Comportamiento obsesivo habría sido clave para acusar a agresor de la periodista Paola Noreña

El ataque se dio en Bogotá, el pasado mes de abril.

Por Publimetro Colombia

Aunque el CTI había capturado al hombre señalado de haber atacado a la joven Paola Noreña el pasado 6 de abril. Hasta el pasado viernes el presunto agresor, identificado como Miguel Rozo, uno de los exnovios de la comunicadora, tuvo la audiencia de acusación.

Según dio a conocer El Espectador “el ente investigador aseguró que los comportamientos del supuesto implicado le permiten inferir, más allá de toda duda razonable, que él es el mismo hombre encapuchado que a las 5:48 p.m. de ese día abordó por la espalda a la comunicadora y la agredió con cuchillo en múltiples ocasiones, nueve días después de que ella decidiera terminar la relación entre los dos.

La Fiscalía informó que Paola sospechó desde el inicio de Rozo, con quien tuvo un noviazgo por seis meses “Cuando terminó su jornada laboral en la Universidad Minuto de Dios, se fue caminando por la carrera 77 por el costado del Colegio Minuto de Dios, cuando un hombre más alto que ella la tomó por el cuello y de forma inmediata y sin mediar palabra, le cortó el cuello en el lado derecho. Al forcejear, el sujeto le cortó también el dedo meñique de la mano derecha y por último le propinó un corte en el rostro en el costado derecho que se extendió hasta la cabeza, pasando por la oreja”, indica la Fiscalía.

Las cámaras de seguridad del sector habrían sido claves para dar con el presunto agresor al que le fue allanada su casa, en donde reside junto con su hermana y su madre, en el sector de Colsubsidio.

Paola dijo a las autoridades que ella siempre sospechó de su expareja por las actitudes extrañas que tuvo durante la relación “Había observado en esta persona un comportamiento obsesivo, escribiéndole y llamándola de forma desesperada a su celular, y siendo abordada el día anterior a los hechos”, indica la Fiscalía. Además  los familiares de la joven dicen que durante la relación el hombre se exaltaba con facilidad, rompía en llanto de manera reiterada y trataba de controlarla.

Y cuando Noreña decidió acabar las coas definitivamente con él, le hacía visitas inesperadas y le enviaba mensajes de Whatsapp, en los que pedía que no lo dejara. Incluso, después del ataque se hizo pasar por su esposo para verla en el hospital.

Por su parte la secretaría de la Mujer, asegura que Paola está recibiendo el acompañamiento y las asesorías del Distrito para que este caso marque un precedente y siente jurisprudencia en las investigaciones por feminicidio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo