5 ‘Peros’ que genera la construcción de TransMilenio en la Séptima

Aunque el IDU plantea la necesidad de el sistema por esta vía, los expertos aseguran que hay otras alternativas

Por Ximena Arias

Aunque muchos ciudadanos se han manifestado de diversas formas en contra del TransMilenio por la Séptima e incluso han creado un comité para evitar su construcción, la Alcaldía continúa con la idea de realizar este proyecto.

Ayer, el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) anunció que se encuentra adelantando los estudios y diseños de actualización para la implementación del TransMilenio por la carrera Séptima.

Así, la troncal de TransMilenio iría desde la calle 32 hasta la calle 200. También conectaría las troncales de la carrera décima, la calle 26 y la Avenida Caracas. En un futuro, se espera que se conecte con la Avenida 68 y la primera línea del metro. En noviembre, se conocerán los resultados finales del proyecto.

El sistema tendrá 21 estaciones y un patio portal. También se establecería una conexión por la calle 72 con la troncal de la Caracas.

Según el IDU, actualmente, la carrera Séptima es un corredor en declive, que está desconectado de la movilidad de la ciudad, con un espacio público en franco deterioro, excluyente y caótico. Además, aseguraron que el proyecto está incluido en el Plan de Gobierno con el que se eligió al alcalde Enrique Peñalosa.

El IDU explicó los beneficios que tendría la construcción de la troncal de TransMilenio en esta vía.   

Dijo, que en cuanto a movilidad, el IDU sostuvo que se movilizarán más pasajeros en menos buses amigables con el medio ambiente. Asimismo, aseguró que la velocidad en la que se mueven los vehículos será mayor.

Frente al tema del espacio público, el IDU aseguró que el proyecto conectará la red de ciclorrutas de la ciudad porque se implementarán 10 kilómetros nuevos para los ciclistas.

Igualmente, la entidad afirmó que reconstruirá todos los andenes para que sean incluyentes y puedan circular las personas en condición de discapacidad, ciudadanos de la tercera edad y los niños.

Por otro lado, en el tema de seguridad, el IDU señaló que con el TransMilenio, el corredor estará más iluminado y contará con más cámaras de videovigilancia.

Finalmente, en el aspecto ambiental, el IDU declaró  que se están realizando estudios de monitoreo ambiental para medir las condiciones de aire, los niveles de ruido y la calidad de agua.

Además, la entidad reiteró que con la reducción del número de buses y la implementación de tecnologías ambientales, se reducirá la contaminación en el corredor.


PUBLIMETRO consultó a diferentes expertos en las áreas específicas para que realizaran una evaluación de los argumentos presentados por el IDU frente al proyecto.

  1. MOVILIDAD: el profesor Fernando Rojas no está de acuerdo con la construcción del TransMilenio en la Séptima porque “entre la calle 32 y la calle 59, el espacio es muy angosto. Así, las estaciones van a ser muy pequeñas y se van a convertir en un cuello de botella para los pasajeros”. Para Rojas, la solución es que se establezca una ruta de buses articulados  y duales que funcionen en carriles preferenciales y que conecten las diferentes troncales de la ciudad como la Caracas y la carrera 30. Igualmente, el experto asegura que las personas de estratos 4, 5 y 6 solo se montarán al nuevo sistema cuando preste un servicio adecuado. De lo contrario, comprarán otros carros para movilizarse en la capital.
  2. ESPACIO PÚBLICO: el profesor de la maestría en diseño urbano de la Universidad Nacional, Diego Cala, asegura que la construcción de ciclorrutas y nuevos andenes es acertado porque en otras troncales de TransMilenio no se tuvieron en cuenta a los ciclistas ni a las personas en condición de discapacidad. Sin embargo, Cala asegura que el tamaño de la vía y los edificios que están en ella imponen unas restricciones muy grandes para la construcción de estos corredores. Por esto, el proyecto debe ser ajustado teniendo en cuenta las necesidades de los ciudadanos que viven cerca a este corredor. Por otra parte, uno de los errores que se cometió en la implementación de las anteriores troncales es que, tras la compra de los predios, muchos quedaron vacíos y no fueron aprovechados. Para el experto, los puentes peatonales también se habrían podido utilizar para instalar puntos de venta o servicios a los ciudadanos. Y otra equivocación es que hay una falta de regulación ante las ventas informales.
  3. SEGURIDAD: el profesor del Instituto de Estudios Urbanos, Fabio Zambrano, asegura que, actualmente, “la carrera Séptima es un corredor seguro porque hay varias universidades y hay locales que funcionan las 24 horas como las estaciones de gasolina y servicios de restaurantes. El IDU está buscando argumentos para justificar su proyecto. El corredor es muy activo tanto en la noche como en el día”. El experto explica que la inseguridad en el transporte público es un problema que se ha presentado durante varios años y no es exclusivo de TransMilenio.
  4. MEDIO AMBIENTE: el docente de la facultad de ingeniería de la Universidad de la Salle, Edder Velandia, asegura que no es cierto que se va a reducir la contaminación con la implementación de TransMilenio en la Séptima porque “se va a reducir el espacio que van a tener los carros particulares y al ser un corredor de alto tráfico, los vehículos se van a movilizar con menor velocidad y van a empezar a emitir más gases contaminantes porque tienen que consumir más combustible”. Sin embargo, el experto sostiene que la alternativa es utilizar buses eléctricos con baterías recargables, reducen el ruido y no emiten ningún contaminante a la atmósfera. También pueden emplearse vehículos con sistemas híbridos que funcionan con baterías que se recargan durante el recorrido.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo