Los taxis de lujo no sirven para mejorar el servicio

Los taxis de lujo son la nueva propuesta de la para que los taxis puedan brindar un servicio similar a aplicaciones como Uber o Cabify.

Por Ximena Arias

Ahora usted podrá pedir un taxi de lujo, que no será de color amarillo, sino negro. Además, según la Secretaría de Movilidad, será más cómodo, mucho más grande, siempre deberá registrar sus carreras en plataformas tecnológicas y sus conductores tendrán que acreditar un mínimo de 50 horas de capacitación.

Sin embargo, esta medida genera desconfianza en varios sectores.

Por su parte, el experto  en movilidad y gestión urbana, Fernando Rojas Parra, afirma que “los taxis de lujo generarán más trancones porque llegarán nuevos carros a las vías de Bogotá, que no tienen más espacio. Tampoco, resuelven la calidad del servicio que prestan los taxistas amarillos y no cambian las condiciones laborales de los conductores”.

Para Rojas, “esta medidasolo van a beneficiar a los dueños y a los grandes empresarios porque ¿cuántos taxistas rasos van a poder chatarrizar sus vehículos para comprarse un taxi de lujo? Muy pocos”.

Además, el mayor problema que Fernando le ve a los taxis de lujo “es que sólo beneficiarán a quienes puedan pagarlos. El servicio de transporte público individual debe mejorarse para todo el mundo, no solo para unos pocos”.

Así, “algunos taxis amarillos prestarán un buen servicio, otros no. Mientras tanto las plataformas seguirán funcionando y Uber podrá cobrar más con su tarifa dinámica. Con esta decisión, la Administración Distrital y el Gobierno se fueron por las ramas”, sostiene Rojas.

Lo más curioso de esta medida es que algunos taxistas tampoco están de acuerdo. El vicepresidente del Sindicato de Taxistas de Bogotá, Pedro Vargas, afirmó que “esta política tiene ciertos vacíos que no le convienen al gremio porque solo se puede cobrar por medio de la aplicación y la inversión es muy alta”.

Para Federico Arias, dueño de taxis, uno de los problemas que se podría generar con vehículos de lujo es que “se vuelva un monopolio porque las compañías más grandes de taxis podrían implementar este servicio. Así, los empresarios con más poder se adueñarían de estos vehículos e impondrían sus reglas”.

Por su parte, aplicaciones como Cabify enviaron un comunicado en el que manifestaron que los taxis de lujo no  eran la solución. En el texto plantean los siguientes interrogantes “¿están los propietarios de taxis dispuestos a chatarrizar un vehículo de 25 millones de pesos para comprar uno que cueste el doble? ¿es objetivo que este proyecto lo esté liderando el Gobierno de la mano de las dos empresas de taxi más grande del país y que además son dirigidas por los principales opositores de las plataformas tecnológicas?”

Las soluciones para mejorar el servicio de taxis

El experto Fernando Rojas aseguró que lo primero que se debe hacer es reglamentar de forma adecuada el servicio.

“Mientras que los taxistas tengan que trabajar doce horas diarias para pagarle 90 o 100 mil pesos al dueño del carro, no prestarán un buen servicio. Además, tienen que suplir la carga de la gasolina, pagar los servicios de lavado y también, llevar plata para su casa y cubrir su salud y pensión”.

“Actualmente, el servicio está hecho para que los dueños de los taxis exploten a los conductores”, asegura Rojas.

El profesor Rojas cree que el problema de las políticas públicas relacionadas con el servicio de transporte individual es que están centradas en el negocio y no están pensadas para los usuarios.

“Todo el mundo habla de la rentabilidad del negocio. Esto es equivocado. Hay que pensar en las necesidades de las personas y cómo se van a resolver. Si esto lleva a una ganancia, bienvenida. No al contrario”, sostiene Rojas.

Finalmente, Rojas considera que “es triste que la Administración Distrital haya perdido una oportunidad para mejorar la calidad del servicio porque siguen pensando en la forma de proteger el negocio. Además, es muy negativo que los ciudadanos no sean invitados a estas reuniones para hacer sugerencias. También, el Ministerio de Transporte debe tomar una decisión”.


“Todo el mundo habla del negocio. Pero hay que pensar en las necesidades de los usuarios y sus soluciones”
Fernando Rojas, experto en movilidad.


Así funcionará el servicio de lujo
•    El usuario podrá solicitar el servicio en la plataforma y en la vía. Si la toma en la calle, igual podrá conocer la información (costos y recorrido) de la carrera.
•    El conductor deberá registrar el trayecto desde la aplicación.
•    La información sobre la carrera (costos y recorrido) quedará registrada en una base de datos almacenada en la nube.
•    Al final del recorrido, el usuario podrá calificar el servicio, verificar las tarifas y pagar por medios electrónicos o efectivo
•    El conductor tendrá que mantener encendida la aplicación.


 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo