Contrato laboral para taxistas: una política difícil de implantar

Un tema que enfrenta a los diferentes actores del gremio de taxistas es la aplicación de un contrato laboral que reglamente el oficio.

Por Ximena Arias

Cuando usted se monta en un taxi, muchas veces se queja por el mal servicio que prestan los taxistas. Sin embargo, lo que usted no sabe es que muchos de ellos llevan trabajando entre doce y dieciséis horas.
Juan Pablo Niño afirma que trabaja 16 horas y no cuenta con seguridad social, solo tiene el Sisbén.

“Siempre he peleado por la seguridad social de los conductores, pero es difícil porque los grandes empresarios ni el gobierno han querido regular esta parte”, sostiene Niño.

El taxista afirma que “el Estado debería ingresarnos a un régimen distinto, pagarnos la salud y ser trabajadores especiales porque cumplimos un servicio a la ciudadanía”.

Diariamente, los taxistas ganan una cantidad de dinero por las carreras que realizan. De este total deben entregar un porcentaje, llamado dentro del gremio como “producido” a los dueños. No obstante, esto no aplica para todos los conductores porque algunos son dueños de sus vehículos y no tienen que responderle a ningún jefe.

Para Niño, dentro de las condiciones difíciles que deben vivir los taxistas son “los producidos altos, la constante inseguridad en Bogotá y la competencia contra los servicios de transporte ilegal”.

El politólogo con maestría en gestión Urbana, Fernando Rojas, afirma que “los taxistas deben trabajar 25 días al mes. Además, tienen que entregar al dueño 90 mil pesos y les quedan aproximadamente, 35 mil para su sustento diario. Al año, tienen que pagar 750 mil pesos en gasolina, 175 en lavado, 246 en salud, pensión y ARL.  El dueño del carro no hace ningún esfuerzo. Esto provoca que los taxistas presten un mal servicio a los clientes porque debe buscar carreras muy cortas en donde no haya trancón para conseguir el producido”.

¿Un contrato laboral para los taxistas?

Frente a las difíciles condiciones de trabajo que viven los taxistas, se ha intentado reglamentar este oficio. Sin embargo, Iván Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, afirma que “legalizar esa actividad es muy difícil porque hay muchas formas de trabajar. Unos son dueños de los vehículos, otros trabajan para ellos, algunos están adscritos a empresas, entre otras. Todas estas modalidades dificultan la reglamentación”.

Jaramillo explica que en el 2014, hubo un intento con el decreto 1047 para que los taxistas se afiliaran a la seguridad social. Legalmente, ellos no podrían trabajar si no la tienen. Ademas, esto debería estar en la tarjeta en donde se encuentran los precios”.

Igualmente, el experto asegura que “la gente tiene una tendencia al consumo y no al ahorro. Por esto, ellos no van a hacer una afiliación como independientes al sistema de seguridad social”.

“La relación ideal sería establecer un contrato laboral entre el conductor y el dueño del taxi o la empresa que garantice los derechos”, sostiene Jaramillo.

¿Los dueños solo reciben el dinero?

Miguel Sandoval es propietario de un vehículo y tiene una empresa que posee varios taxis. “Nosotros les alquilamos los vehículos a los taxistas y ellos nos entregan un producido.También, les pagamos la ARL y la salud. Ellos se encargan de la pensión”.

“No es cierto que los taxistas trabajen 12 horas, ellos pueden disponer del taxi como un vehículo personal porque también hacen diligencias personales”, asegura Sandoval.

El propietario también afirma que ellos deben invertir en gastos operativos como el mantenimiento.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo