La nueva semaforización no arreglará por sí sola la movilidad en la ciudad

Si bien es cierto que Bogotá necesita actualizarse, la reducción en los desplazamientos que promete el Distrito hasta de un 30% se pone en duda y los nuevos semáforos necesitarán ayuda para que el tráfico deje de ser un dolor de cabeza

Por Pamela López
Archivo Publimetro
La nueva semaforización no arreglará por sí sola la movilidad en la ciudad

Bogotá es de esas ciudades en las que se da un extraño fenómeno: cada vez que llueve colapsa y los semáforos dejan de funcionar. No es para más, si la capital del país cuenta con un red semafórica que tiene más de 40 años es un milagro que funcione.

Esta semana, el alcalde Enrique Peñalosa anunció que ya está abierta la licitación para la nueva red que actualizará los semáforos en la ciudad. Esta costará 235.000 millones de pesos y según el secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo, “todos nuestros semáforos van a tener una batería que les va permitir operar un par de horas adicionales así haya una falla en el suministro de energía”.

Una noticia que le cae bien a varios capitalinos que sufren a diario por los semáforos. “Espero que con esta nueva red de semáforos el tránsito realmente mejore en la ciudad. Cuando llueve prefiero no manejar porque toca pensar en los huecos, en los semáforos y en los que manejan salvajemente. Sería una buena opción, ojalá la implementen”, comentó a este medio Álvaro Rahirant, quien vive en Bogotá desde hace 40 años.

Ante la petición constante de muchos ciudadanos de mejorar la movilidad en la capital del país, Peñalosa y Bocarejo señalaron que el nuevo sistema “disminuirá los tiempos de desplazamiento entre 15% y 30% como se ha demostrado en otras partes”. Pero no a todo se le puede dar luz verde y es aquí donde se asoma una de las dudas con este proyecto, pues según Daniel Páez, experto en movilidad de la Universidad de Los Andes, “esto que saca el Distrito que va a mejorar la movilidad en un 30% será en algunos corredores específicos, pero que nos muestren los estudios porque ninguna ciudad ha logrado tener una mejoría de ese tamaño. De ser así, si el Secretario de Movilidad logra reducir en eso los viajes, pues tendríamos que cambiar la estatua de Bolívar por la de él”.

Ocurre que además de los semáforos, Bogotá necesita más empujones para que se mueva: “Es importante hacer una inversión, pero no nos podemos quedar con semáforos obsoletos. Eso sí, si el Distrito cumple con las 1400 intersecciones podría ser una mejoría, pero no tenemos mucha información y no sabemos cuáles son los 1400 que quedarían sirviendo”, agregó Páez.

A esto hay que sumarle cámaras de buena calidad, demarcación de vías, buena señalización, entre otros aspectos que pondrían un granito de arena para mejorar la movilidad. Para finalizar, Páez asegura: “Creo que se están confiando mucho en un semáforo, que si bien puede hacer cosas, ayudaría en ciertos corredores o en TransMilenio, pero en general un 20% no creo”.

La academia le pide al Distrito que sea claro con los estudios y con el acercamiento que deben hacer con las empresas que manejan este tema para evitar inconvenientes y que se asegure que sí servirán cuando estén en marcha.


“Esto que saca el Distrito que va a mejorar la movilidad en un 30% será en algunos corredores específicos, pero que nos muestren los estudios porque ninguna ciudad ha logrado tener una mejoría de ese tamaño”, Daniel Páez, experto en movilidad de la Universidad de Los Andes


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo