Dos meses del atentado en el centro comercial Andino

Los acusados insisten que son un "falso positivo judicial".

Por Ginna Rincón

Hoy se cumplen dos meses del atentado terrorista perpetrado en el centro comercial Andino, en el norte de la capital.

En medio de la tragedia tres mujeres (Ana María Gutiérrez, Leidy Paola Jaimes y la ciudadana francesa Julie Huynh) perdieron la vida y cinco personas más resultaron lesionadas.

Desde un inicio,  las investigaciones por este caso causaron polémica entre la opinión pública, ya que los señalados por las autoridades de cometer este acto siempre se han referido a sus capturas como “un falso positivo judicial”. 

Sorprendentemente, las investigaciones para lograr la acusación de los nueve jóvenes –que actualmente se encuentran detenidos– se lograron en tiempo récord; justo ocho días después de que se originó la detonación del artefacto explosivo, en el baño de mujeres, iniciaron una a una las capturas.

La Policía y Fiscalía los señalan de pertenecer al Movimiento Revolucionario Popular (MRP); mientras que muchos de sus familiares, amigos y compañeros se han referido a este hecho como “una cacería de brujas”, dado que la mayoría de los acusados son abogados y sociólogos de universidades públicas.

Las investigaciones

Lo último que se ha revelado acerca de este controversial caso tiene que ver con un video de seguridad, publicado por Noticias RCN, en el que muestran los momentos de pánico que se vivieron en el baño de las mujeres del segundo piso.

La grabación es pieza clave de las autoridades competentes para encontrar indicios sobre el tipo de explosivo y la manera en la cual operaron los responsables.

Asimismo, se conoció otra de las supuestas pruebas con las que cuentan los investigadores, para inculpar a las nueve personas que se encuentran detenidas. Se trata de una grabación en la que están dos mujeres en un café internet celebrando frente a un computador. La Fiscalía presume que lo hacen porque encontraron los planos del centro comercial Andino.

Frente a esto, Alirio Rodríguez, padre de Lizeth Johanna Rodríguez, quien es una de las jóvenes detenidas, le expresó a PUBLIMETRO que  “la filtración de estas presuntas pruebas, que deberían estar en cadena de custodia, no deberían salir a la luz pública…  En el video del café internet ni siquiera se identifican los rostros, es algo absolutamente subjetivo. Si tienen algo en concreto de lo que había en ese computador que lo muestren”.

Alirio recalca que estos últimos dos meses han sido muy dolorosos, no solo para los muchachos detenidos, sino para sus familias. Por ello, hace un llamado a la justicia para que actúe con celeridad y “respeten el debido proceso, con pruebas técnicas que demuestren y no que pretendan demostrar”.

Es importante mencionar que los involucrados se encuentran esperando la citación de un juez, para continuar con las audiencias correspondientes y definir si se les declara culpables o inocentes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo