Arriendos en Bogotá: Así puede salvarse de las estafas

Los estafadores aprovechan los letreros de "Se arrienda" para robar a las personas.

Por Ximena Arias

Una joven denuncia que fue estafada cuando iba a sacar un apartamento en arriendo. Después de consignar el valor del primer mes, no le cumplieron con la entrega del inmueble y los supuestos dueños desaparecieron.

Así como este caso, hay varias personas que han caído en la trampa. Varios estafadores ofrecen muebles que no son de su propiedad para engañar a la gente.

Un caso que fue reportado en Noticias Caracol es el de una muchacha que encontró un clasificado en el periódico que estaba en la sección de arriendos de apartamentos y decía “Mazurén 60 M2, dos alcobas, dos baños GARAJE $1.000.000”.

La joven que ocultó su identidad contó que “cuando estoy llegando y lo llamo, me dice que se tuvo que ir pero que los vigilantes están al tanto y te van a dejar pasar. Al estar en el edificio, dije el nombre de la persona, me hicieron pasar a ver el apartamento con otra persona que también iba a verlo. Hago preguntas sobre el dueño y me dicen que es una persona responsable”.

Finalmente, la joven nunca se vio personalmente con quien le había hecho la oferta de arriendo. Pero estaba interesada en arrendarlo , dio copia de su cédula, carta de trabajo y datos del fiador al correo electrónico jairobravo1960@hotmail.com”.

“Parecía un trámite normal de arrendamiento porque a mi me enviaron un contrato a mi correo con todos los datos míos y del contratista. También, estaba la cuenta bancaria en donde tenía que hacer la consignación”, sostiene la joven.

Pero cuando realizó la consignación del $1.200.000 pesos correspondiente al primer mes de alquiler perdió toda comunicación con los contratistas. Por esto, radicó un derecho de petición en el banco para que le den información sobre el titular de la cuenta. Sin embargo, no pudo obtener los datos.

“La cuenta está asociada a un número de teléfono. Llamo, hago la denuncia. Sin embargo, me dicen que no pueden darme más datos por el tratamiento del cliente”, aseguró la muchacha.

Posteriormente, en la portería del edificio hizo un reclamo y la contactó el representante legal del apartamento para decirle que no tiene nada que ver con esta transacción y que está publicado en una inmobiliaria para su arriendo, y no de forma particular.

El edificio estaba ubicado en la Calle 152 A # 46 – 15 en el barrio Mazuren.

Los expertos recomiendan que no se haga una consignación a una persona que no haya conocido y verificar la identidad de las personas con las que está haciendo la transacción.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo