TransMilenio no abandona el diésel y le abre las puertas al gas

La licitación para la renovación de la flota de buses de las fases I y II de TM siguió en pie, pero dejó a un lado a los buses eléctricos

Por Pamela López- Ginna Sánchez

Así quedó la licitación para los nuevos buses de TransMilenio

Bogotá tuvo que esperar por lo menos ocho años para renovar la flota de buses de las fases I y II de TransMilenio.

El viernes pasado, la empresa les dio la noticia a los capitalinos y anunció los ganadores de la compra y operación de los nuevos buses.

Por supuesto, este anuncio también generó polémica porque se conoció que dos de los cinco patios adjudicados (iban a ser seis, pero quedó faltando el del portal Américas), tendrán buses de Volvo, es decir, de diésel.

Le contamos los resultados de este proceso, que si bien le dejó el camino libre al diésel, como PUBLIMETRO lo anunció hace algunos meses, también le abrió las puertas al gas, siendo la tecnología más limpia con la que llegan los buses rojos.


Así quedó la licitación

Tras un arduo y polémico proceso, ya están listos los ganadores de las licitaciones para la compra y operación de nuevos buses de TransMilenio.

Con esto, el proceso permitirá la llegada de 1383 nuevos buses, de los cuales 458 (33%) serán articulados y 925 (67%), biarticulados.

En consecuencia, saldrán de operación 1162 buses viejos.

Es importante mencionar que del total de nuevos buses, más de 289 biarticulados y 172 articulados serán a gas; mientras que más de 386 biarticulados y 286 articulados serán Euro V diésel. Esto sin contar los que faltan por adjudicar para el portal Américas.

Conforme con lo estipulado en la licitación, estos últimos buses deberán incorporar un filtro de partículas que capturen como mínimo el 75% del material particulado.

Según TransMilenio, una vez sean adjudicados los contratos, estructurados para que los buses operen 10 años, la ciudad tendrá la entrada paulatina de la nueva flota a partir del segundo semestre de 2019.

María Consuelo Araújo, gerente de TransMilenio, detalló que la compra de los nuevos buses requiere una inversión aproximada a los 1,6 billones de pesos, mientras que para la operación y mantenimiento esa inversión supera los $5,5 billones.

Por su parte, el alcalde Enrique Peñalosa indicó que la licitación de buses para TransMilenio es un avance enorme para la ciudad, ya que según dijo se van a reducir las emisiones contaminantes hasta en 86% con respecto a los buses viejos que serán reemplazados.

“Hay una mejora enorme para la calidad del aire de Bogotá. Aquí lo que tenemos operando son buses con tecnología Euro II y vamos a pasar a buses con tecnologías Euro V y VI, donde el 41% serán de gas”, señaló el mandatario.

De igual manera, recordó que las tecnologías limpias tuvieron una ventaja sobre cualquier otra, ya que se daban 400 puntos adicionales a los oferentes que cumplieran con todos los criterios.

“Les dimos puntajes altos adicionales a los que tuvieran tecnologías totalmente limpias como eléctricos y de gas, ambos participaron en la licitación”, argumentó el mandatario.

La cifra:

480 Buses a gas integrarán la nueva flota de TransMilenio


Euro V y gas, las nuevas tecnologías

Una de las preocupaciones más grandes de los académicos y ambientalistas con la nueva licitación es la calidad del aire de la ciudad.

Apenas se conocieron los resultados de la licitación, muchos ‘saltaron’ porque, en palabras de esos mismos académicos y ambientalistas, Bogotá perdió una oportunidad de oro para iniciar con la renovación de su flota y ser una ciudad ejemplo en Latinoamérica.

Ahora bien, las emisiones de CO2 sí se reducirán el 86%. Toda escoba nueva barre bien. El alcalde Enrique Peñalosa aseguró que “hay una mejora enorme para la calidad del aire de Bogotá” con estas nuevas tecnologías.

El alcalde también dijo: “No podíamos, de ninguna manera, ser irresponsables de adjudicar a dedo y decir que todos los buses tenían que ser eléctricos, cuando era prácticamente entregárselos a un solo oferente. Aquí se han dicho muchas mentiras, en las ciudades europeas y desarrolladas hay muchos buses con tecnología Euro V que están funcionando y los que vamos a tener aquí son mejores porque tendrán un filtro adicional”, aseguró Peñalosa. Además, hay que ser claros y es que la norma colombiana pide como máximo un Euro IV. En este punto fue muy enfática María Consuelo Araújo, gerente del sistema, al decir: “No nos podemos comparar con Europa, aquí nos piden Euro IV y nosotros estamos entregando Euro V y Euro VI”.

Y sí, la norma dice Euro IV, pero vale la pena recordar que en algunas ciudades de Europa el Euro V está prohibido porque, según la Organización Mundial de la Salud  (OMS), es cancerígeno. A ese detalle se le suma que la calidad del diésel no es la óptima para los nuevos buses que entrarán a las calles en 2019. Araújo aseguró que deberán traerlo de la Refinería de Cartagena para que los vehículos tengan la mejor calidad. Eso sí, diésel es diésel aquí o en Pekín.

Por otro lado, el gas ganó espacio y las adecuaciones necesarias ya se iniciaron. Gas Natural, que se mostró satisfecho con la adjudicación, adelantó trámites de licenciamiento de red de distribución, factibilidades eléctricas, concursos de selección de equipos, diseño y construcción de obras para activar de inmediato toda la capacidad de respuesta para la construcción de la infraestructura.

“Ecopetrol, TGI y Gas Natural, S.A. ESP hemos trabajado por más de nueve años en este proyecto con el propósito de suministrar la mejor alternativa energética para el transporte masivo en Bogotá”, complementó John Jairo Contreras, director comercial de Gas Natural.

La cifra:

1383 Nuevos buses llegarán a la ciudad tras la licitación adjudicada por TransMilenio


¿Por qué no quedaron eléctricos?

La empresa Green Bogotá (BYD) –la única que tenía una propuesta eléctrica–  quedó fuera de la licitación de TransMilenio.

Juan Pablo Nova, vocero de la empresa, aseveró en conversación con PUBLIMETRO que la decisión se trata de un formalismo.

“Green Bogotá presentó con su propuesta una carta crédito stand by (instrumento flexible que se utiliza para garantizar diferentes clases de obligaciones, en el cual si el solicitante no cumple con los compromisos adquiridos, el banco garantiza el pago) para que fuera la garantía de seriedad (que respalda la suscripción de un contrato entre el beneficiario y el contratista, tomando en cuenta las condiciones y montos establecidos en la propuesta). En la etapa de subsanación, de acuerdo al mismo requerimiento de la entidad, se presenta una carta de crédito adicional para completar esa garantía de seriedad, pero TransMilenio toma la decisión de no aceptar esta segunda carta”.

Novoa enfatizó en que todos los papeles estaban en regla, dado que “el fin para el que está dispuesta la garantía de seriedad se había cubierto con las garantías de crédito que se habían presentado”.

Para el vocero de Green Bogotá, en términos simples “es como si la entidad dijera que para poder presentar una garantía de seriedad usted necesita 20.000 pesos y yo presento dos billetes de 10.000 pesos, entonces TransMilenio dice que no, porque solo era uno de 20.000 pesos”.

Por otra parte, TransMilenio recalcó que aún no se puede asegurar que no existan buses eléctricos en la nueva provisión de flota, ya que todavía falta adelantar el proceso del Patio de la troncal Américas, declarado desierto en el proceso de adjudicación.

Frente a ello, el vocero de Green Bogotá aclara que “el proceso en el portal Américas aún es prematuro, porque la declaratoria de desierta aún no está en firme, es decir que todavía está en discusión. Si llega a haber un nuevo proceso, se tendría que ver cuáles van a ser las condiciones con las que TransMilenio de verdad va a promover y a permitir energías limpias o buses cero emisiones”.

“El proceso en el portal Américas aún es prematuro, porque la declaratoria de desierta aún no está en firme”: Juan Pablo Novoa, vocero de Green Bogotá


ENTREVISTA

María Consuelo Araújo, gerente de TransMilenio:

 

¿Por qué los eléctricos no quedaron dentro de la licitación?

Esta licitación permitía tecnologías a gas, tecnologías eléctricas y diésel Euro V, y el proponente que tenía tecnología a gas fue el que ganó. Entonces, como en cualquier competencia, se asignaron puntos y se analizó la propuesta económica con la propuesta técnica, y ganó la tecnología a gas.

Pero ¿en qué fallaron?

Creo que esa es una autocrítica que deben hacer los proponentes, porque podrán participar en el proceso de selección abreviada que se hará en el portal Américas que será para asignar 260 buses. Por eso, ahí, cualquier cosa que yo diga es mejor que se vea en la licitación.

Frente a los filtros que tendrán los buses Euro V: ¿quedará establecido en el contrato su uso o nos atenemos a lo que ocurrió la vez pasada cuando el alcalde sacó un decreto que no obligaba a que los buses los usaran porque a los operadores les salía muy costoso?

El filtro es una exigencia al momento de entrar en operación. Mejor dicho, lo buses que vengan con tecnología Euro V deben tener filtros que absorben el 75% del material particulado y que llevan al nivel de emisiones a un poquito inferior a las de Euro VI. Pero los filtros son una exigencia contraactual y están previstos en los costos de la licitación.

¿No le parece un poco incoherente que los dueños de los concesionarios del Sitp se hayan adjudicado buena parte de esta licitación cuando se han declarado en quiebra manejando los buses azules?

Nosotros hicimos unas exigencias bien altas en términos de garantías líquidas. Eso nos permitió ver la seriedad de las ofertas y, en un escenario en donde tenían la opción de buscar estas garantías en la banca internacional o con fondos de inversión, ellos las aportaron y las vimos con mucha precisión para que se cumplieran. Entonces era un requisito habilitante y hacía parte de la oferta económica, y cumplieron. Pero, por supuesto, llama la atención.

¿De qué se trata el pacto por el aire?

El 6 de diciembre haremos un pacto por la calidad del aire de Bogotá, en donde firmaremos como operadores –junto con Ecopetrol, los privados y públicos– un pacto para que la ciudadanía vea que efectivamente cumplimos con el ascenso tecnológico y la reducción de emisiones.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo