“Hay que detener el modelo de Peñalosa”: Hollman Morris

El concejal se lanzó al agua y quiere llegar al Liévano con el apoyo de Gustavo Petro y la Bogotá Humana. PUBLIMETRO habló con Morris sobre su propuesta política y sobre lo que él considera necesario para hacer de la capital del país una mejor ciudad. Tiene claro que debe hacer alianzas, pero quiere llevar esa bandera política con miras a la Alcaldía

Por Pamela López

¿Por qué decidió lanzarse a la Alcaldía de Bogotá?

La primera razón es porque estoy convencido de que Bogotá puede ser una ciudad del primer mundo. Los indicadores sociales y macroeconómicos de la ciudad, en lo que va corrido del gobierno de Enrique Peñalosa, se van al piso. Nosotros, en el Gobierno de la Bogotá Humana, dejamos una ciudad en el 2015 con un PIB del 4,8%. Las tendencias macroeconómicas dicen que una ciudad se convierte del primer mundo con un PIB del 7%. Bogotá estaba a punto de lograrlo. Quiero ser alcalde porque podemos convertir y llevar, entre todos, a Bogotá a ser una ciudad del primer mundo, y porque hay que detener la propuesta de gobierno de Enrique Peñalosa.

¿Qué más quiere desarrollar en el proyecto de ciudad?

Ese proyecto tiene como base la gran revolución de movilidad basada en los trenes, el tranvía y los modos eléctricos en Bogotá. Yo haré el metro subterráneo.

¿Hará el metro subterráneo a pesar de los avances que presenta la actual administración?

El metro elevado de Enrique Peñalosa es un proyecto ilegal y así lo he demostrado y hemos presentado las pruebas, además de denunciarlo formalmente. Un funcionario público, quien representa a la ciudadanía, debe denunciarlos. He denunciado el proyecto de metro elevado porque tiene ilegalidades. Ahora bien, 11 millones de colombianos votamos en contra de la corrupción en Colombia que está, en su mayoría, en las obras de infraestructura que tienen que ver con movilidad, y el proyecto metro elevado es una de esas obras. Al final del día, el proyecto de metro elevado ni es más barato, ni se va a construir más rápido. Es más, Bogotá va a entrar en un caos social, económico y urbanístico con dicho proyecto.

¿Hará retrovisor?

De las lecciones más importantes de estos tres años como concejal de la ciudad es ver a Enrique Peñalosa en un constante aplicar de retrovisor y eso condujo a que los indicadores macroeconómicos y sociales de la ciudad  se fueran al piso.

Bogotá perdió con esa forma de administrar de Enrique Peñalosa, que la defino como destruir sobre lo construido. No voy a aplicar retrovisor, Bogotá no puede pasar por eso y hay que trabajar entre todos.

Sigamos hablando de movilidad…

Bogotá tiene desde el año 2006 proyectado un plan maestro de movilidad que prometía una serie de kilómetros en vías férreas. La gran conspiración, por decirlo de alguna forma, ha sido en contra de los modos férreos y no de TransMilenio, ya que lo único que tiene Bogotá es TransMilenio. El único modelo de modos férreos que tenía Bogotá era el metro subterráneo, que lo boicotea, lo detiene, Enrique Peñalosa, el gran enemigo de los metros a lo largo de la historia.

Lo que proponemos es sacar adelante ese plan maestro proyectado desde el 2006, que tiene un componente de vías férreas.  El eje metro subterráneo se complementa con el tren de cercanías de occidente y el tren del sur.

Ahora bien, qué vamos a hacer con la Séptima: ahí no cabe, no hay estudios que nos puedan decir que el proyecto de la troncal de la Séptima sea viable, por es renunciaron tres funcionarios del IDU en los últimos meses. La Séptima necesita un tranvía, así como la Avenida 68; además de los cables de Ciudad Bolívar y San Cristóbal. Esa es la revolución de movilidad de Bogotá y se seguirá adelante con las troncales que presenten los estudios y que cumplan con la ley. Es que la revolución de la movilidad debe ser ya.

Usted habla de una ciudad sostenible…

Todo el modelo de ciudad debe estar acompañado por la lucha del cambio climático. Eso nos lleva a un modelo de ciudad sostenible. ¿Qué es lo que nos dicen la ONU y los grandes científicos? que llegó la hora de una ciudad sostenible y eso significa convertir el transporte público en ejes multimodales, por eso el eje estructurado de una ciudad del primer mundo es el metro subterráneo.

Como es transversal el tema de la lucha del cambio climático, pues obvio que es prioridad la Reserva Thomas Van der Hammen y en una administración nuestra -progresista, humana, que acoge las fuerzas de la vida sobre las fuerzas de la muerte- la reserva tiene que convertirse en el gran bosque urbano de América Latina. Ese es el modelo de ciudad sostenible. Si la reserva se urbaniza, Bogotá se convierte en la ciudad mancha de aceite y se acaba la poca sabana que tenemos.

¿Cuenta con el apoyo de Petro para este camino a la Alcaldía?

Claro que cuento con el apoyo de Gustavo Petro. Gustavo Petro y yo nos identificamos  en muchas cosas: nosotros, desde distintos frentes, dimos el debate al proyecto paramilitar de Colombia, ambos fuimos amenazados, yo me tuve que exiliar desde el periodismo, la familia de Gustavo también, pero la historia nos ha dado la razón.

La política corrupta de este país le apuntó a la muerte política de Gustavo Petro con su salida de la Alcaldía, pero yo seguí defendiendo y levantando las banderas de la Bogotá Humana y con esa bandera me convertí en concejal. He venido defendiendo, levantando los postulados de una Bogotá Humana y haciendo parte del fenómeno político más importante de los últimos años en el país que es la Colombia Humana.

Usted habla de Colombia Humana, pero no tiene personería jurídica…

Hemos dado los pasos para acceder a la personería jurídica de la Colombia Humana. Esperamos que el Consejo Nacional Electoral entienda una realidad política: son ocho millones de colombianos de ciudadanías libres, alternativos, que quieren una Colombia Humana, para que más temprano que tarde nos de esa personería jurídica.

¿Habría una eventual alianza con Jorge Rojas?

Hay mecanismos como la consulta, pero para esa consulta es necesario tener personería jurídica. Soy partidario y levanto la bandera de la unidad para llegar unidos y con un candidato único a la Alcaldía de Bogotá, que represente a los alternativos y que represente una ruptura del 100% con el modelo de Enrique Peñalosa.

Hay fuerzas importantes como Antonio Navarro y Claudia López, si entra en la contienda, ¿cómo ve el panorama?, ¿qué garantiza que no va a encontrar una oposición tan marcada como le ocurrió a Gustavo Petro y todo lo que aconteció con su alcaldía después?

Primero hay que preguntarse si los verdes repiten el modelo Fajardo, que eso es lo que detiene al final la llegada de Gustavo Petro a la Presidencia con el voto en blanco. Un voto inservible, que ayudó a que la extrema derecha regresara al poder y pusiera en riesgo la paz.

Ahora bien, creo que Navarro y Claudia deben decidir entre una consulta en el verde y luego ir a una consulta interpartidista. Eso sí, teniendo claro que hay que detener el modelo político de Enrique Peñalosa.

MÁS NOTICIAS DE  BOGOTÁ, AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo