Llega la temporada de lluvias, ¿vuelven las inundaciones en Bogotá?

El clima lluvioso de los últimos días ha ocasionado varias inundaciones en Bogotá. La situación preocupa a las autoridades, que adelantan operativos de limpieza.

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

Se vienen días grises sobre Bogotá. La temporada de octubre ha hecho que vuelvan las lluvias sobre la Sabana y gran parte del centro del país. Con el regreso de la temporada invernal a Bogotá, preocupa que las lluvias amenacen con aumentar las inundaciones en la ciudad. La Alcaldía hizo un llamado para reducir los factores de riesgo de esta situación.

Con el regreso de las lluvias, que el Ideam estima se extenderán hasta principios de diciembre, la Alcaldía de Bogotá y el Instituto Distrital de Gestión de Riesgo (Idiger) han expuesto la posibilidad de que haya riesgos de inundación en algunas zonas de la ciudad. Las áreas aledañas a los canales, humedales y ríos de la ciudad son las que se verían más afectadas en este caso.

Pero un manejo erróneo de las obras, así como la acumulación de basuras en las alcantarillas, podrían ocasionar situaciones de riesgo. Esto ocurrió con cuatro familias de la localidad de Usaquén, quienes vieron cómo, luego de las fuertes lluvias del martes, a sus hogares se metieron las aguas negras de sus propios alcantarillados. La culpa, para los vecinos, es de una obra en una vía vecina.

“Llovió y eso tapó el alcantarillado y se inundó la casa de mi hijo, mi nuera y mis nietos y quedaron totalmente en la calle porque todos los enseres se les dañaron”, dijo a RCN Radio una de las afectadas por esta inundación.

Los vecinos aseguran que la obra que se realizaba en el sector era totalmente innecesaria, ya que la vía afectada se encontraba en buen estado. “Yo no sé qué arreglo estaban haciendo. Lo único que sabemos es que desde que esa vía está ahí ha causado varios malestares y hoy el agua empezó a colapsar por algunos sifones de tres o cuatro casas de esta cuadra”, dijo otro de los afectados.

Basuras y escombros, en la mira

El Idiger ha identificado como uno de los principales factores de riesgo la acumulación de basuras en el espacio público de Bogotá. Cuando una persona lanza un paquete plástico o un vaso a la calle, este se dirige con la acción de las aguas a las alcantarillas. Allí, tapa los sistemas de evacuación y provoca charcos. Incluso, en casos extremos, la acumulasión de desechos puede provocar el rebosamiento de las aguas lluvias, o causar un taponamiento que afecte las aguas negras. Esto habría sido lo que ocurrió en Usaquén.

Para evitar esta situación, el Idiger ha adelantado una serie de acciones con el fin de evitar estas acumulaciones. Con el acompañamiento de Aguas de Bogotá y el Acueducto, ha adelantado limpiezas constantes de las cuencas fluviales de la ciudad. Los canales de los ríos Fucha, Tunjuelo, Salitre, Tintal y Torca han sido las cuencas de mayor acción, debido a los antecedentes de inundaciones en sus rondas.

Estas intervenciones han incluido el retiro de unas 66.785 toneladas de residuos sólidos, que equivalen a 30 camiones diarios en los últimos 9 meses. También se han adealntado obras de poda de césped e intervención en más de 280 kilómetros lineales de estas y otras cuencas fluviales de la ciudad. Todo, con el fin de evitar represamientos que afecten a la ciudadanía.

El mayor problema es, para la entidad, el descuido de los bogotanos. No solo por la basura que se bota en las calles, sino también por la acumulación de escombros sólidos en las rondas de los canales. Medidas sencillas como disponer de los escombros y los residuos sólidos en el lugar es suficiente para evitar los deterioros.

El Idiger también hace recomendaciones para evitar los daños en los inmuebles. Estos sugieren, entre otros, mantener podadas las ramas de los árboles sobre los techos, asegurar los tejados y limpiar las cubiertas para que resistan los vientos y lluvias, y limpiar los canales y bajantes que evacúan las aguas lluvia.

A pesar de que el Ideam ha advertido que esta ola invernal no será tan fuerte como en años anteriores, la prevención es necesaria para evitar problemas. Las lluvias en Bogotá persistirán por cerca de dos meses. Prevenir emergencias como las vividas durante los inviernos de 2010 y 2011 es el objetivo definitivo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo