“Le decimos no a TransMilenio por la Séptima”: comité ciudadano

Algunos de los vecinos de la vía más tradicional de la ciudad se unieron y crearon el comité Defendamos la Séptima

Por Pamela López

No se sorprenda si las ventanas de las casas y los apartamentos que quedan sobre la Carrera Séptima se empiezan a llenar de carteles en donde se ve un “NO TranMilenio en la cra 7”, todo hace parte de una iniciativa que varios vecinos de esta importante vía de la ciudad que decidieron no apoyar el proyecto del alcalde Enrique Peñalosa de construir allí una de las troncales del sistema.
Siempre se ha escuchado que la unión hace la fuerza y el comité de Defendamos la Séptima lo tiene claro, “nosotros somos vecinos de barrios como Chicó, Rosales, Marly, Quinta Camacho, Antiguo Chicó, Usaquén e incluso Teusaquillo, que nos hemos visto en los encuentros de participación ciudadana que adelantan la Administración Distrital y los directores del proyecto del TransMilenio por la Séptima. Hubo un encuentro en Usaquén y uno en Chapinero que fue donde socializaron el proyecto, allí intentamos acudir a los espacios de participación para dar a conocer nuestras diferencias, pero lo que ocurrió fue que nos pusieron a debatir sobre cosas pequeñas y asuntos estéticos como el color de una mata o una puerta, y no escucharon nuestras preocupaciones de fondo”, comentó Sebastián Rojas, encargado de las comunicaciones del comité y uno de sus integrantes.
De esta forma, y con la bandera en la mano para defender la vía más tradicional y con más historia de la capital del país, decidieron movilizarse. Este fin de semana realizaron un plantón en Chapinero, pero la semana pasada decidieron hacer su lanzamiento oficial en una librería reconocida del sector y se tomaron Twitter con el #NoATransMilenio7a.
Sin embargo, esto va más allá de una apasionada defensa y el comité tiene claro qué los une.
“Sentimos que esa participación ciudadana era para cumplir un requisito y como para hablar de cosas que no tenían fondo, era como ‘firme aquí y ya’. Entonces sentimos que tenemos preocupaciones de fondo sobre el proyecto y no nos están escuchando. En el comité hay personas que saben de todo y que incluso votaron por Peñalosa, pero que tampoco están relacionados con la revocatoria, ni con la anterior administración y por eso quisimos organizarnos”, añadió Rojas.
#NoATransMilenio7a
Los integrantes de Defendamos la Séptima comentan que la preocupación de una troncal va más allá de lo estético que pueda ser. Aseguran que esto representaría un gasto enorme e innecesario de dinero para la ciudad, además que no la tiene para financiar un proyecto de este tipo. “Nos preocupa lo financiero porque sentimos que esto será un atraco para la ciudadanía. Vale la pena decir que en las reuniones que tuvimos con la directora del proyecto no supieron decirnos cuánto sería el costo por kilómetro y cuánto costará la gestión predial. Lo único que nos dijeron es que en noviembre sale el proyecto y se licita, y listo. Hasta nos nombraron un estudio de alternativas de movilidad en donde dice que TransMilenio supuestamente es lo mejor, pero no vimos nunca el estudio”, aseguró Rojas.
Por otro lado, el tema arquitectónico es algo que les quita el sueño porque el TransMilenio por la Séptima representaría un cambio drástico en el sector. Rojas asegura que en sus reuniones todos coinciden que si se construye la troncal “la vía se convertiría en una segunda Caracas, se volvería un tugurio y habría depreciación de los inmuebles”.
A esto hay que sumarle el impacto ambiental de proyecto que para nadie es un secreto. De hecho, muchas de las críticas que le han hecho al alcalde Enrique Peñalosa es la apuesta por el diésel y no por utilizar buses eléctricos. “A la hora de los encuentros ciudadanos, la directora del proyecto nos dijo que las tecnologías eléctricas son muy inmaduras, que no se sabe si tienen la autonomía suficiente para un proyecto así y aumentarían el costo. Más o menos fue como el diésel es más barato y hace lo mismo, pero eso es delicado para la salud”.
De hecho, la Organización Mundial de la Salud asegura que el humo de diésel es cancerígeno y es puede ser tan letal como el asbesto, el arsénico y el gas mostaza.
El comité asegura que la obra generaría un impacto negativo “porque mínimo duraría cuatro años, que pueden ser más porque la gestión predial es demorada. Eso sin contar los pasos subterráneos y ya sabemos lo que significa hacer unos deprimidos en la ciudad. Lo otro es que esto no resuelve el problema de movilidad que tiene la ciudad. Es meternos en esa obra gigantesca que no sabemos cuánto va a durar, cuánto va a costar, qué va a implicar y que va a deteriorar, además de que no va a resolver los problemas de movilidad”, añadió Rojas.
Los integrantes del comité están dispuestos a escuchar y ser escuchados. Sin embargo, tienen claro que tocar la Séptima sería algo de lo que todos los ciudadanos podrían arrepentirse si no se hace de la forma adecuada.


La troncal de la Séptima  
El Distrito está determinado a construir la troncal por la Carrera Séptima. La etapa de los estudios ya esta cerrada y se espera que a final de año abran la licitación para la etapa de diseños. Como se tiene planteada tendrá pasos a desnivel, además irá desde la calle 32 hasta la 200. Sin embargo, el tema que más preocupa es la financiación del proyecto, pues se estima costará un billón de pesos, así como el uso de diésel en una vía como esta. De hecho, los opositores de la obra aseguran que Bogotá debería apostarle a los buses eléctricos y dejar atrás la estela de humo. 


 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo