El Combo 2600, un parche que quiere recuperar el espíritu bogotano

El Combo 2600 quiere recuperar las cosas buenas de Bogotá y realizar críticas de una forma divertida.

Por Ximena Arias

Desde 2012, es común ver a jóvenes en la calle pintando las aceras de la calle con colores. Además, han retirado varios pendones de las empresas constructoras y los han llevado a cada una de estas compañías. También, han puesto tapabocas en las principales estatuas de Bogotá. Usted se preguntará, ¿Quiénes son ellos?

Estos jóvenes hacen parte del Combo 2600. Uno de sus integrantes y fundadores es Diego Laserna, quien es profesor del Colegio de Estudios Superiores de Administración (CESA) y comentarista en el programa Alerta Bogotá.

Laserna explica las razones por las que se llaman de esa forma. “Escogimos este nombre porque éramos un grupo de gente joven. Por esto, le pusimos Combo. Y el 2600 por el slogan de la campaña Bogotá, 2600 metros más cerca de las estrellas”.

El slogan “Bogotá, 2600 metros más cerca de las estrellas” fue lanzado durante el primer período de Enrique Peñalosa como Alcalde y para Diego, “en este momento, los bogotanos estábamos muy orgullosos de vivir en la ciudad, teníamos unos líderes en los que creíamos y la ciudadanía por primera vez en la historia, valoraba las cosas positivas de Bogotá”.

“Cuando creamos el Combo 2600, estábamos en el momento contrario y quisimos recuperar ese espíritu en la ciudad”.

Pero, ¿Cómo nacieron y qué hacen?

“A los bogotanos nos gusta mucho quejarnos de nuestra ciudad. Por eso varios amigos como Martín Rivera, Sebastián Castañeda y otros dos compañeros nos juntamos para montar un grupo para rescatar las cosas buenas de Bogotá. Con el objetivo de proponer unas soluciones viables”, afirma Laserna.

En el inicio de su proyecto, todos los integrantes del Combo 2600 quisieron a aprender sobre Bogotá. “Empezamos a organizar una serie de reuniones semanales en las que invitamos a expertos de un tema de la ciudad que nos interese y hacemos una invitación abierta al que quiera ir”, según Diego Laserna.

“Por ejemplo, ayer nos reunimos con un experto en seguridad que se encargó de este tema en las administraciones de Antanas Mockus y Enrique Peñalosa, otra vez vino una profesional en el SITP. Así, todas las semanas tenemos un tema de discusión”, cuenta Laserna. Además, “tratamos de no llevar solo académicos, sino personas que conozcan y vivan el día a día de la ciudad”.

Sin embargo, no consideraron suficiente aprender sobre la ciudad. Por esto, empezaron a escribir sobre Bogotá en diferentes medios de comunicación. “Yo hice una columna sobre el aumento en las tarifas de Transmilenio. Pero después dijimos, aprender y escribir lo hace todo el mundo, tenemos que hacer algo más”, según Diego.

Por esto, iniciaron acciones para llamar la atención de la gente y poner en la discusión pública diferentes temas. “Cuando pintamos las calles, queríamos enviar el mensaje a los conductores de carro particular y los buses para que respeten al peatón”.

“Los pendones y los pasacalles están prohibidos, y nadie sanciona a la gente que los pone, entonces investigamos quiénes eran los constructores que más vallas tenían en la ciudad y las bajamos. Después, se las llevamos a las oficinas y les dijimos que toda esa basura era suya”.

Otra de sus acciones fue regalar una valera a las personas para que pusieran partes ciudadanos para que cualquiera le ponga un parte a alguien que parquee en el andén o en un sitio prohibido.

“Todas nuestras actividades tienen un mensaje en común: Los ciudadanos, aunque no tengamos una autoridad formada o un rol de funcionario público, podemos hacer muchas cosas para ayudar a que esta ciudad mejore, además de quejarnos porque esta es la forma perezosa de decir que uno se preocupa por Bogotá”.

Este tipo de acciones han tenido repercusión en la ciudad porque como asegura Diego “en muchos lugares donde hemos pintado las cebras, la Alcaldía ha puesto semáforos o reductores de velocidad”.

Varias iniciativas del Combo 2600 se han replicado en ciudades como Ibagué, Cúcuta, Popayán, entre otros.

El Combo 2600 continuará con estas acciones pero durante el 2017, han empezado a recorrer otros barrios que no conocían. “Uno en Bogotá crece en su barrio, donde trabaja y algunos otros dos. Pero es muy difícil tener un conocimiento general de la ciudad. Entonces todos los meses, intentamos contactar a algún líder de un barrio que no conocemos para que nos presente el sector y nos cuente las problemáticas y las cosas buenas. Hasta el momento hemos ido a Carvajal, luego vamos a ir a Ciudad Verde, Humedal de la Vaca, entre otras que queremos visitar”.

“Nuestra idea siempre ha sido asumir más responsabilidades. Yo me lancé al Concejo en el 2015. Creemos que una forma importante de ser responsables con la ciudad, es que mucha gente se dedique a hacer política o funcionarios y servidores públicos. Creemos que es muy cansón ese debate entre Gustavo Petro y Enrique Peñalosa, quedarse atascado allí es muy dañino para la ciudad”.

Algunas de sus acciones han generado incomodidad en las Secretarías de las Alcaldías o del IDU, o algunas empresas inmobiliarias se ponen bravas cuando les llevamos las vallas. Sin embargo, en general, la reacción ha sido muy positiva”.

Las acciones que realizan tienen un gran simbolismo porque como explica Diego, “si tu vas y limpias un parque es una buena acción, pero es un poquito aburrida. La idea de esto es que muchas personas vean lo que estamos haciendo y eso es lo que le permite a uno tener esos símbolos creativos. Una cebra de colores, una medalla de oro para los recicladores, los partes ciudadanos. Este tipo de elementos dan risa y llaman la atención de los medios de comunicación. Además, tratamos de criticar las cosas de una forma amable”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo