llanos a los habitantes para robustecer la denuncia.

Crece la polémica por el recubrimiento instalado en los árboles Crece la polémica por el recubrimiento instalado en los árboles / FOTO: JUAN PABLO PINO- PUBLIMETRO

La Administración contradice la acusación

El IDU le salió al paso a la denuncia ciudadana, asegurando que los alcorques protegen los árboles, pues reduce el daño generado por la basura, las colillas de cigarrillo y otros desechos que afectan directamente a las plantas.  Adicionalmente, mejoran el espacio público de los ciudadanos.

La entidad resaltó que Londres, París, Valencia, Barcelona o Miami son solo algunas de las ciudades en el mundo pioneras en la protección de los árboles con caucho granulado, ya que durante muchos años estos alcornoques (o materas urbanas) se utilizaron solo en cemento o ladrillo.

También,  enfatizó que el material mezclado con resinas especiales permite el drenaje correcto del árbol sin que afecte el crecimiento de sus raíces.

“Este material permite una mejor permeabilidad de las plantas, evita encharcamientos que afectan las losas y las raíces, y garantiza una mejor conservación y limpieza del espacio público. Asimismo el crecimiento de las raíces es adecuado con el alcorque más grande, lo que impide la destrucción de las aceras”, destacó la entidad.

Igualmente, recalcó que es absolutamente falso que seque la planta: “de hecho, en cuanto a la protección hídrica del árbol, el agua de riego o lluvia se queda entre los poros del material y va drenando poco a poco, aprovechando el 100% del agua que recibe”.

Incluso, destacó que en los alrededores de la Biblioteca Luis ángel Arango, la Universidad Jorge Tadeo Lozano, y otras zonas, se instaló este material hace muchos años y no ha evidenciado que un árbol “se seque” o se dañe por su uso.

Finalmente, la entidad advirtió que arrojar baldados de agua en un alcorque que tenga o no material de gránulo, se convierte en un acto inadecuado que no sirve como “riego” para el árbol, y es el claro ejemplo de lo que no se debe hacer.

Entrevista: 

Óscar Serrato, ingeniero forestal y docente catedrático de arboricultura y ecología de la universidad Distrital.

¿De qué se trata la práctica implementada en la ciudad?

La técnica se conoce como pavimentos ligeros para relleno de alcorques o para relleno de contenedores, es una práctica que se viene utilizando en varias partes del mundo con el fin de evitar que la base del árbol sea foco para acumulación de basuras, escombros y además para facilitar la movilidad, pero en particular está en función del peatón y no del árbol.

Al no estar en función del árbol no se tiene en cuenta la nutrición del árbol. Tampoco se tiene en cuenta es que un árbol lo que más requiere es de sus raíces para poder alimentarse, y sus raíces obtienen los nutrientes del suelo.

Ciudadanos de Normandía denuncian que el recubrimiento en los árboles “están secando los árboles”, ¿qué tan verídica es esta afirmación?

En primera medida, los árboles se benefician mediante un programa de mantenimiento de abonos que aporte materia orgánica a la base del árbol. Preocupa que esa práctica (recubrimiento) impide el aporte de materia orgánica a la base del árbol.

Hay otra dificultad que se evidencia en el video, y es que el agua no logra permear completamente. Permea muy poco respecto a toda el agua que podría entrar hacia las raíces.

También denuncian emisión de gases, ¿puede ocurrir?

El caucho expuesto al calor incrementa su temperatura. Probablemente haya emisión de gases cuando hay temperaturas muy altas.

¿Qué otra alternativa podría implementarse para el cuidado de los árboles en la capital?

La técnica que recomendamos desde la arboricultura es la práctica del mulch, donde los residuos de las podas, son aportados a las bases de los árboles tras ser triturados y procesados.

Ciudades muy grandes del mundo lo hacen. Si Bogotá hace eso con unas cuadrillas, de manera constante, vamos a evitar que sea un lugar para echar basura y no necesitaríamos invertir en esta práctica del caucho. Así lograríamos implementar un sistema natural para el cuidado de los árboles.

Crece la polémica por el recubrimiento instalado en los árboles Crece la polémica por el recubrimiento instalado en los árboles / FOTO: JUAN PABLO PINO- PUBLIMETRO

MÁS NOTICIAS DE BOGOTÁ Y EL PAÍS, AQUÍ 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo