Rafael Uribe Noguera, conociendo los detalles del crimen desde su personalidad

El asesino y violador de Yuliana Samboní está recluido en la cárcel La Picota esperando su condena. ¿Qué lo motivó a cometer el crimen?

Por Pamela López

¿Cómo es que un hombre encantador, exitoso profesionalmente, muy atractivo para las mujeres y con un círculo social poderoso, como describían a Rafael Uribe Noguera, termina convirtiéndose en uno de los asesinos más despreciados del país en la actualidad?.

Para respondernos esto sobre el asesino y violador de Yuliana Samboní hablamos con el perfilador criminal Belisario Valbuena, quien sin dudarlo señaló que el arquitecto bogotano tiene todas las características de un psicópata. “Él empieza a adquirir rasgos psicopáticos o lo que en psicología y psiquiatría se conoce como trastorno antisocial de la personalidad. Eso es básicamente la incapacidad de no sentir empatía por el otro, de no sentir consideración por el otro, de no respetarlo. Son sujetos que quieren conseguir placer a cualquier costo, que lastiman a los demás, no reconocen al otro como un humano, lo ‘cosifican’, y esa mezcla de estas variables que he mencionado crearon el monstruo en el que se convirtió”, comentó Valbuena.

Para entender un poco mejor el comportamiento de Uribe Noguera hay que remitirse a su infancia. Valbuena  comentó a PUBLIMETRO que en la formación de una persona se necesitan pautas de crianza, pero estamos frente a un caso en donde hubo una niñez sin límites, que se vio incluso reflejada en su vida adulta. “Él empieza a tener esas fallas de no tener límites, no se le enseñó a diferenciar lo correcto de lo incorrecto. Súmele a eso que él en edad escolar empieza a abusar del alcohol, lo sé porque tengo un amigo que fue compañero de curso de Rafael Uribe en el Moderno y él era el tipo de persona bastante rumbera, que armaba los planes y consumía alcohol, que luego lo llevó a las drogas”, añadió.

Las drogas y el alcohol influyeron para que Uribe Noguera asesinara y violara. En otras palabras, y para aclarar, no es que el “uso de alcohol y drogas desencadenen un acto de violencia sexual, pero sí facilita que el ataque se presente porque bajo su influencia no hay temor a nada”, aclaró Valbuena. De hecho, se corre más riesgo de presentar este tipo de comportamientos bajo los efectos de “drogas estimulantes como la cocaína y las anfetaminas, que ayudan para que las personas se atrevan a muchas cosas que difícilmente harían en un estado de sobriedad”, aseguró el experto.

Rafael Uribe Noguera es lo que se conoce como un psicópata integrado que es el más peligroso. “Un psicópata integrado puede ser cualquiera porque tienen un círculo de amigos, son exitosos laboralmente, socialmente encantadores y son personas cariñosas, pero esconden esa faceta de monstruo como es el caso de Uribe Noguera con el alcohol y las drogas”, enfatizó.

Valbuena además fue claro al decir que este tipo de personas tienen fetiches: “Él se untaba aceite en el cuerpo porque es un fetiche para tener relaciones sexuales. Las mordidas también hacen parte de eso, pero es que más que tener relaciones sexuales, para ellos lo importante es ejercer el control  humillación sobre la víctima. En este punto quiero aclarar que es un mito que el aceite de cocina se usara para borrar evidencia, soy médico forense y trabajo en eso y le puedo decir que el aceite de cocina no sirve. No es fácil borrar evidencias”, argumentó Valbuena.

Asimismo, el perfilador criminal aseguró que hay muchos factores que le dan luces para saber qué tipo de psicópata es Rafael Uribe Noguera. “Él estaba consciente de todo lo que hizo. Si se hubiera arrepentido del asesinato tapa a la niña con una sábana o ni siquiera la hubiera dejado desnuda, porque eso es una forma de humillarla y lo que él hizo, además que es imputable, fue ocultar el cadáver y las prendas, y tratar de borrar evidencia en un acto desesperado”, añadió.

Rafael Uribe comparte muchas características con Pedro Alonso López, ‘El monstruo de Los Andes’, considerado uno de los peores asesinos en serie de la historia con más de 300 muertes confensas, quien se quedaba con sus víctimas en posición fetal hasta que su cuerpo se enfriaba, lo que pudo generarle placer. “Seguramente Uribe Noguera sintió placer al ver cómo se le apagaban los ojos a Yuliana y eso como perfilador criminal me dice que él estaba consciente de lo que hacía”, añadió Valbuena.

Todos estos rasgos servirán para conocer más detalles de lo que pasaba por la mente de Uribe Noguera cuando cometió el asesinato y la violación de Yuliana. Finalmente, Valbuena asegura que no hay forma de saber quién es un psicópata porque son como camaleones, se saben camuflar, y generalmente quien se da cuenta de su comportamiento fuera de lo normal son sus parejas ya que suelen ser agresivos y maltratadores.

Se espera que Uribe Noguera sea condenado con todo el peso de la ley, Valbuena así lo cree porque son delitos muy graves a los que se enfrenta. “Para mí, él va a morir en la cárcel”, concluyó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo