La carta de Violeta Arango acusada por el atentado en Andino que escribió desde el exilio

Violeta afirma que ha tenido que exiliarse por los hechos ocurridos.

Por Ximena Arias

Violeta Arango es socióloga de la Universidad Nacional y según las autoridades, sería la organizadora de las mujeres del MRP. Ella realizaría labores de inteligencia en los sitios que tenía planeado atacar.

Hasta el momento no ha sido capturada por el atentado en el Centro Andino. Ella sería novia de alias Boris, jefe del Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP).

En su carta Violeta afirma que su vida cambió el sábado 24 de junio cuando se emitió una orden de captura en su contra por el atentado en el Centro Andino.

“Ese día no me encontraba en casa, no pude enterarme de lo que estaba pasando, sino hasta el otro día. Nadie me contestaba en casa, algo sucedía y ahora la preocupación era mía. Sin saber muy bien qué estaba ocurriendo, el viernes 30 de junio todo se complicó, cuando empezó el escarnio público. Salí en todos los noticieros, dijeron de todo sobre mí, cosas que ni siquiera yo sabía sobre mí misma”, afirma Violeta en la carta.

Además, considera que su captura y la de los otros jóvenes es “un montaje de la Policía Nacional y Fiscalía General de la Nación, que para mantener su buena imagen (que a nadie convence) han decidido emprenderla a un contra un buen grupo de personas”.

También, asegura que al parecer, en Colombia se quiere establecer un estado de sitio por parte de las clases dominantes. Adicionalmente, calificó de injusta la detención de una persona sin una orden de captura.

En su carta, Violeta aseguró que con la detención de los jóvenes se quiere desviar la atención para tapar los verdaderos problemas que existen en el país.

Sobre su situación actual afirmó que “en este momento, con una orden de captura vigente, víctima del escarnio público por parte de los noticieros y medios escritos, mi vida no volverá a ser la misma, me han separado de las personas que más amo, me han condenado y creo que no podré hacer nada al respecto en lo que me resta de vida, que espero sea mucha, aunque en realidad no lo sé”.

Igualmente, aseguró que es una “una exiliada más, una condenada al destierro (…)Abandoné la tierra que más amo, sin perder la convicción de que este país merece algo mejor, que es lo que quiero y en donde quiero vivir”.

Finalmente, sostuvo que “soy inocente, y agradezco a todos aquellos que creen en mí, que no creen lo que dice falsamente la policía, ese apoyo es lo único con lo que cuento, porque ya me quitaron todo pero parece no ser suficiente para ellos.

Si quiere leer la carta completa, puede hacerlo en el Portal Las 2 Orillas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo