#RomperElSilencio, el movimiento que les dio esperanzas a las mujeres

En el Día de la Mujer queremos destacar el trabajo que se hace en el país para erradicar la violencia de género

Por Pamela López

El 2017 se convirtió en el año de romper el silencio. Mujeres en todo el mundo, desde Hollywood hasta nuestro país, decidieron hablar y denunciar la violencia de la que fueron víctimas. Por medio de movimientos como Time’s Up, Break The Silence y Me Too se encargaron de exponer públicamente que este es un flagelo mundial que necesita un final definitivo. Fundación Maisa Covaleda

En Colombia se han dado pequeños pasos, pero firmes, para eliminar la violencia de género. La exposición de los medios, las revelaciones de personajes públicos y el trabajo desde organizaciones han permitido no solo que esto deje de ser visto como algo normal, sino que las mujeres se empoderen.

Empoderamiento y respeto son claves en esta lucha, y una de las mujeres en Colombia que lo tiene claro es María Isabel Covaleda. Maisa, quien estuvo en las páginas de este diario hablando de cómo se recuperó tras ser víctima de violencia, ahora dirige la fundación que lleva su nombre y que, en tan solo un año, ha llevado a muchas mujeres a #RomperElSilencio, como bautizó su movimiento.

Las cifras aún son preocupantes, pero las denuncias han aumentado, y eso se debe, según Maisa, “al trabajo que hemos hecho, nuestra campaña ha dado varios frutos y eso ha logrado que varias mujeres salgan de la oscuridad en la que están sufriendo los abusos y violencias. También hemos conseguido que sectores, y otras personas que no están involucradas en esos círculos de violencia se involucren”. Fundación Maisa Covaleda

Maisa y su equipo han escuchado a más de 300 mujeres, les han brindado apoyo psicológico y acompañamiento jurídico, les han explicado cuáles son sus derechos y, lo más importante de todo, es que ellas deciden servir de voluntarias para ayudar a otras que atraviesan por lo que ellas vivieron. Así es como el silencio se empieza a romper.  “En la fundación tenemos dos redes de trabajo: uno es el objetivo de atender a las mujeres y que pasen de víctimas a ser sobrevivientes. Y segundo, es que trabajamos para que la violencia no sea normal y por eso hacemos campañas e involucramos a la sociedad”, comentó Covaleda.

Si bien la Fundación Maisa Covaleda puede recibir al menos unos nueve casos de violencia contra la mujer a la semana, son más los voluntarios y la ayuda que se suman para erradicar este flagelo. Por ejemplo, uno de los grandes logros de Maisa y su equipo el año pasado fue recoger las 20.000 firmas exigidas por el programa Causas Ciudadanas, impulsado por el Ministerio del Interior y liderado por el viceministro Luis Ernesto Gómez, para la creación de un portal que precisamente ayude a las colombianas a romper el silencio. “Nosotros ya dimos dos pasos importantes y entregamos las firmas al viceministro Gómez, y él asignó el presupuesto necesario para crear el portal. El otro paso que dimos fue sentarnos con Martha Ordóñez, alta consejera presidencial para la Equidad de la Mujer, para lograr que la Presidencia apoye la iniciativa. Ese portal va a estar albergado en la página web de la Presidencia porque consideramos que ahí debe estar. El proyecto va bien y está en proceso de elaboración; nosotros vamos a participar como veedores, además, queremos que llegue a todos los públicos, no solo a niñas y adolescentes”, agregó.

Hombres apoyando a mujeres en la Fundación Maisa Covaleda

El machismo no está en la cabeza de las mujeres de la fundación. Saben que representa un gran obstáculo, pero los hombres juegan un papel muy importante para combatir la violencia de género y por eso, como dice su directora, en vez de señalar con el dedo, los involucran.

“Creo que hemos hecho un trabajo bonito, porque cuando hablamos con ellos, nos escuchan y entienden de lo que les hablamos. Acá no los acusamos, los invitamos a que hagan una reflexión sobre el rol tan importante que tienen, entonces lo entienden y se suman. Creo que el mensaje que les hemos dado a ellos ha calado porque se han sumado hombres a nuestro equipo, los invitamos a participar y no los juzgamos por su género. La idea es que reflexionemos hombres y mujeres”, enfatizó Covaleda.

En la fundación hay por lo menos 70 personas, todas voluntarias, trabajando día y noche en los casos que reciben por medio de su página web y las redes sociales. “Nosotros apoyamos a las mujeres. Algunas llegan hasta la denuncia, otras no, pero cada una tiene sus razones. Acá no juzgamos, apoyamos”, añade Covaleda. Fundación Maisa Covaleda

Eso sí, Maisa asegura que si bien las denuncias se han incrementado, así lo han evidenciado desde la fundación, las instituciones aún no responden y eso aumenta los índices de impunidad: “El Estado debe dar el ejemplo y darse cuenta de que si las mujeres denuncian, necesitamos que las instituciones respondan, que ellos cumplan y hagan valer la justicia”.

En ningún país del mundo se ha erradicado la violencia contra la mujer, pero aún se puede cambiar la historia.

MÁS NOTICIAS DE BOGOTÁ AQUÍ 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo